Review V: Hearts & Minds

Review V: Hearts & Minds

“¿Qué queréis ser? ¿El chico al que noquearon más veces? ¿O el chico que se levantó más veces?” Gran frase que pronuncia Hobbes poniendo como ejemplo al boxeador Floyd Patterson. Resume muy bien el sentimiento de la pequeña resistencia que forman Erica, Ryan, Jack y Hobbes, siempre recibiendo golpes pero siempre volviéndolo a intentar. Claro que el golpe que reciben esta vez es demasiado fuerte… y la unidad puede romperse y hacer que la Quinta Columna se debilite notablemente. Por otro lado, es el entorno cercano a Anna el que también puede dividirse. No digamos más aquí, que para eso está el botón de seguir leyendo. ¡Adelante!

Me ha gustado bastante esta semana V. Ha sido un capítulo entretenido y con sustancia. Y me gusta que hayan empezado a contar la historia de este episodio como lo han hecho, adelantándonos doce horas en el tiempo para ver cómo Hobbes lanza un misil que hace estallar una nave V antes de su aterrizaje. Un éxito rotundo… si no fuera porque en la nave no viajaban Visitantes, sino humanos. Las caras de Ryan, Jack y Hobbes lo dicen todo. Acaban de asesinar a un montón de personas por error. Erica recibe la mala noticia en la oficina del FBI (¡por fin trabajando!), al mismo tiempo que el resto de sus compañeros. Y Anna se regodea desde su nave…

Retrocedamos. Ryan es avisado por Joshua de que Anna va a enviar una nave llena de rastreadores para que encuentren a los responsables del ataque al soldado V. Y al contárselo a los demás, Hobbes y Ryan proponen derribar la nave antes de que llegue a tocar tierra, porque de lo contrario sería muy difícil dar caza a los rastreadores. A pesar de la negativa inicial de Jack y Erica, los tres hombres acuden al lugar del aterrizaje a la hora acordada. Antes de eso, el sacerdote habla con Chad, que sigue con su misión de obtener información de la Quinta Columna. Y Jack, inocentemente, le aconseja al periodista que no se suba en una nave con Visitantes ese día.

Ahí está el error. Chad, que es un correveidile, se lo cuenta a Anna, y ella en un segundo y medio elucubra su nuevo plan maléfico para hacer creer al mundo que la Quinta Columna son terroristas peligrosos. Como podemos comprobar, la guerra de los V contra la resistencia se basa sobretodo en el manejo de la información. Antes de atacar, Anna siempre intenta que los humanos vean como un enemigo a la Quinta Columna, facilitando así su captura y quedando ella como la buena de la película. En cambio, el bando rebelde no destapa en ningún momento la verdadera identidad de los V, y la única oportunidad que se les presenta se les escapa de las manos en este capítulo.

Jugando a los marcianitosJugando a los marcianitos

Continuemos con el resumen. Jack, destrozado, no es capaz de llevar el peso de la culpabilidad por haber matado a tanta gente, y decide abandonar la Quinta Columna. Está totalmente perdido y se siente responsable. Y aún le quedaría otro mal trago, la detención por parte del FBI cuando ven imágenes de la cámara de seguridad del peaje de la autopista (pese a que Ryan y Hobbes eliminan las originales), en las que Jack aparece conduciendo la furgoneta que estuvo en la escena del crimen. Hablando de eso, Erica tiene sus propios problemas en la oficina. Su jefe se empeña en que tiene que liderar la lucha antiterrorista contra la Quinta Columna, y encima le ponen como compañera a Malkin, que como ya sabemos, es una V. Y es ella la que borra las pruebas de que en la explosión de la nave no viajaban humanos (vivos), sino cadáveres.

Erica lo descubre viendo las fotos del FBI, pero Malkin es rápida eliminándolas. Aún así, eso le sirve a Erica para informar a Jack y ponerle en libertad una vez que él se exime de su culpabilidad. Y otra vez tenemos al sacerdote de regreso a las filas de la resistencia. Menos mal, porque a este paso iba a haber menos personal luchando contra Anna que lechuga en el menú de Falete. Por cierto, momento cotilleo. ¿Habrá tomate entre Jack y Erica? En la escena del boxeo ha habido un poco de tonteo ¿o me lo ha parecido a mí? Veréis qué rápido cuelga Jack los hábitos, aunque no le culpo, no hay quien se resista a Elisabeth…

Sexy EricaSexy Erica

Veamos ahora qué se cuenta Anna. Aparte de su plan para crear mala imagen de la Quinta Columna (sublime la rueda de prensa en la que ha comparecido con lágrimas en los ojos y fingiendo consternación por la pérdida de los humanos que iban en la nave), Anna, tiene otro frente abierto. Sí, lo siento, debemos hablar de Tyler. Pero solamente porque Lisa está por medio, que si no… Bueno, pues eso, en el empeño de llevar a vivir a Tyler a la nave nodriza, Anna presiona a Lisa para que le convenza. Y en realidad no hace falta, porque después del ataque a la nave de marras, el hijo de Erica siente el miedo a perder a su amada y decide subir a vivir a bordo.

Lisa, que ya es casi más humana que Visitante, se implica con la gente que ingresa en el programa “Vivir a bordo”, y acaba descubriendo que a los humanos les están haciendo cosas raras… como pincharles todo el cuerpo con unas agujas (ay los efectos especiales… que cutrillas algunas cosas…). Por eso, no quiere que Tyler suba a la nave, para que no le hagan daño a él. Y qué mejor forma de convencerle que decirle que no quiere nada con él y que lo de la lanzadera fue sólo para probar nuevas experiencias. Casi, casi, me da pena Tyler. Se ha quedado sin novia, y se refugia en el regazo de su madre, que por fin respirar tranquila. Pero no bajes la guardia, Erica, porque Anna no se rinde tan fácilmente.

La escena final me ha dejado de piedra. Lisa, comunicándole a su madre que Tyler no quiere vivir en la nave nodriza, y Anna, que ya tenía a su hija bajo sospecha, propinándole un tremendo revés que le deja el pómulo morado al instante. ¿Pero de qué tiene hechos los músculos esta mujer? Y eso no ha sido lo peor. Alegando que la mejor forma de convencer a un macho humano es con una damisela en apuros, pretende que Tyler suba a la nave cuando piense que la Quinta Columna ha atacado a Lisa. ¡Y ordena que le partan las piernas a su propia hija! Pero mira que eres mala, pero mala con ganas. Así que la semana que viene, si nadie lo impide, veremos a Lisa en silla de ruedas. Aunque… pensándolo ahora… los V pueden curar a Lisa en un santiamén, por lo que las lesiones de Lisa no durarán mucho, a no ser que su madre sea ya tan rematadamente malvada que la deje así como castigo.

¡Pobre Lisa!¡Pobre Lisa!

Bueno, ya lo veremos la semana que viene. Os recuerdo que sólo faltan dos capítulos para que acabe la temporada. Y faltan muchísimas cosas por resolverse. Por un lado, el embarazo de Valerie. Por otro, el misterio de la importancia de Tyler y todo el asunto del programa “Vivir a bordo”. Además, en algún momento tendremos que ver una acción más directa de Quinta Columna contra Visitantes, y de Erica contra Anna, ¿no? Pues nada, os dejo hasta la semana que viene. Ahora os toca a vosotros decir qué os ha parecido Hearts & Minds. ¿Qué puntuación le dais?


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »