Review V: Laid Bare

Ryan, Anna y el bebé

El accidente de coche dejó a Evans y a la visitante Malik en una situación incierta en el capítulo anterior. Ryan parece sometido a Anna, que tiene a su hija híbrida en su poder. La Quinta Columna está creciendo y volviéndose violenta. Evans quiere saber qué le hicieron los visitantes durante su embarazo. La trama de V continúa y tras el salto comentamos, spoilers en mano, el tercer capítulo de la temporada en curso. ¿Te apuntas?

Después de dejarnos con la escena de acción a medias en el capítulo anterior, V vuelve con Laid Bare (“al desnudo”) para resolverla. Malik y Evans han tenido un accidente fruto de la pelea y tras salir del coche (están vivas, claro, cómo iban a palmarla en un simple accidente…) se disponen a seguir con ella. Fuera del coche Malik tiene ventaja. Se nota que no es de por aquí porque suelta unos sopapos de los buenos y pronto consigue tumbar a la humana. Con Evans vencida, abre su bocaza llena de dientes reptilianos y se dispone a finiquitar a la protagonista de la serie, que reacciona, la empuja contra un árbol y la deja grogui. ¡Visitante capturada con éxito! Una vez en la base de la Quinta Columna, se disponen a sacarle todo lo que sabe sobre los experimentos que hicieron con Evans estando embarazada. Pero no sólo eso, porque en su casa han encontrado información que indica que Malik llevaba mucho más tiempo en la Tierra con otra misión: encontrar personas anónimas que nadie echara de menos, para llevárselas para no saben qué.

Bueno, ellos no lo saben pero nosotros sí. Joshua, para empezar, pide cientos de miles de humanos para encontrar la famosa alma. No hay nada como tener un buen almacén lleno de cobayas humanas para experimentar con ellos, ¿verdad? En la lista de personas prescindibles que hay que secuestrar hay una chica que todavía no ha sido dada por desaparecida y Malik debe saber algo. Como por las buenas no habla, Ryan propone despellejarla, que se ve que es algo que duele mucho (lo sabemos por los gritos, claro). Por lo visto, hacerle eso a un visitante significa su muerte, así es que tardan en ponerse a ello ya que necesitan tejido vivo de Malik para que el doctor Sid, alias el Graciosillo, haga sus pruebas por lo de Tyler. ¿Tyler, qué ha pasado con nuestro amigo? Nada nada, minucias, que el doctor ha encontrado que ¡le faltan trozos e-nor-mes de ADN! Nadie se explica cómo ha podido vivir sin esa parte de sus genes. Nosotros tampoco, aunque quizá entendamos mejor por qué a muchos nos cae mal. Algo raro tenía aunque no sabíamos ponerle nombre. Ahora ya podemos: Ty es un trozo de carne hueca con ojos, menos humano que los visitantes, si cabe, soso por falta de sangre en las venas, y encima amiguito de los visitantes. Pobre chaval…

La tortura a MalikLa tortura a Malik

La tortura a Malik tiene su aquél. En cualquier serie que veamos, hablar de tortura siempre es algo problemático, por eso de si el fin justifica los medios o no. Normalmente, salvo cuando la realiza Jack Bauer, nunca es algo aceptable. Tiene que haber un fin muy importante (salvar a millones de personas de una bomba) para que no nos quedemos pensando que lo que hemos visto es algo brutal, fuera de lugar e innecesario. En el caso de Malik ayuda que sea alienígena, primero, y que quien la despelleja hasta la muerte sea Ryan, otro visitante (Hobbes empieza pero hace bien poco). Los humanos se limpian las manos. Así no es tan duro verlo, aunque siga siendo tortura con todas sus letras. Seguro que los guionistas han tenido esto en cuenta. Tras rajarle la espalda y cortarle la cola, Malik canta y dice dónde encontrar al recolector de humanos. Para que no sufra más (¡que no son tan tan brutos, hombre!), la sedan y muere. Luego corren a salvar a la mujer secuestrada, y lo consiguen, aunque no les da tiempo a pillar al visitante, que se suicida con la pasti letal al estilo espía de la Guerra Fría, ni a salvar a nadie más porque llegan tarde, sólo para ver una lanzadera que se va, parece que con más humanos secuestrados.

Por otro lado tenemos a Chad, que sigue intentando ayudar a la Quinta Columna. Anna le pide que le haga una entrevista a Jack. ¿Por qué? Porque Tyler (¡alma de cántaro!) le ha ido con la historia de que el cura guerrero puede ser de esos rebeldes malos que ponen bombas. Jack acepta, aunque Chad intenta que no la haga, y Anna, que no tiene una escama de tonta, ya se ha encargado de montar una tangana en la iglesia para grabarla, editarla a su antojo y sacar a Jack como un violento. Como puntilla al asunto descubriremos que Tyler, el lumbreras, es el que con su móvil graba la escena que servirá para manchar la imagen de Jack. Aunque con la entrevista Chad más que ayudar lo que ha conseguido es complicar más las cosas, consigue entrar en el círculo de Evans y de paso ve con sus propios ojos cómo son los visitantes bajo la falsa piel humana.

Lisa está cambiandoLisa está cambiando

Aquí me viene otra reflexión, a ver qué os parece: Erica y Anna van a intercambiar sus hijos. Anna tiene cada vez más de su lado a Tyler. Le llega a decir incluso eso de you are like a son to me, que ya veremos si no trae cola. En el otro lado tenemos a Erica, cada vez más cercana a Lisa, a la que le da su apoyo, el que no recibe de su madre reptiliana (que tiene cierto aire a Cristiano Ronaldo, ahora que lo pienso). O sea, concluyo, que sí, que aquí toca un cambio de hijos, cambio con el que Erica saldría ganando con muuuucha diferencia.

Volvamos al capítulo. Lisa lo está pasando fatal. Ya tiene que ser duro traicionar a su madre y encima algo está cambiando en ella. Está mutando, convirtiéndose en una reina fértil. Está pegando el estirón reptiliano. (¿Pronto la veremos en celo?) Anna, que sigue bien aconsejada por Diana, trata de poner a prueba a Lisa y hace que sea ella quien apriete el botón de la maquinita de Joshua para encontrar almas (marca ACME). Hablábamos la semana pasada, creo, sobre la posibilidad de que Anna se pusiera a abrir cuerpos humanos para buscar el alma. Pues la teoría se ha convertido en realidad, aunque con menos salpicones de sangre de los esperados. La máquina, dicen las instrucciones, retira todos los tejidos vivos del el cuerpo humano de manera que lo restante ha de ser, lógicamente, el alma. ¿¡Cómo no se nos había ocurrido antes a los humanos una idea tan genial!? Pues hala, a ponerse a ello.

La máquina del almaLa máquina del alma

Para terminar, no podemos olvidarnos de Ryan y su dilema. Sigue bajo la presión de Anna, que se le sigue apareciendo con el bebé híbrido para recordarle quién tiene la sartén por el mango. No sabemos si la conversación con Evans sobre poner la vida de los demás antes de la de su propio hijo le ha servido de algo, así es que cuando se presenta ante Anna para decirle que ha localizado a la Quinta Columna y que sabe quién se ha llevado a Malik, nos deja dudando (mínimamente): ¿delatará a Evans y al resto o estará tomándole el pelo a Anna?

Pero hay más preguntas por ahora sin respuesta: ¿qué querían hacer los visitantes con Tyler y su ADN retocado? ¿Aumentará el número de personas que apoya a la Quinta Columna y habrá una oposición fuerte a los visitantes? ¿El cambio físico de Lisa hará que ponga por delante a su especie y vuelva con su madre? ¿Diana saldrá alguna vez de la prisión para que le dé el aire? ¿Joshua seguirá siendo un zombi toda la serie? ¿Hobbes se cambiará de camiseta alguna vez? En fin, habrá que esperar como mínimo al siguiente capítulo para saberlo.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »