Reviews Glee: Special Education/A Very Glee…

Reviews Glee: Special Education/A Very Glee...

Y volvemos con nuestra maratón particular de Glee. El objetivo es claro: ponernos al día cuanto antes. El método: reviews dobles. Sí, ya sé que puede ser un poco raro (¿cómo juntas el capítulo de las Sectionals con el especial navideño?), pero intentaremos hacerlo llevadero. El resultado: pasad y juzgad vosotros mismos. Con piedad, no me seáis Santanas… Y advierto que es largo, así que se aceptan siestas entre párrafo y párrafo.

Empezamos con el 2×09. ¿No os pasa que cuando toca capítulo de sectionals/regionals/nationals os ponéis nerviosos y a dar palmadas como tontitos? Igual soy sólo yo, no sé. El caso es que aún sigo esperando algo parecido al Don’t rain in my parade de Rachel de la temporada pasada, una de las mejores actuaciones de la serie, y con este tipo de capítulos me pongo… pues eso, tontito, de eso que los compañeros de piso me ven y dicen: “Déjame adivinar… hoy hay competición en Glee, ¿verdad?”. Pues bien, este capítulo nos deja tiesos desde el principio: Rachel no va a cantar ningún solo. Y no sólo eso: los responsables de defender New Directions van a ser Barbie y Ken… perdón, Quinn y Sam, y Santana. En serio, Will Schuester: who told you you’re allowed to rain on Rachel’s parade? Aún así, como no podia ser de otra manera, la señorita Berry se saca de la manga una pedazo de actuación con Kurt en ese maravilloso “Don’t cry for me Argentina” del musical “Evita”. Curiosidad: Cuando se rodó la película “Evita” en Argentina se armó un revuelo del quince por el hecho de que Maddona interpretara a un ser tan querido como Eva Perón, porque la cantante representaba valores casi opuestos a los de Perón. Por eso, y para que los espectadores no vieran en la película a la polémica cantante sino a su personaje, Maddona decidió vestir y comportarse como Eva Perón durante todo el periodo de promoción de la película.

Glee

Sin Kurt en el Glee Club, hace falta un nuevo fichaje que supla su ausencia. Y ese no es otro que la gran Lauren Zizes. Lo de “gran” era literal, por cierto. Ya la habíamos visto anteriormente, como en el capítulo de Britney Spears, pero esta vez viene para quedarse. Los que hemos visto los siguientes capítulos sabemos que la enorme Lauren va cobrando importancia con el tiempo. ¡Qué bien me cae la muy foca! Perdón.

Por otra parte, Rachel se ha enterado de lo de Finn con Santana. Mira que es tonto Finn… ¿Tan difícil era contárselo desde el primer momento? ¡Ni siquiera estaban juntos cuando pasó! Veremos cómo lo encaja Rachel… de hecho, lo vemos unos párrafos más abajo.

Y llega la miga del capítulo: ¡La competición! Sinceramente, creo que para la competencia que tenían, hubieran ganado igual aunque hubiera cantado Lauren sola. Porque vamos, los abuelillos esos cantando… sí, molan, porque son viejitos y tal, pero musicalmente no valen mucho. Y los Warblers… en fin, no voy a meterme con ellos tan pronto (ya llegarán los capítulos en los que pueda “piropearlos” a gusto), pero sus cancioncitas tipo “vestimos igual, cantamos igual, nos movemos igual, somos el mismo” me ponen de los nervios. Y, para colmo, tenemos que ver a Kurt, probablemente el alma más libre de la serie, en ese coro sectario. Lo mejor de su actuación es sin duda ver a Rachel, la mujer más competitiva de la actualidad televisiva, apoyando con entusiasmo a su amigo desde su butaca.

Al grano: ¡La actuación! Arrancamos con un muy bonito “(I’ve had) the time of my life”, a cargo de la parejita de guapos: Quinn y Sam. Bonita, ¿no? No me ha puesto los pelos de punta como lo hacían Rachel y Finn con sus baladas, pero un aplauso para ellos. Sobre todo Quinn. ¿Cómo se puede ser tan guapa? Eso sí, a veces da la impresión de que canta como si estuviera debajo del agua, ¿o es cosa mía? Y luego, de postre, nos regalan la canción “Valerie”, perfecta para la increíble voz de Santana, y un baile de Brittany y Mike que es… veamos… ¿cómo se dice cuando algo es mejor que genial? Soberbio, superlativo, lo más.

¿Ganador(es)? Warblers y New Directions. Lo de los Warblers no lo entiendo, pero imagino que es una excusa para mantener a Kurt en las siguientes competiciones. En serio, ¿cuándo volverá a New Directions? Yo ya le echo de menos.

Algunas sorpresillas para acabar: Emma se ha casado en Las Vegas (lo cual es muy poco propio de ella, pero la mujer anda algo revolucionada con su nuevo novio… marido). La otra sorpresa es más demoledora: en un arrebato de despecho, Rachel se lía con Puck. De hecho, si la cosa no va a más es por él, que no quiere volver a hacerle eso a Finn. Rachel, hija mía, ¿por qué? ¡Si hasta tiene en su taquilla un calendario con la foto de dos gatitos con sus caras!

El capítulo acaba con “Dog days are over”, pero más bien da la impresión de que esos dog days no han hecho más que empezar. ¿Qué osha parecido? Yo soy muy malo intentando valorar objetivamente los capítulos de Glee, porque después de ver cada uno de ellos sólo me salen palabras como “¡Brutal!”, o “¡Qué gran serie!”, o “¿Por qué no hay Glee todos los días?” Pero no hay todos los días, no… y ahora toca esperar al especial navideño.

Glee

Y como las reviews dobles es lo que tienen, poco hemos tenido que esperar para comentar “A very Glee christmas”… ¡Tacháaan! Aquí estamos pues, 2×10 y avanzando (¡vamos, Alex, vamos, ya casi estás!). Empiezo con una confesión: este es el capítulo que menos me ha gustado de la temporada hasta ahora. O al menos lo era, antes de repasarlo en profundidad para esta review. Es un capítulo especial, y como tal ha de ser visto. Si aún queda alguien despierto por ahí, que siga leyendo. ¡Papá Noel visita Glee!

Lo más importante y lo mejor de este capítulo es Brittany, y es que la chica sigue creyendo en Papá Noel y la magia de la Navidad. ¿Y por qué no?, me pregunto. Al fin y al cabo, es esa inocencia infantil la que sustenta esta festividad. Y Brittany, lo que es inocencia, la tiene a puñados. Genial el momento cuando se acerca a una mujer disfrazada de elfo en unos grandes almacenes y le suelta una de las muchas perlas del capítulo: can I be honest? I don’t understand the difference between an elf and a slave (¿Puedo ser honesta? No entiendo la diferencia entre un elfo y un esclavo), para más tarde rematar diciéndole a esa misma mujer: just know you have rights (simplemente sabe que tienes derechos).

El caso es que la buena de Brittany, que cree que en ese mágico día de Navidad cualquier cosa es posible, le pide a Santa (Santa Claus, no Santana), que obre un milagro: que Artie recupere la movilidad y pueda caminar de nuevo. Ups…! Sólo hay una opción de que todo salga bien y Brittany no pierda la fe: que Beiste se disfrace de Santa Claus, entre en su casa, y le explique que no puede hacer lo que le ha pedido.

Mientras, los profesores han organizado una especie de Amigo Invisible, y a Will le ha tocado Sue. A todos nos ha tocado alguna vez hacer un regalo a alguien al que no tenemos ni idea qué regalar, pero… ¡Sue! No se me ocurre nada peor… Will empieza a elaborar una lista: un perro robot, un alma… la tarea es poco menos que imposible, pero si alguien puede ayudar, ése es Kurt (que, por cierto, se marca un pedazo de dueto, “Baby it’s cold outside”, con Blaine). Así que Will hace una visita al señorito Hummel, y éste tiene la idea perfecta: un chándal forrado de piel para los días de frío. Lo que aún ninguno sabe es que Sue ha vuelto a hacer de las suyas y ha saboteado el Amigo Invisible. De hecho, ella es la Amiga Invisible de todos, así que recibe los regalos de todos los profesores. Cuando Will y Beiste se dan cuenta, y como los regalos no pueden ser devueltos (Sue los ha abierto todos y los ha chupado uno a uno para que nadie los tocara) deciden donarlos a los niños sin techo.

Glee

You’re a mean one, Sue the Grinch… ¡y tan malvada! Sue destroza toda la decoración navideña y parte de los regalos disfrazada de Grinch, como pensando aquello de “si yo no puedo tenerlos, entonces nadie los tendrá”. La canción me parece de lo mejorcito del capítulo, con Beckie disfrazada de reno. Pero lo que Sue no podía esperar es que Brittany llegara en ese preciso momento, y confunde a Sue con Santa Claus. No me digáis que Brittany no es una monada: ha ido a llevar una casa de muñecas para los niños sin techo, para que al menos sus muñecos tengan un hogar.

Mientras tanto, Rachel intenta por todos los medios que Finn, con eso de que es Navidad, le perdone su infidelidad, pero el chico está un poco desengañado. Como él mismo dice, las dos novias que ha tenido le han sido infieles. Vaya panorama.

Y llegamos al que para mí es el mejor momento del capítulo: la visita de Beiste a Brittany disfrazada de Santa. Le pregunta si, además de que Artie vuelva a caminar, no desea nada más en el mundo, a lo que la rubia responde que no. Entonces Beiste le cuenta la historia de una niña regordeta que todos los años le pedía lo mismo a Santa Claus: parecerse más a las otras chicas, no ser tan regordeta. Santa no pudo darle eso, pero le dio otra cosa: paciencia. Y esa chica regordeta, con los años, agradeció a Santa que no hubiera cumplido su deseo, pues ser como era le ayudó a ser fuerte y a aceptarse.

Concluyendo: como todo especial navideño que se precie, éste también tenía que acabar con un final feliz de esos que dices: “¡Madre mía, qué cursi! Y lo que tengo en los ojos… no, qué va, no son lágrimas, es que me ha entrado una mota de polvo”. Pues bien, Santa no puede hacer que Artie vuelva a caminar, pero Beiste sí, por eso le compra un aparato especial llamado Rewalk (y que Brittany confunde con un Transformer). ¡Qué detalle tan grande de una mujer con el corazón aún más grande!

Y aún tenemos otro happy-moment para conluir el capítulo: Will llega a su casa dispuesto a pasar la Nochebuena solo cuando un ruido le alerta de que hay alguien más en casa: Sue. La mujer ha puesto un árbol de navidad fantástico en su salón, y está dispuesta a devolver todos los regalos, al menos los que no ha destrozado ya. Y hay más: todos los miembros de New Directions están ahí, para celebrar el día con él.

Snif, snif… plas, plas, plas… La verdad es que cuando lo vi por primera vez pensé que era excesivamente pastelón, pero viéndolo ahora con distancia, creo que hacer un capítulo navideño es justo lo que exige: ser un poquito cursi, que todo sea bonito y acabe bien. ¿Y qué? Quien no disfruta de la Navidad es porque no quiere. En el fondo, creo que todos tenemos un poco de envidia de Brittany.

Bueno, pues con esto se acaba la entrega de hoy. Comentad toooodo lo que se os ocurra: las canciones, los momentazos, los rollos que meto… ¡pero comentad, comentad! Cada vez estamos más cerca de ponernos al día. ¡Yuju!

Glee

Nota del autor
3
Vuestra nota
Reviews Glee: Special Education/A Very Glee…
4 (80%) 2 votes

Categorías: Glee Reviews Series Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »