Review Weeds: Messy

No sé qué le pedía al regreso de Weeds, nada exacto, eso sí. Resolver el cliff-hanger, creo yo, era lo de menos. Estaba claro que nada demasiado grave podía pasar. ¿Entonces? Simplemente pedía más Weeds. Y en mis expectativas de más hierba buena he recibido una hierba muy bien cultivada, porque el último regreso de la serie de Showtime (la octava será su última temporada) ha sido cautivador, divertido, reconfortante y conveniente. Muy renovado, se nota, y eso que, con el dúo Mary-Louise Parker y su creadora Jenji Kohan, eso de la renovación/cambio es algo constante. Los peores temores de la familia Botwin se han hecho por fin realidad, y aunque la serie siempre mantendrá su humor sexual-pasota, el bang marca su carrera hasta el atardecer con tonitos nostálgicos. Se abre la pregunta: ¿dónde está el límite de los actos de Nancy Botwin? ¡Dentro review!

Agrestic, Majestic, México, Renmar. La carretera. Seattle, y Nueva York. La temporada 8 de Weeds se abre con una nueva cabecera, la primera estable en años, y es la primera pista del tono revisionista que se va a marcar la canción de despedida de la serie. El tema Little Boxes vuelve a sonar, y unos dibujitos miran para atrás: éste ha sido nuestro recorrido, y la aventura termina en Old Sandwich, el ridículo nombre que recibe el nuevo barrio residencial protagonista. Hay jardines amplios, casas increíbles, vecinos tranquilos, un cánon al ruido que suena por encima de lo establecido, y cuidado con los ruidos que son de pistola, y hospitales privados donde se encargan de que pagues lo debido. Además, adolescentes encapuchados entran en las habitaciones con calma y los instrumentos de reforzamiento vaginal no están muy bien vistos.

En las redes norteamericanas, la revelación del shooter ha dejado cara de espasmo en el sentido más negativo de la palabra espasmo. ¿Decepción? Eso dicen. A mí me ha sorprendido, mucho, sorprendido en plan: oh, vaya. Sinceramente, es lo mejor que podrían haber hecho, porque hubiese sido muy decepcionante, y sobre todo después del hype que se han inventado, revelar a Guillermo, César o incluso la pirómana Zoya (como insinúan a lo largo del episodio) como alguno de los responsables. ¿La mafia mejicana, los armenios? Mejor algo normal, algo más… ¿normal? Nadie se acordaba del agente Scottson de la DEA, aquel que murió en la segunda temporada, y mucho menos de su hijo.

Daryl Sabara nos suena más por ser un Spy Kid de Robert Rodríguez que por hacer taekwondo y humillar a Shane, y odiar a Nancy por estar con su aita, así que el shock está ahí cuando le vemos la cara, y de hecho asentimos con la cabeza y decimos: nos han pillado, no lo había visto venir. Bien hecho, cabroncetes. El chaval, que se llama Tim Scottson, quería venganza y ha disparado a Nancy Botwin en la cara. Es la mejor idea podrían haberse sacado de la chistera, y a nivel de coherencia la más coherente, aunque esa palabra no va con la serie y tampoco queremos que vaya demasiado con ella.

El disparo es lógico, y narrativamente es genial. No sólo por lo que él dice al final del episodio: Creí que me iba a sentir mejor, pero no me siento mejor. Esto quiere decir dos cosas, que continuaremos viendo al pequeño Scottson, y que seguro que Shane va a buscar venganza (porque es Shane, porque de pequeños se detestaban, porque –bueno– ha disparado a matar a su madre y porque Shane es una versión chulísima de Dios).

Es muy genial por otra razón que he mencionado hace nada: cuidado con lo que haces, que tus acciones pasadas vienen por detrás y te tiran por un acantilado. Quizá sea la parte clave que buscan explorar Kohan y su séquito esta temporada, y el concepto mola. Tras ocho temporadas, que –demonios– son ocho años de una vida, lo que has hecho va a tener que terminar saliendo. No recuerdo bien si Nancy ha matado, pero sí que se ha metido con mucha gente, ha cabreado a muchos pavos, les ha calentado, se ha acostado con los maridos de mujeres, y con las mujeres de maridos. El mundo sería genial si, si hicieses eso, nada sucediese. Pero a la vez que ese mundo sería genial, ese mundo acabaría dándote una patada en la entrepierna y, segundos después, implosionando en llamas y balas. Es una idea que ya comentan en el capítulo, y estarían muy locos si pasasen de ella: tenían que intentar matarla tarde o temprano.

No sólo por esto Messy es brillante. Lo es por: sus personajes. Que es la grandeza de la serie, y nos reencuentra con ellos brillantemente. La séptima temporada fue un poco bluff, y eso que adoré la sexta en cuerpo y alma (me gustó su rollo a Los Simpsons on the run). En ella, muchos personajes se desinflaron, sobre todo Andy, pero en su premiere brilla con su habitual luz propia y judaica. La conversación con el rabino es prodigiosa. Y Doug, que llevas un par de años sobrando, hoy sólo puedo decir bondades de ti. Su escena en la cama del hospital tocando a a Nancy es igual de prodigiosa. Casi telepática, de verdad. Como si se hubiese metido en la cabeza de muchos. Quién no hubiese pagado por estar en esa habitación…

Y es que ahora mismo, feliz cual sorkiniano con The Newsroom, diría que este episodio está lleno de prodigios que nos obligan a declarar nuestro amor unánime a Weeds. Es una serie importantísima en la década que hemos pasado ya, y juega en la misma liga que Lost, Mujeres Desesperadas o Los Soprano a nivel de relevancia. Puso a una mujer independiente en un redil de comedia irreverente y políticamente incómoda, con humor negro y drogas y sexo. Fue una maravilla, e hizo flipar (Showtime reconoce que, con Dexter, les debe la vida). Que nadie mienta, o que nadie me tome por loco. Lo digo en serio, y me irrita que se diga que su calidad ha bajado a los infiernos de lo malo. Es un ejemplo de renovación y de grandes personajes que mueven la serie más que ésta a ellos, y no en vano están tan locos que ya se han recorrido medio continente americano.

Quedan muchas cosas por ver: Shane en la academia de policía, su posible cruzada contra Tim, a qué punto llega ese gran filón que es la relación que tiene Silas con su madre, o la hermana de Nancy, que seguro que no se va a quedar quieta. ¿Venganza, narcotráfico, familia? Weeds.

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Weeds: Messy
5 (100%) 1 vote

Categorías: Reviews Weeds Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »