Reviews TB: Beautifully broken/It hurts me too

Review True Blood: Beautifully Broken It Hurts Me Too

Antes de empezar con la review, debo pedir mil disculpas por mi ausencia las últimas semanas. Pero se me juntaron las vacaciones, una boda, y un curso del trabajo que me ha tenido ocupado todos los días, así que no he tenido tiempo ni para respirar. Pero ya estoy de vuelta, y esta semana tendremos dos reviews, una del segundo y del tercer episodio, y otra del cuarto. Beautifully Broken y It hurts me too fueron dos capítulos en los que se nos abrieron más incógnitas, que solamente nos muestran la punta del iceberg que será esta temporada. Y es que entre los hombres lobo, la realeza vampírica y los nuevos personajes, el inicio de la temporada está siendo muy intenso. No perdamos más tiempo y… ¡Adelante la review!

Bueno, ya sabéis de sobra lo que pasó en el 3×02 y el el 3×02 de True Blood, pero como eso fue hace tiempo, hagamos memoria. La historia siguió donde se quedó en el anterior, con el enfrentamiento entre Bill y la manada de lobos. Pues bien, el vampiro consigue quitarse de encima a casi todos los lobos, excepto a uno, que deja sin oreja, y al líder, que poco después descubrimos que se llama Cooter. En ese momento aparece en escena un hombre elegante a caballo, que se nos presenta como Russel Edgington, el Rey Vampiro de Mississippi. Y acto seguido, ya está desvelado el primer misterio, es él quien ha ordenado a los lobos secuestrar a Bill, aunque lo de chupar su sangre no entraba en el pacto. Más tarde descubriríamos cuáles eran las intenciones de Russel.

En su mansión, el Rey, junto a su pareja y mano derecha, Talbot, acogen a Bill y tras un buen rato de espera, por fin sabemos qué quiere Russel: unir su reino al de Louisiana mediante el matrimonio con la Reina Sophie-Anne. Y para ello necesita la ayuda de Bill, al que promete convertirle en Sheriff si le complace. El vampiro retenido le explica a Su Majestad que él no tiene un trato cercano con la Reina, pero aún así Russel sigue empeñado en realizar el plan, y amenaza a Bill con dañar a Sookie si no hace lo que le ordenan. En eso están cuando llega la desquiciada mental de Lorena con su cara de mujer de mala vida, metiendo cizaña. Anda que tarda poco Bill en lanzarle un quinqué encendido y prenderle fuego. Pero por desgracia, Lorena no muere en el intento de vampiricidio, y Bill se desespera.

Bill y el ReyBill y el Rey

Después, una charla con el Rey Russel sobre el eterno debate del amor imposible entre un vampiro y una humana hace que Bill rememore el momento en el que su esposa se enteró de que él era un vampiro. La escena no fue idílica precisamente, y Lorena también contribuyó a que así fuera. Gracias a eso, Bill recuerda el dolor que causó en su amada por culpa de su condición de chupasangre, y no quiere herir también a Sookie. Por eso, y para protegerla del Rey, de Lorena y del resto de peligros, decide aceptar la oferta de Russel y alejarse de Sookie. Lo más impactante de esta trama ha sido el final, en el que tras el regodeo de Lorena, Bill le dice que no la quiere y que nunca lo hará, pero todo eso mientras mantienen sexo salvaje con Lorena cual niña del exorcista con el cuello retorcido y escupiendo sangre. Cuando se entere Sookie se va a liar una gorda…

Pasemos a hablar de la pobre novia que busca a su vampiro. Sookie informa a Eric de los resultados de sus pesquisas, y vemos un flashback de la Segunda Guerra Mundial en el que Eric y Godric se enfrentan a una mujer lobo con la misma runa grabada en la piel que el grupo de lobos que secuestró a Eric. Bien, me gusta esta historia, la eterna lucha entre el vampiro y el hombre lobo, y la forma en la que se enlaza con el pasado de Eric. La cuestión es que él le oculta la información a Sookie en un primer momento, bien para protegerla, bien para dificultarle el que encuentre a Bill. Yo me decanto más por la primera opción, ya que Eric está demostrando que también tiene corazón y que realmente le gusta Sookie. No me digáis que no fue intenso el momento del porche, en el que Eric obliga a Sookie a que le invite a pasar a su casa. ¡Cuánta tensión sexual! Pero la invitación no era para darse un homenaje, sino para defender a la rubia del ataque de un lobo. Sookie se adelanta y dispara con su pistola, pero Eric se mete en medio, recibiendo el disparo.

De ese modo, puede interrogar al lobo antes de que muera. Pero bueno, lo único que consiguen sacarle es que algo pasa en Jackson. Así, Sookie decide viajar hasta allí para comprobar si Bill está en el lugar en el que pensaba el lobo. Aunque Eric no va a acompañarla, envía a Alcid, el nuevo chico guapo, para que la ayude en su misión. La forma en la que ha aparecido en escena este nuevo personaje es un poco misteriosa, y seguro que dará mucho que hablar. Intuyo cierta química sexual entre Sookie y Alcide, ya veremos cómo va la cosa.

Otro musculitosOtro musculitos

La nueva pareja empieza su camino, y llegan al Lou Pine’s, un local de moteros en el que se puede respirar el aroma a pelea de bar de carretera. Allí Alcide es conocido, y Sookie se pone a investigar qué saben del asunto de Bill. Y como dice el dicho, dos tetas tiran más que dos carretas, así que Sookie saca provecho de sus encantos femeninos y entabla conversación, por decirlo de alguna manera, con uno de los moteros. Pero rápidamente la charla se convierte en otro intento de abuso sexual, y Alcide hace aparición para defender a su nueva compañera, demostrando su increíble fuerza y valor. Desde luego, Sookie sabe de quién rodearse… Un apunte, ojo al dato con la historia de Alcide y su ex novia, comprometida ahora con Cooter, el líder de los lobos que secuestraron a Bill.

Siguiente tema del día: Tara. Recordemos que estaba atiborrándose a pastillas en el baño, en su bucle de depresión e ira tras la muerte de Eggs. Lafayette derriba la puerta y salva a su prima de un lavado de estómago como mínimo. Después, decide llevarla a un psiquiátrico, para que vea a Ruby Jean, la madre de Lafayette, que se encuentra internada y bajo los cuidados de Jesús, un apuesto enfermero. Así, nos enteramos de que todo lo que hace Lafayette es para costear los gastos de la clínica, cuidando de una madre que no es precisamente comprensiva y cariñosa con su hijo.

Tara empieza así a estabilizarse, pero no tiene mucha tregua, ya que un nuevo personaje entra en juego. Es Franklin, un vampiro que está investigando no sabemos muy bien si a Bill, a Sookie o a ambos. Este es uno de los mejores fichajes de lo que va de temporada, a mi juicio, porque aporta misterio y creo que va a dar mucho juego. El caso es que en el Merlotte’s Tara conoce a Franklin y enseguida conectan. A la salida, un par de borrachos se meten con Tara y con el difunto Eggs, y Franklin ayuda a la chica a darles a esos dos su merecido. De este modo nace una especie de amistad entre ellos, que acaba en la cama, como no podía ser de otra manera. Tara por fin prueba en sus carnes la intensidad del sexo vampírico, así que ahora comprenderá mejor a su amiga Sookie.

Pero al acabar, ella se muestra distante, quizá pensando en el poco tiempo de luto que ha guardado por Eggs. Más tarde, acude al entierro de su amado, al que solamente la acompaña Sookie, que ha corrido con los gastos. Allí las inseparables amigas se reconcilian. Por la noche, Tara recibe la visita de Franklin, que utiliza su encanto hipnotizador para que ella le deje entrar en casa de Sookie. ¿Qué se trae entre manos Franklin?

¿Quién es Franklin?¿Quién es Franklin?

Y de una sufridora a otra, hablemos de Jessica. La pobre no sabe cómo deshacerse del cadáver del camionero al que mató por pasarse al beber su sangre. Incluso le pide consejo a Pam. Y siguiendo sus indicaciones, compra una motosierra, pero… ¡Sorpresa! El muerto ya no está en el sotano. Tras contárselo a Pam (grande la escena con Yvetta), Franklin toca a la puerta. ¡Este hombre está en todo! Con la cabeza del camionero en la mano, le dice a Jessica que ahora le debe un favor, y se lo tiene que devolver contándole todo lo que sepa de Bill. Me repito: me encanta Franklin.

Para acabar con Jessica, hay que recordar su tira y afloja con Hoyt, al que no le deja acercarse. Supongo que ahora que no hay un muerto que esconder, hablará con él y arreglarán las cosas, a menos que surja otro problema por el camino.

Habiendo una trama por personaje hay mucho material… pasemos ahora a Jason. El musculitos oficial de Bon Temps ha encontrado una razón de ser. El sentimiento de culpabilidad ha dado paso a un objetivo nuevo: convertirse en policía. Y todo gracias a su intervención en una trifulca en casa de un narcotraficante, en la que Jason hace la buena acción del día ayudando a Andy a capturar al malo. Por cierto, creo que este chico se nos va a volver a enamorar, porque esa cara de bobo al ver a la rubia corriendo por el bosque…

Bueno, pues eso, que Jason quiere ser poli. Y para ello tiene que superar una prueba teórica que le aterroriza, y que no se toma demasiado en serio a la hora de estudiarla. El retorno de las visiones de gente con disparos en la cabeza, y una conversación con Tara, hacen que Jason tire la toalla y abandone su idea de ser un agente de la ley. Una lástima, porque sería una buena forma de sentar la cabeza. Pero él nunca cambiará, si no, no sería Jason, ese chico que siempre anda metido en líos por accidente.

De golfo a policíaDe golfo a policía

Venga, que ya queda poco. Hablemos de Sam. Como recordamos, había ido en busca de su familia biológica, y creía haberla encontrado. Tanto es así que Tommy, su hermano pequeño, le descubre y le mete en su casa a punta de rifle. Allí, Sam se encuentra con Melinda y con Joe Lee, sus padres. Yo, si fuera él, me hubiera ido por donde había venido, porque esa familia tiene un cartel donde pone “Te causaremos muchos problemas“. La madre le recibe con mucha ilusión, y el padre anda algo ebrio, pero Tommy no parece muy contento con la idea de tener un hermano. Y lo demuestra intentando que Sam sea atropellado mientras está transformado en perro. Vaya con el hermanito…

Por supuesto, Sam regresa a su bar, pero su familia va a visitarle. No tardan en montar el numerito, y se largan tras avergonzar a Sam delante de sus clientes. Pero Tommy, convertido en algo volador, sea lechuza, sea halcón, se cuela en la oficina del Merlotte’s para cotillear papeles, o buscar dinero, o lo que quiere que sean sus intenciones. Osea que aún queda mucho por ver de la familia Mickens, para desgracia de Sam. Y es que más vale malo conocido que bueno por conocer.

El hermanitoEl hermanito

Por último, hablemos de Arlene y Terry. Ella sospecha que está embarazada, y no quiere decírselo a su novio de momento. Y no lo entiendo, porque no hay nadie más bueno y protector que él. En una visita al ginecólogo, Arlene se entera de que el bebé no puede ser de Terry por la fecha de concepción… así que… tiene que ser de Renè, el asesino de la abuela de Sookie, entre otras víctimas. Claro que Terry, con la emoción al enterarse de que su novia está embaraza, no deja que ella le diga que no es el padre del bebé, así que veremos cómo acaba la cosa.

Y creo que no me dejo nada del resumen de estos dos episodios. La verdad, han pasado muchas cosas, y como ya he dicho, es casi una trama para cada personaje, cosa que por un lado está bien, porque tenemos diversidad de historias, pero por otro lado podemos liarnos un poco debido a la inconexión de algunas de ellas. Pero bueno, esto no ha hecho más que empezar, y de muy buen modo, así que estoy plenamente satisfecho con el inicio de temporada.

Sexo sadoSexo sado

¿Qué os parecieron estos dos episodios? Sé que ya ha pasado tiempo desde que fueron emitidos, pero bueno, así habéis podido repasar lo que ha sucedido. ¿Qué nuevo personaje os está gustando más? ¿Qué pensáis que quiere Franklin? ¿Qué pasará cuando Sookie encuentre a Bill? Os toca dejar vuestros comentarios. Y de nuevo, mil perdones por el enorme retraso, a partir de la semana que viene todo volverá a la normalidad y seré más puntual, prometido.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Reviews TB: Beautifully broken/It hurts me too
5 (100%) 1 vote

Categorías: Reviews Series True Blood Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »