Review V: Red Rain

Anna pone orden

Comienza la nueva temporada y llega con mucho más ritmo. Tras la primera, lenta y sosa, pedíamos que subieran alguna marcha, que nos dieran más contenido, más acción, más de todo. Parece que se lo han tomado en serio. Tanto que en el primer capítulo pasan tantas cosas que por un momento he llegado a pensar que a los guionistas se les había ido la pinza e iban a meter toda la temporada en un capítulo. Pero empecemos por el principio. Por el sueño ¿premonitorio? de la rubia Evans.

Porque ahora sabemos que es un sueño, que si no… Primero el homenaje a FlashForward (seguro que no he sido yo el único en pensarlo). En cuanto lo he visto he sentido un nudo en el estómago, no por nostalgia, claro, sino por miedo. ¡Con estas cosas no se juega, que se empieza con todo el mundo tirado en el suelo inconsciente y se
acaba con la serie cancelada!
Al poco nos han dado una alegría: Tyler bajo la lluvia roja, con la cara deshaciéndose bajo el ácido mortal (aplausos, hurras y demás algarabías), pero ha durado poco, demasiado poco. El momento onírico ha pasado, a la rubia se le ha quedado el regusto de las palabras de Anna (ojo por ojo) y yo he perdido la ilusión
de ver al niño soso fuera de la serie.

Tyler muereTyler muere

Cuatro días con el cielo rojo y nadie sabe nada. Es el tiempo que ha pasado desde el final del último capítulo de la temporada pasada. Los visitantes no hablan. Es un misterio. Los visitantes se llaman a sí mismos “visitantes”: este es otro misterio
(tendrán un nombre como especie, como pueblo… digo yo). El silencio de Anna hace que la gente, a la que le cuesta poco pasar del amor al odio, pida explicaciones a gritos por las calles. La lluvia roja trae el caos y la reina reptiliana aprovecha el momento para decir a
todo el mundo que aquello no es nada malo, que es para curar el planeta del cambio climático, que los desiertos resucitarán, las aguas se limpiarán y todo será otra vez como antes de que los humanos lo hubiéramos destrozado. Y ya tiene a todo el mundo de su
parte otra vez (menos a los que tenían la ropa tendida, que se les ha quedado hecha un asco con la pringue roja). Pero vayamos personaje por personaje.

Anna tiene a Marcus y a algún otro con la mosca detrás de la oreja. Temen que se haya humanizado. Anna hace lo que debe para parecer la de siempre: con su supercola reptiliana se carga a un capitán crítico y luego no duda en desconectar a seis
de sus hijitos supervivientes. La cara se le descompone de tristeza, rabia… es ya casi más humana que la Evans, que tiene siempre el mismo gesto, pero tiene que disimular. Anna deja ir a Ryan para utilizarlo cuando vea conveniente. Pensábamos que con sus superferomonas lo habría captado de nuevo para su causa, pero no, Ryan quiere a su hijo y vuelve con los rebeldes para recuperarlo. Amor de padre. Pero no es de fiar. El musculitos lo tiene claro, eso de soltar a un prisionero así como si nada no cuadra. Con el tiempo seguro que lo vemos dudando entre salvar a su hijo o ser fiel a los rebeldes. Y es que el niño-lagarto está para comérselo. Tan mono él en su incubadora. No sé todavía si ha salido a la madre o al padre… espera, sí, creo que le da más un aire al padre, pero los ojos son de la madre. Si se parece en algo a la híbrida de la 'V' original, crecerá a ritmo acelerado y en breve lo tendremos como coprotagonista.

El esqueletoEl esqueleto

Chad vio la luz al final de la temporada pasada. Ahora quiere redimirse y hará lo que sea. Ofrece emitir unos vídeos en los que los humanos que pasaron por la nave de
Anna cuentan las pesadillas que tuvieron con la máquina de acupuntura alienígena, que no es mala idea, pero el cura guerrero le dice que mejor que se infiltre en la Quinta Columna, que allí será más útil. Y tiene razón. Ya no tienen a Joshua en la nave… bueno, sí, está, pero tiene el cerebro frito del todo. El pobre está para el arrastre y, por ahora, sirve de poco. Veremos qué tal se le da a Chad hacerse pasar por amigo de Anna y lo que puede ayudar a la causa desde esa posición.

Lisa es ya oficialmente una quintacolumnista. Se la juega cuando va a buscar información sobre la lluvia roja y, en toda la cara de su madre, le da a Evans la pista sobre un científico que puede saber de qué va todo aquello. La lluvia roja resulta ser un compuesto fosfórico que prepara a la Tierra para ser fecundada por los visitantes. No quiero ni imaginar cómo podría ser eso. De esto se enteran nuestros amigos al hablar con el ayudante del científico (un nuevo fichaje para la serie,
antiguo prota de 'Reaper'), que les enseña un esqueleto de alienígena y les confirma que los amigos de Anna están en la Tierra desde hace varias décadas. Es posible incluso que experimentaran con Evans cuando estaba embarazada de Tyler (quizá por eso tuvo un hijo tan soso…). Otro misterio que resolver. Lo del experimento, no lo del hijo soso, claro.

DianaDiana

El capítulo acaba como esperábamos, con la aparición estelar de Diana, la madre de Anna. Un día hablaremos en profundidad de esta familia desestructurada: Anna tiene encerrada a su madre en un sitio insalubre y pantanoso (donde la
reina madre viste taconazo y vestido de gala, muy de prisionera reptiliana), manda a su hija a que se acueste con Tyler como quien manda a un hijo a comprar el pan, mata a sus hijos supervivientes para mantener su puesto y su ojito derecho y heredera, Lisa, se pasa al enemigo. No quiero ni imaginar cómo será una fiesta navideña en casa de Anna.

En fin. La historia sigue, se enreda, acelera por momentos (hasta parecer casi un tráiler largo de lo rápido que se pasa de una escena a otra), nos presenta a nuevos personajes y coloca a los conocidos en sus puestos de salida para la temporada que entra. En Serpenth's Tooth, el segundo capítulo, esperamos más y mejor. ¿Servirán estos giros argumentales y el cambio de ritmo para ganar audiencia y mantenerse en la parrilla
televisiva? ¿Preñará Anna a todas las mujeres de la Tierra para que tengan niños híbridos? ¿Morirá algún día Tyler?
Estas y otras preguntas tendrán respuesta, pero habrá que tener paciencia y seguir viendo la serie…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »