Review Falling Skies: Sanctuary, Part I

La semana pasada hablábamos de la verdad. Casi nada. Una palabra tan grande que ni siquiera sigue unas pautas normales de definición. Hablar de la mentira, en cambio, es bastante más fácil. Una mentira es “una declaración realizada por alguien que cree o sospecha que es falsa o parcial, esperando que los oyentes le crean, ocultando siempre la realidad de forma parcial o total”. Vamos, que al término le ha tocado bailar con la más fea. Nadie elige dónde ni cómo nace. “Todas las mentiras conducen a la verdad”, como escribió el mago Chris Carter, así que la gran mentira (o trampa) que ha dado forma al sexto episodio de Falling Skies nos lleva a una verdad: la serie ha mejorado, y mucho. Un paso más, si quieren leer la review…

Sonará más repetitivo que la palabra cliché, pero el ser humano, en situaciones límite (a veces ni siquiera en situaciones normales), no atiende a razones. Así que ahí tenemos a la doctora Glass asustada e intentando aprender a disparar un arma porque un cervatillo que quiere ir por libre la ha atacado para robar las medicinas. Una situación que introduce en el contexto al espectador y nos presenta a un viejo conocido de los personajes, Terry Clayton.

Terry llega como un relámpago. “Duró más que un relámpago, que un milagro, más…” (quien adivine el poeta sin utilizar Google gozará del prestigio de mi eterna simpatía)La cuestión es que el personaje llega como un héroe y amigo, salvando la situación inicial, devolviendo las medicinas y poniendo a los nuestros (porque ya son los nuestros queramos o no, estamos metidos en esto hasta el cuello, muñecos) sobre aviso: los extraterrestres han abandonado su zona y se dirigen hacia allí. Hay que trazar un plan. Hay que actuar y defenderse. Y hay que hacerlo rápido.

Así, con Tom a la cabeza, los humanos comienzan a prepararse para la batalla. Se construyen barricadas, se preparan turnos nocturnos de vigilancia, se abastece de armas al que está preparado para utilizarlas y, sobre todo, se mentalizan de una partida inminente. La trampa, la verdadera trampa y la clave de la historia en la primera parte de este magnífico Sanctuary, es que Terry ha convencido a la población de que los alienígenas vienen a llevarse a los niños. A todos. Así que los supervivientes llegan a verse convencidos de que lo más inteligente y seguro para sus hijos es dejar que se los lleve, para ponerlos a salvo del ataque nocturno que están esperando. Tampoco puede culpárseles, desde luego. Ya han sufrido mucho. La mayoría a perdido a parte de sus hijos para siempre, o les han sido raptados por los skitters. No, no puede culpárseles. La supervivencia tiene esas cosas. Y más que la supervivencia, el vínculo entre padres e hijos. Cuando la madre de Grendel se decide a acabar con Beowulf en este poema épico, no lo hace como monstruo, lo hace como madre que ha perdido a su hijo. Se convierte así la protección de los hijos en la prioridad de todo ser humano (o de casi todos, que gente hay para todo).

Nos sitúa esto en una tétrica expedición nocturna de todos los niños y jóvenes, encabezada por Terry. Una expedición que supuestamente supondrá la salvación de todos. He de decir que normalmente me doy cuenta en seguida de lo que sucede. Los guionistas suelen tenerlo dificilísimo para engañarme (es lo que tiene estar como una cabra, que nadie puede ser más retorcido que tú, si es que ya me lo dicen todos…), así que tengo que felicitar al equipo de Falling Skies esta semana. No digo que me hayan engañado del todo, ni que no me haya dado cuenta de que pasaba algo raro, pero el final del episodio me ha pillado un poco desprevenida y cuando he visto que la intención de Terry era ponerles en bandeja a los skitters a todos los niños, se me han abierto los ojos como platos. Tampoco me esperaba que Pope los hubiera vendido, no porque no sea algo propio de él, sino básicamente porque me había olvidado del personaje un pelín. Tampoco podemos culparlo. No tiene pinta de haber confesado de manera pacífica. O eso, o entre Pope y Terry ha habido jueguecitos sexuales súper interesantes…

No obstante, el aviso de llegada de los skitters y mechs era muy cierto,  ya que el cocinero macarrilla no ha sabido mantener esa boquita tan mona cerrada. Creo que el momento que más me ha gustado del episodio ha corrido a cargo de Jimmy, el niño adulto del que no nos han dejado ver mucho anteriormente. El niño se mueve entre adultos con su arma como un guerrero. Así lo hemos visto desde el principio. Y me gusta el personaje. Me gusta muchísimo más después de este episodio. El pobre Jimmy ha sabido luchar y defenderse con gran valía del ataque de los alienígenas, eso es indudable. Pero como niño que es, una vez pasada la crisis, se abraza al jefazo en un ataque de nervios. De verdad, me ha encantado esa parte del episodio. Además la escena del skitter con la bola del mundo es algo así como…bueno, no creo que haga falta explicar el simbolismo.

En cuanto a Ben, que ya estábamos tardando mucho en mencionarlo, está de un normal extremadamente raro. A Rick le han quedado secuelas después de haber pasado tiempo esclavizado. Secuelas notables. Camina y habla como un zombie prácticamente. Sin embargo, Ben parece que haya pasado unos meses en un campamento de verano. No extraña a nadie, ni su forma física indica haber padecido ningún tipo de sufrimiento. Ahora bien, aunque no extrañe a los suyos, echa de menos ciertas cosas de los skitters. “They weren’t monsters, they were our family”. Desde luego el tema no suena nada bien y su hermanito se ha dado cuenta, por lo que no los ha dejado irse solos… Me pregunto si Ben y el pequeño Matt tendrán más posibilidades de salvarse de ese secuestro masivo estando Hal con ellos…

Otro pequeño detalle que considero correcto por parte del episodio ha sido el hecho de volver a escuchar a Tom hablar de historia. Parece una tontería, pero no lo es. Tom no es un guerrero. Ese hombre tenía una identidad antes de la invasión, y aunque todos hayan sufrido una metamorfosis, es importante saber quién eres, de dónde vienes, y quién quieres ser en realidad. Las circunstancias no han dejado un abanico muy amplio de elecciones a los personajes, pero si bien Tom (como otros) se ve obligado a ser un guerrero al día de hoy, siempre será un profesor de historia y un amante de la cultura. Es importante que los guionistas recuerden eso de vez en cuando. Quiero personajes con pasado, no personajes de los que, una vez llegan a la meta, olvidan que un día pisaron la línea de salida.

En general creo que la serie está mejorando bastante. Se está apreciando una evolución por parte de los personajes, la acción está bastante mejor centrada y se nos va proporcionando información sobre las especies alienígenas. Qué queréis que os diga. Como amante y consumidora de ciencia ficción (no sólo hablo de series) no puedo decir que esto esté en la categoría de las mejores cosas que he visto, pero aún así se está haciendo su hueco, va a más poco a poco, y se le exige menos a series mucho más simples, estereotipadas y peores. Yo me sigo quedando con ella. Quien quiera hacer el viaje conmigo, bienvenido/a sea.

Nota 1: Seguramente habréis puesto los ojos en blanco de nuevo al leer la entradilla y os habréis preguntado: ¿pero es que no puede dejar de hablar de Expediente X? Os entiendo a la perfección. Pero la respuesta es NO. Siempre va conmigo, y sincera y subjetivamente, nunca habrá nada tan bueno para mí. Algún día hasta daré razones de peso. Mientras tanto, sólo digo que me es imposible no mencionarla porque en realidad está en todas partes, porque no se toca casi nada hoy en día que no se haya tocado en ella. Además…por aquí se comparan con cierta serie de no sé qué isla hasta las comedias… Sé que me entendéis. Y si no, es que formáis parte de la conspiración.

Nota 2: Las referencias literarias también son inevitables. Lo del concurso para ganar mi eterna simpatía sigue en pie.

Nota 3: Sigo teniendo pesadillas con la palabra cliché.

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Falling Skies: Sanctuary, Part I
Valoración

Categorías: Falling Skies Reviews Etiquetas: , , ,

44 comentarios

  1. harol

    ya no daba ni un peso por la serie, parecía un teleserie barato, pero con esa parte final, se acerco a lo que uno puede llamar un guion, le daré otra oportunidad.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »