Series con acento inglés

Series con acento inglés

Sucede algo muy curioso con los seriéfilos, esa tribu urbana que cada vez tiene más afiliados. Muchos, eclipsados por las producciones yanquis que incluyen nerds metidos a detectives, ex presidiarios y superhéroes con serios problemas para mantener sus fugas por el camino adecuado e isleños con constantes jet lags, se olvidan de que hay vida más allá del sueño americano (y del océano Atlántico). Y eso sin tener siquiera que cambiar de idioma y con unos buenos subtítulos a mano. Eso es un punto a favor, pero yo me fijaría en otro: en muchas ocasiones, el nivel supera a las series USA, con temporadas breves y chorreando calidad. ¿Echamos un vistazo a las series inglesas?

Life on Mars

Obviando la malograda versión española protagonizada por Ernesto-no-vocalizo-Alterio, el remake americano con astronautas y su delicioso spin-off Ashes to Ashes (que, si no me equivoco, disfrutará de una tercera temporada el próximo año), esta oda a los años setenta se podría calificar de concisa (16 capítulos en dos temporadas, y ninguno sobra), entretenida, nostálgica y simplemente genial. Con una ambientación sobresaliente y personajes para los que no se ha inventado (ni se hubo inventado) un adjetivo a su (ajustada) talla de licra, veánse Gene Hunt y compañía, Life on Mars sigue el viaje de Sam Tyler a su pasado, tras un atropello que le transporta literalmente a los años de su infancia. ¿Ha viajado en el tiempo (¿qué es esa obsesión british por el time-travelling?), está en coma o es directamente un fiambre? Se le aparecerán señales, pero también indicaciones para resolver el lío de vida que tiene en 2006.

Doctor Who
Hablar de series made in UK sin nombrar al Doctor es como lo que le hicieron Lucas y Spielberg a Indiana Jones, o incluso peor. Ciencia ficción de serie B en estado puro, pero con interesantes precedentes, los de una franquicia iniciada en los sesenta, que tras estar en antena veinte años acabó retirada para volver a la vida en 2005. En esta nueva etapa, que ya cuenta con cuatro temporadas (este año se han lanzado solamente episodios especiales, y la serie no volverá hasta 2010), han pasado por la tardis dos doctores (Christopher Eccleston y David Tennant), a la espera de uno nuevo que tendrá el rostro de Matt Smith, prácticamente un novato en el tema que tiene a los fans (que son muchos) a la expectativa, ya que la sombra de Tennant es demasiado larga. Doctor Who narra las aventuras de un alienígena capaz de viajar en el tiempo, que con la ayuda de diversos ayudantes (que al igual que el protagonista, varían por temporadas) intenta resolver problemas, acabar con monstruitos y todo lo que ande mal en cualquier espacio y en cualquier tiempo. Imprescindible para cualquier amante del género, y para el que todavía no sabe que lo es.

Torchwood

El éxito de Doctor Who ha propiciado series relacionadas con la amplísima mitología que acumula la serie, pero de quedarnos con una, elegimos la de Jack Harkness. Convertida ya en una serie de culto con sólo dos temporadas (la tercera se emitirá este mes, a lo largo de una única semana), nos encontramos con una organización al margen del gobierno y que actúa con sus propias normas, Torchwood, cuya principal sede se encuentra en la galesa Cardiff. Liderada por Harkness, un carismático líder polisexual e inmortal, esta “compañía” nos prepara -tal como no se cansan de repetir en cada entradilla- para el futuro, ya que es en el siglo XXI cuando todo cambia. Si hubiera que destacar algo de esta serie, sería su enorme capacidad de adicción, la empatía que producen sus personajes (desde el propio Jack hasta Gwen, una de esas protagonistas con la que hay que tener paciencia) y la estupenda segunda temporada, que ha asentado a la serie como un fenómeno fan comparable al de su serie madre. También resulta sumamente interesante ver las dinámicas que surgen a raíz de sus numerosas tramas causadas por la brecha espacio-temporal en la que se basa la serie.

Robin Hood

Ahora que la BBC ha anunciado que no habrá cuarta temporada (debido, en parte, a la marcha de su protagonista y la progresiva caída de audiencias), no hay mejor momento para recomendar una serie que, aunque en ocasiones peque de demasiado infantil, tiene todos los ingredientes para gustar a aquellas mentes en busca de relax capaz de tolerar a villanos al uso, buenos buenísimos y movimientos a lo Matrix. Quizás no le guste a aquellos que disfrutan de las versiones más oscuras del inmortal personaje, pero a quien busque un producto light, sin pretensiones y de aventuras para pasar el rato, es más que la serie adecuada.

MerlinMerlin

Merlin

Si perdonamos sus descaradas licencias históricas y culturales, encontramos en Merlin (que bebe de la mencionada Robin Hood y, en menor medida, de Smallville) una serie de las de antes, de esas con las que se pasa un buen rato, disfrutando en familia a poder ser y dejándose llevar por el flujo mágico de las novelas artúricas. Sustentada en un simpático guión y unas notables interpretaciones llevadas a cabo por un entusiasmado reparto en el que podemos destacar a Anthony Head (Buffy Cazavampiros) como Uther, Michelle Ryan (Bionic Woman) como Nimueh, Santiago Cabrera (Heroes) como Lancelot o John Hurt (Los Crímenes de Oxford) poniendo voz al Gran Dragón, la serie sigue la juventud del mago Merlín, cómo llegó a Camelot (donde la magia está tajantemente prohibida) y cómo se hizo amigo del futuro rey Arturo, al cual su destino está fuertemente ligado.

Skins

Una de las protagonistas de esta serie teen describía la adolescencia como “un estado de constante embriaguez emocional”. Pues bien, esa descripción es tan acertada como la que se realiza de sus protagonistas a lo largo de toda la serie, gracias a unos muy jóvenes guionistas realmente bien dotados cuyas experiencias no andan muy lejanas de las de sus personajes. Alternando las fiestas más salvajes, el humor más surrealista y el drama más desgarrador, Skins se alza como la mejor serie de adolescentes de su tiempo. No sólo en el Reino Unido, sino también en Estados Unidos, China y Malawi. En todo el mundo. Que aprendan los de Física o Química, los del Upper East Side y todos esos que, interpretando gente de diecisiete, hace tiempo que pasaron los treinta: porque tener un reparto adecuado a la edad –como lo tiene esta serie– es bastante admirable, tanto como ese tremendo y arriesgado salto al tiburón que pegaron al final de la segunda temporada: cambiar a todo el reparto (que ya dejaba el instituto), para dejar paso a nuevos personajes en la tercera, finalizada en marzo. ¿El resultado? Inmejorable. Lo que podría haber sido una monumental cagada de mono, se ha convertido en un acierto, regalándonos personajes iguales o mejores que los originales. Sin duda, estamos ante una serie que se merece una oportunidad, hasta por parte de los más escépticos, aquellos con prejuicios contra las descerebradas One Tree Hill y derivados, que encontrarán en Skins una serie fresca, distinta y muy memorable. La cuarta temporada se verá a principios del próximo año, ¡estáis a tiempo de coger el ritmo de emisión!

The No. 1 LadiesThe No. 1 Ladies

The No. 1 Ladies' Detective Agency
Uno no ve esta serie. Uno disfruta esta serie. Porque, qué queréis que os diga, ver a Ramotswe y sus compañeros resolver crímenes de todo tipo (desapariciones perrunas, infidelidades o cocodrilos asesinos) es un auténtico placer. Auténtico y único, ya que esta serie de la BBC es totalmente diferente a cualquier producto existente: rodada íntegramente en el país africano de Botswana, éste se convierte en un personaje más y garantiza unos bellísimos paisajes y un amor hacia el continente que se pega irremediablemente al espectador. Y, andando por la sabana y las calles de su capital, Gaborone, nos encontramos a unos personajes tan especiales como la protagonista, interpretada por la cantante Jill Scott, que tras un pasado traumático decide abrir una agencia de detectives mujeres, algo pionero, para ayudar a la gente, siempre con la integridad como lema. Cada episodio es una joya, y es recomendable saborearlo como es debido, porque cosas como The No. 1 Ladies' Detective Agency no se ven todos los días. Además, cabe decir que este es el último proyecto en el que trabajaron dos de los grandes, Anthony Minghella y Sydney Pollack, cuyo sello está patente en los seis capítulos que conforman la primera temporada.

The Office, Extras
Cito a Ricky Gervais, artífice y rostro más reconocible de estos títulos: “Creo que es por cómo nos criaron. A los americanos se les dice que pueden ser el próximo presidente. A los ingleses se les dice 'no te va a pasar a ti'”. Puede que Gervais sea lo más incómodo de ver en la versión original de The Office, o el figurante más estúpidamente tonto de los Extras, pero es eso precisamente lo que le hace genuino, y diferente de los friends, las madres que nunca se acaban de conocer y demás sit-com americanas. No es ni peor, ni mejor: es humor inglés. No todo el mundo lo tolera (yo incluido), pero eso no quiere decir que sea una patraña, y hasta yo, reacio a ese tipo de comedia, puedo considerarla de calidad. Tanto el “humor de vergüenza ajena” patentado por Gervais como otras series como No Heroics (o lo que es lo mismo, Heroes pero sin tomarse en serio), Little Britain (cuyas imágenes promociones echan para atrás) y cosas así.

La intención de esta lista no es, ni mucho menos, calificar de peor a mejor las producciones británicas. Sólo destaco aquellas de las que tengo un mínimo de conocimiento porque (y me remito arriba) hay un montón de las que no sé siquiera su existencia y otro tanto de las que no podría ni hablar por ignorancia, como por ejemplo la miniserie Dead Set, Survivors o Shameless, estas tres muy aplaudidas.

Por ello, sólo recomiendo, e intento descubriros que aparte del té y la desorientación, los ingleses tienen muy buena mano para las series, algo de lo que los americanos se han dado cuenta: sumándose a los remakes de Life on Mars, The Office y Little Britain, ya se prepara la versión yanqui de Skins; también, se ha estado emitiendo simultáneamente en USA The No. 1 Ladies' y Torchwood tiene una legión mucho mayor de fans en América que en Reino Unido, donde es todo una serie de culto. ¿Conocéis alguna otra serie británica? Es hora de comentarlo…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »