Series de tu vida: Corrupción en Miami

Casi treinta años antes de que deambuláramos por las amplias y soleadas calles de Miami arrastrados por los pensamientos del gran Dexter Morgan, esta controvertida ciudad americana tan cinematográfica se convirtió en el escenario ideal de una de las series que marcaron época y tendencia, convirtiéndose en un punto de inflexión imperecedero en el pequeño arte de las series de televisión. En la actualidad, pese a que hoy no resiste fácilmente a un visionado sin acabar riéndose a costa de su look ochentero, resulta imposible no recordar que, después y gracias a ella, todo fue muy diferente en esto de hacer realidad y contar historias en la pequeña pantalla…

Ovación cerrada para Eligio Landín, que ha entrado en Todoseries vía Miami y enseguida se nos instalará en Vegas, para hacer sus reviews a partir del 25 de septiembre. ¡Bienvenido!

No, no estamos a punto de ver un documental de National Geographic; estamos a punto de entrar en el mundo de Miami Vice

Sólo la intro con esas magnéticas imágenes acompañadas por esa pegadiza canción del compositor checo Jan Hammer (ganadora de un Emmy) ya barruntaba que esta serie de policías iba de otra cosa. Los habituales oficiales atormentados, lastrados por constantes problemas personales y desgastados bajo grises uniformes en ciudades igualmente tristes y oscuras, dejaban paso a una pareja de granujas mujeriegos que vestían a la última moda, manejaban pistolones no reglamentarios y conducían Ferraris Testarossa a lo largo de fantásticos malecones repletos de palmeras, flamencos rosas y bellezones en bikini. Muy cansado debió acabar de los tonos grises y las humedades del ser humano el gran Anthony Yerkovich, guionista de una de las mejores series de policías de todos los tiempos, Canción Triste de Hill Street (“Y recuerden, tengan cuidado ahí fuera”), pues de su pluma surgió esta inmensa serie de policías que duró cinco temporadas y se emitió desde 1984 hasta 1989, convirtiéndose rápidamente en una de las franquicias de mayor éxito de la NBC que tanto disfrutaba de la series de justicieros y defensores de la ley (Magnum, El Coche Fantástico y tantas otras)

Rodada en su mayoría en los barrios más marginales de Miami, Miami Vice (o Corrupción en Miami en España) imbuía al espectador en el turbio mundo del tráfico de drogas y armamentístico, la prostitución y los bajos fondos, siempre desde el punto de vista de dos policías con un tren de vida muy alejado del lado oscuro y los habituales comedores de donuts y casi más parecido a la de los capos del narcotráfico que tan afanosamente se dedicaban a perseguir. Pero esta serie no fue sólo una revisión del género de policías. Fue mucho más que eso. Con una producción digna de una película de Hollywood y un estilo intencionadamente cool, la serie se convirtió rápidamente en una generadora de tendencias, en la que resultaba imposible no quedar atrapado por la estética art decó de la ciudad, su moda, su exotismo (¿habrá algo menos exótico que Miami?) y esa sensación de novedad y glamour que imprimía al espectador. Fue, además, pionera en otorgar a la música la importancia que se merecía.

Corrupción en Miami se convirtió en el verdadero escaparate musical de los años 80 y 90 (¡y qué años!) conformando a lo largo de sus 111 episodios una banda sonora de muchísimos quilates que dotaban de mayor rotundidad y profundidad al, por otro lado, atractivo aspecto visual: U2, Phil Collins, Dire Straits, Depeche Mode, Brian Eno, Bryan Adams, Franky Goes to Hollywood, Tina Turner, Peter Gabriel y una larga lista de canciones y artistas ya inolvidables y eternos. ¡Poner tu canción en Miami Vice era estar en la lista de éxitos!

Imposible pensar en Corrupción en Miami y no recordar a Don Johnson (y su alter ego Sonny Crocket) con sus mocasines sin calcetines, sus camisetas color pastel bajo su arrugado traje italiano blanco (ya sabemos de dónde sacó Barney Stinson su inspiración), conduciendo hermosos Ferraris y malviviendo en un barco (llamado El Baile de San Vito), lleno de mierda, sujetadores, alcohol y la atenta mirada de un curioso guardián: su caimán llamado Elvis. Y a su lado, impenitente y vestido de impecable Armani, Ricardo Rico Tubbs, encarnado por Philip Michael Thomas, más estiloso y comedido que su compañero, que encontró su lugar en el mundo en la soleada Florida tras abandonar la gris Nueva York. Dos policías atípicos, independientes, gustosos de las operaciones en encubierto, las chicas guapas, las armas de gran calibre y de un firme sentido de la justicia. Yo me dejé la barba de tres días años después, porque el gran Sonny Crocket la puso de moda. ¡Yo llevé camiseta debajo de una americana porque estos tipos horteras la pusieron de moda!

A simple vista, más que policías parecían gigolós habituales de las fiestas de Pocholo o las noches marbellíes y por ello se entiende a la perfección los pétreos e inmutables ademanes del Jefe del Departamento anti-vicio, un jovencísimo y enorme Edward James OlmosDexter again!) en el rol del teniente Martín Castillo que resultaba frío como el acero, inescrutable tras su enorme bigote pese a las formas rozando la ilegalidad que acostumbraban a manejarse en su departamento. Todo ello y mucho más es esta brillante serie de policías que, pese a que probablemente no haya soportado el paso del tiempo, sigue demostrando que después de ella, todo cambió para bien y nada volvió a ser lo mismo (bueno, vale, Blue Bloods aparte).

Por mi parte, prefiero ya quedarme en silencio y dejarme llevar por la carretera al son de Phil Collins, con la refrescante brisa nocturna acariciándome el rostro mientras recuerdo que, al menos durante un tiempo, yo también quise ser policía. Yo también quise ser Sonny Crocket. Y probablemente me hubiera gustado presentarle Elvis a Debra…

¿Sabías que…?

  • …uno de los productores principales de la serie de los ochenta, Michael Mann, fue el director de la versión cinematográfica emitida en 2006 con Colin Farrell y Jamie Fox como la pareja protagonista y un Luis Tosar ejerciendo del malísimo narco que se pone al día leyendo La Voz de Galicia?
  • …Nick Nolte o Jeff Bridges pudieron ser Sonny Crocket? En aquellos tiempos la televisión era un canal menor para estrellas de mayor caché y finalmente ficharon a un madurito Don Johnson que a sus 35 años conseguiría así el gran éxito (¿único?) de su carrera
  • Miami Vice fue una de las primeras series de televisión que fueron emitidas en estéreo? Hablamos de EEUU claro, porque la TVE de entonces no estaba para semejantes innovaciones…
  • …por decreto de los directores de la serie nunca podían salir en pantalla colores de tonalidad tierra? El rojo y el marrón estaban terminantemente prohibidos en pantalla. ¡Viva los colores pastel!
  • …en cada episodio, Sonny y Rico utilizaban una media de ocho trajes diferentes?
  • Y atención a los famosos que participaron con papeles más o menos olvidables en la serie: Bruce Willis, Julia Roberts, Laurence Fishburne, Viggo Mortensen, John Leguizamo, Wesley Snipes, Stanley Tucci, Liam Neeson y John Turturro


Categorías: Sin categoría

9 comentarios

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »