River: lo complejo de la soledad

river

El verano es sinónimo de sol, playa y vacaciones. Terraza y cervezas. Para mí, el periodo estival también significa el momento en el que rescatar esas series que has ido dejando aparcadas por falta de tiempo o espacio. El parón veraniego lleva consigo grandes descubrimientos y si el pasado año dediqué todo el mes de agosto a visionar Breaking Bad (sí, tiene delito no haberla disfrutado hasta ahora), éste ha sido el año de River.

River nos habla de su protagonista, John River, un detective de policía muy especial, curtido en años y experiencias. El actor que lo encarna es el sueco Stellan Skarsgard (Bill el botas en Piratas del Caribe, el Doctor Selving en Thor y en Los Vengadores). Taciturno, reservado y singular, River observa al mundo con el escepticismo de alguien que siente que no encaja, que se sabe diferente.

Hasta aquí todo normal. Podemos pensar que nos encontramos ante el típico drama policial. Pero no, River es un torbellino de emociones. En sus seis capítulos ríes, lloras, te frustras y vuelves a sonreír. Lo acompañas en su búsqueda, en su soledad y en sus anhelos. Quieres atravesar la pantalla para abrazarlo, para rebuscar en su colección de discos, para bailar con él o simplemente para tomar una pinta a su lado.

River se siente más cómodo con los muertos que con los vivos, ésos que no llegan a entender sus rarezas y lo excluyen, ésos que le miran de arriba abajo con cara de “y a éste que le pasa”. En su otra realidad él es capaz de relacionarse, de empatizar, y eso le permite cuestionar e indagar, porque John River no deja de ser un buscador de la verdad que, a fin de cuentas, le lleva igualmente a aceptarse a sí mismo y a reconocer sus sentimientos.

Si River me había conquistado a los cinco minutos de comenzar a ver la serie, sus secundarios no se quedan atrás. Su compañera de batallas es Jackie Stevenson. Stevie es su compañera, su amiga, su confidente y hasta su conciencia. Avispada, expresiva y sincera, mira a River con sus grandes ojos y le dice lo que no quiere escuchar, le anima a seguir adelante a pesar que sería mucho más fácil para él rendirse y echarse a un lado.

river-1

Por otro lado tenemos a Ira King, también compañero y contrapunto de River. Joven y familiar. Lo que me he podido reír con sus conversaciones y con sus expresiones faciales… Ira es alguien que vence los prejuicios y las normas y que acaba, igualmente, rompiendo las barreras y empatizando con John River.

En esta atmósfera de tonos grises y azules vamos conociendo a los restantes miembros de su universo, a los vivos y a los muertos. De todos ellos, me gustaría destacar al Thomas Neill Cream, el envenenador de Lambert, cuya aparición llena la pantalla. Sus tormentos, sus miradas… su oscuridad.

Así pues, no puedo sino recomendaros esta serie. Es una oda a la soledad, al vacío, a la impotencia de no querer estar sólo, al aislamiento cuando los demás te perciben diferente, a la falsa integración… pero también a la superación y a la lucha, a la esperanza. El final de cada capítulo te incita a ver el siguiente y cuando acabéis de verla sentiréis que el tiempo invertido no ha sido en vano, que es una gran historia. Y no quedará otra que sonreír.

Curiosidad: el jefe de policía está encarnado por el actor Owen Teale que, para los fans de Juego de Tronos, es una cara conocida: Ser Alliser Thorne. No me cae bien en ninguna de las dos series, qué le vamos a hacer…


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »