Review V: Serpenth’s Tooth

En la tumba de Valerie

Una semanita más y volvemos con V llena de nuevos giros en la historia, imágenes muy esperaradas y algunos pasos importantes (y explosivos) hacia la globalización del conflicto entre humanos y visitantes. Por supuesto, la serie también tiene sus diálogos poco creíbles, momentos ridículos y planteamientos que se salen del tiesto. Pero entremos en materia…

Empecemos con nuestras amigas visitantes Anna y Diana. ¡Qué gran familia! Anna ha tenido quince años a su madre encerrada en una cueva apestosa (no sé a qué huele pero juraría que no a rosas) por haberse dejado llevar por las malditas emociones humanas. Anna está siguiendo los mismos pasos que su madre, pero se resiste con todas sus fuerzas a humanizarse. De hecho, quiere encontrar la forma de destruir la fuente de las emociones humanas porque se da cuenta de que hacen fuertes a los humanos. Por eso recurre a su madre, que sabe mucho más que ella del tema. La experiencia es un grado, dicen. Diana se resiste al principio, pero su hija la convence con un bofetón de campeonato y la amenaza de hacerle tragar unas cuantas pastillas letales. Qué tiempos estos, pienso, los hijos ya no respetan a los padres: encima de que tu hija te encierra en un zulo espantoso y no viene a verte ni por tu cumpleaños, cuando aparece te suelta un sopapo reptiliano a la primera de cambio. Ante tal razonamiento de peso, Diana acepta colaborar pero con condiciones: pide que le dejen un reproductor de mp3 con sonido envolvente de diseño visitante para escuchar musiquilla (no sé vosotros pero a mí me parece que estar tanto tiempo encerrada no le ha sentado bien a esta mujer, nada bien).

Anna busca dónde está el almaAnna busca dónde está el alma

En la música está la emoción y esta surge del alma, filosofa Diana. ¿El alma? ¿En serio? La conversación se vuelve surrealista por unos momentos (demasiado largos). Anna quiere saber dónde está el alma, Diana le dice que no la va a encontrar por medios científicos, pero Anna se empeña y pone a Joshua a buscarla (ya me lo imagino rajando cuerpos humanos como un poseso en busca del alma). ¿Pero qué es esto? ¿Soy yo o alguien más piensa que se les ha ido la olla?

Cambio de tercio. Notición: Anna es estéril y Lisa es la que va a tener la descendencia visitante. Se ve que Anna puede poner huevos de soldados pero no de visitantes estándar. Ahora habrá que decirle a Lisa que tiene que ponerse a hacer hacer bichitos en masa, y rápido, que está ovulando. Y justo ahora, cuando ha decidido pasarse al enemigo… ¿Y Tyler? Tyler va a flipar cuando le digan que lo mismo va a ser padre de unos cuantos miles de vástagos fagocitadores de ratas.

¡Y llega uno de los momentos estelares del capítulo! Por fin vemos lo que muchos estábamos esperando: el momento en el que Anna abre esa boquita y se zampa una rata del tamaño de un conejo. La novedad: lo hace para alimentar al bebé híbrido es una escena tierna a la vez que asquerosa.

Anna alimenta al bebéAnna alimenta al bebé

Seguimos con los visitantes. Anna y Ryan. Anna quiere acabar con la Quinta Columna como sea, y más ahora que se está volviendo violenta. Por eso utiliza al bebé de Ryan para forzarlo a trabajar para ella, como ya había anunciado que haría en el capítulo anterior. Le amenaza por las buenas (le pone piel, cosa que no entiende ni el mismo Ryan pero es un ahorro importante en efectos especiales) y luego por las malas, haciendo enfermar al niño. Y así sí, después de soltar una humanísima lagrimita, Ryan acepta trabajar para Anna (o dice aceptar, ya veremos).

en vez de ver la luz divina le sale Anna con sus feromonas extasiantes, cual aparición mariana, en uno de sus intentos por ficharlo para la causa visitante. Sin duda, este es otro de los momentos ridículos del capítulo.

El terroristaEl terrorista

Vayamos ahora al lado humano. Un grupo de pirados pone 29 bombas en las 29 ciudades en las que están las naves visitantes. A lo suicida y encima mantando humanos en lugar de visitantes. El cura lo lleva mal ya que sin saber que lo hacía animó al suicida a inmolarse y se siente culpable por ello. El grupo de Evans se da cuenta de que ellos son cuatro gatos y que fuera hay quien se está organizando, incluso a nivel internacional. No les gusta su radicalismo (al musculitos Hobbes sí, claro) pero quieren contactar con ellos para utilizarlos, quizá para dirigirlos. Así sí que podrían hacer algo grande contra los visitantes. Evans evita que una de estas radicales mate a Chad (por su etapa pro-Anna) y le consigue sacar alguna pista sobre dónde está el zulo con las bombas. La agente federal Malik, compañera de Evans, se descubre del todo como visitante: le da pruebas de la explosión a Marcus para que investigue a los terroristas (momento captado por Chad vía vídeo) y luego aparece en la base terrorirsta y recibe una trompada de Hobbes, que le salta un larguísimo diente reptiliano (de ahí lo de Serpenth's Tooth, claro); la visitante espía acaba a golpes con Evans en el coche cuando van a buscar al artificiero ex Mossad de los radicales, pelea que acaba en accidente. Evans parece inconsciente pero Malik ha salido sana y salva y nos lo demuestra enseñándonos esos preciosos ojos de lagarta.

El diente de la serpienteEl diente de la serpiente

El capítulo termina, como el anterior, con Diana en primer plano. Parece que se ha leído el guion de toda la serie porque la reina madre avisa a su hija de la futura traición de Lisa (“tic, tac, tic, tac”). También puede ser un simple pataleo porque Anna la ha castigado sin su mp3, claro…

Y ahora qué. ¿Encontrará Anna dónde está el alma? ¿Acertará Diana con sus augurios y la Quinta Columna podrá con su hija? ¿Veremos por fin un grupo bien organizado para luchar contra los visitantes? ¿Traicionará Ryan a sus compañeros o engañará a la reina lagarta? ¿Recuperará Joshua la memoria? ¿Conseguirá Chad redimirse y encontrar el perdón de los rebeldes? ¿Aceptará Tyler ser padre de una camada de lagartos? Para todo esto habrá que esperar, aunque creo que no demasiado, que la serie está avanzando a toda velocidad.

A pesar de los puntos débiles de la serie, la vuelta de la segunda temporada ha tenido buena acogida en Estados Unidos. El primer capítulo, Red Rain, ha sido visto por 6,6 millones de espectadores (más 2,1 en la repetición), el mejor dato desde el quinto episodio de la primera temporada. Veremos si gustó tanto como para sentarse a ver el segundo. Esto posiblemente nos servirá para saber si acabará o no la temporada.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »