Reviews Weeds: See Blue… / Only Judy Can Judge

Alcanzando ya su cuarto capítulo en la temporada final, Weeds deja de estirar, pone los pies en la línea de salida y sale corriendo. Only Judy Can Judge es un episodio estupendo, redondo, de los que te dejan con cara tontita, porque mezcla buen humor, buenas ideas y un toque sentimental, esta vez, necesario. Lo que sientes al verlo es que la cosa está avanzando, se mueve, y lo hace por el buen camino. Y eso es unánime, espero. Me gusta, me gusta y me gusta. Un par de avisos: esta review cubre también See Blue and Smell Cheese and Die, el rarísimo y sorprendente capítulo que le precede. Los 2×1 siempre son más fáciles de comprar… Anuncio también que retomaremos los repasos a Weeds de manera normal y atenta la semana del 20 de agosto, con la review del capi correspondiente (el 8). Hasta entonces, habrá parón; pero calma, me han llamado y se os recompensarán las molestias. La dirección de TodoSeries enviará a los solicitantes bolsitas con marihuana. Dejad en los comentarios vuestra dirección, código postal y cantidad deseada en gramos. Gastos de envío no incluidos.

Son tíos directos los que están detrás de Weeds (en Showtime), porque no se andan con rodeos ni con chiquitas y ese, con todo lo malo que también puede tener, es un puntazo que muestra muy bien su fino arte. ¡Y por eso me encantan! Son directísimos. Pam, pam y pam: a uno le da envidia que sean capaces de sintetizar con tanta tijera, y tanto arte, o bien (que también) que se pasen por el frostris las ideas que nos proponen al principio. Hacen lo que quieren. Ay, la anarquía de Weeds…

No siguen normas, y se inventan las suyas propias para luego destrozarlas. Eso le pone cachondo a Christopher Nolan. ¿Es esto indicio de inestabilidad? Más bien de libertad, o de que no tienen que responder ante ningún Campbell o semióticas narrativas o tonterías. ¿Por qué lo digo? Porque la responsabilidad del tiroteo se la comen en el tercer capítulo. Muy rápido. Por eso, el 8×03, See Blue and Smell Cheese and Die, grandísimo título, es tan peculiar y “aclimático,” si existe esa palabra. Y Tim Scottson acaba en manos de la policía de manera repentina y what the fuck. Otro rasgo sorpresivo es que Shane le detiene, que está sin aparecer en todo el episodio hasta ese momento. Olé. Eso me ha gustado.

Recordamos que A Beam of Sunshine (el segundo) acababa con el mini Botwin (recor)dando con la existencia del chavalito después de alguna cavilación. Como muy bien apuntó el lector Joasad, que suena a árabe, la conversación con la colega de la academia le lleva a pensar en él. Chicos huérfanos que acaban mal. Puedes acabar como él, futuro poli (sociópata), o como el otro, criando conejos y con novias excéntricas (sociópata también). Punto aparte, toda la escena en casa de Tim me parece olímpicamente brillante. Divertidísima, y una locura. Una divertidísma locura.

En los dos episodios que hoy comentamos se marca con gran eficacia la relación que quieren ofrecernos de Shane con/hacia su madre. Lo que les une ya lo sabemos, y lo que les mantiene como la mejor relación de la serie es aún mejor. La relación maternofilial definitva. Los tiras y aflojas de Silas con Nancy son muy buenos, pero el sentido protector (que es mutuo, con feedback) de Shane y su ama es fenomenal, auténtico y se lleva construyendo toda Weeds.

Si ya le vimos al inicio de la temporada buscando a un responsable para hacer justicia y honrar a la Mamá –su cruzada termina con la detención, en sus propias manos, de Scottson Junior, y “lo hace para impresionarte,” le dirá Ouellette a ella,– en Only Judy Can Judge vemos no sólo al personaje ayudando a su madre a pasar tiempo con su hermano, Stevie; luego le veremos condicionando tremendamente su potencial relación amorosa con la compañera llevándola inmediatamente a una cena familiar, donde conocerá a Nancy. Acaban de empezar, su relación está en la fase toco-teta, pero ya quiere que su madre le vea con alguien. Quiere decirle: ey, mira. Mira, soy normal. La unión Shane-Nancy es increíble, profunda, está traumada, está sellada a fuego, y es poner ladrillo sobre ladrillo continuamente, saneándose día trás días. Las interacciones del hijo con su convalenciente madre en el hospital ya nos lo mostraban nada más empezar la temporada; verle persiguiendo como un loco al tirador, campo a través, también.

Sí, los Botwin buscan amor, conexión, porque llevan recorrido tanto tanto trecho malforme que temen que ya no sean demasiado humanos, o queribles, o queridos. Esto lo vemos, sobre todo, con los mencionados: Nancy y Shane. Incluso Andy, un poquito, siendo el eterno despechado por Nancy, y en una extraña relación de rebote con Jill. Silas, por su lado, es un chaval independiente, está buenísimo y eso está claro y no tiene demasiados problemas a la hora de sociabilizar, le va el sado, está cómodo, eso no le preocupa demasiado. ¿Pero los otros dos? Eso es importante y es muy interesante.

En el cuarto episodio por fin se le da importancia a Stevie, que fue el motor de la sexta y séptima temporadas (y parecía olvidado en esta, vamos). ¿Cómo hace Nancy de madre para él? ¿Qué le considera el pequeñajo a ella? ¿Cómo puede lidiar con él, qué hace con él, cómo puede relacionarse con su hijo perdido? Hay una lectura muy de superhéroe en esta parte del episodio, el rollo “quiero pasar tiempo contigo, pero mis responsabilidades me lo impiden.” Esta Peter Parker lo tiene todo en su contra para llevarse al catre a Mary Jane, porque Peter Parker es Spiderman y Nancy Botwin es la mare de drogues y está metida hasta el fondo en un embrollo de narcotráfico que la exije demasiado y del que no puede desconectar. Tan metida que le han embalado la cabeza, y ahora camina con un bastón y nos hace más tilín todavía verla toda segregada y mafias. Before Nancy, after Nancy? No es tan fácil.

Ver cómo confluyen esas ansias y deseos de Nancy con Stevie y Shane con Nancy es lo que más me ha gustado del episodio, así como los celos de Jill, esta vez evidentes y demostrables (colocar al niño, por ejemplo). Esto ha hecho que percibamos algo: que la trama de Andy está yendo hacia algo.

Mención aparte la subtrama de Doug: una marcianada. Humor de suburbios, al que se le suma humor escatológico, light y muy niño, y eso nos hace gracia, por muy parida que sea. Caca culo pedo pis. Muy buena. Se echaba en falta su existencia.

Dos episodios muy buenos, muy interesantes y de buen ver. Se me han pasado volando, como el anterior, el anterior y bueno, todo el catálogo de capítulos de la serie, que si se puede yo me metería en vena. Dicho eso, nos vemos a la vuelta, para el día 20, porque desaparezco de la vida digitalizada para irme a trabajar, literalmente, al monte. Mis más sinceras disculpas por la molestia de no ir al día, y disfrutad de la temporada de Weeds, que está siendo una pasada bastante maja.

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Reviews Weeds: See Blue… / Only Judy Can Judge
5 (100%) 1 vote

Categorías: Reviews Weeds Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »