Opinión

V

Review V: Devil in a blue dress

Tyaler y Anna

¿Quién es ese diablo vestido de azul? Como en la vida real, en V un invento revolucionario puede convertirse en algo sumamente peligroso, y los miembros de la Quinta Columna están a punto de sufrirlo en sus propias carnes. Anna, por su parte, está cayendo en las redes de su mayor enemigo: las emociones. Destripamos el capítulo tras el salto…

Por fin Diana y la Quinta Columna toman contacto. Ya era hora. Aunque sospechemos que el objetivo final de Diana no se parezca al de los humanos, se necesitan mutuamente para acabar con Anna. Hasta ahí está claro. Lo que pase después… eso es harina de otro costal. Pero para llegar a este punto antes han pasado muchas cosas…

Diana y la Quinta ColumnaDiana y la Quinta Columna

Anna y Erica siguen a la deriva. Anna se está dejando llevar por las emociones humanas, y mucho. En el capítulo de hoy se ve más claro que nunca. Por un lado, su obsesión por controlar a los humanos usando su éxtasis, aunque ella misma corra peligro, hace que la veamos más fuera de sí que nunca. Por otro, su relación madre-hija con la niña híbrida hace que las emociones de la reina visitante se salgan de todos los gráficos. Erica, por su parte, se está pasando de rosca. Está tan cegada por acabar con Anna que hasta el mismísimo Hobbes le tiene que dar un toque: chica, te estás pasando, que tú no eres así. Vamos, que están las dos desquiciadísimas. Demasiado estrés, demasiada presión. Les vendría bien tomarse unas vacaciones… pero como está la cosa, difícil lo veo.

La pregunta que nos hacíamos la semana pasada sobre Marcus: si seguirá fiel a Anna o a Diana. Él mismo parece dudarlo, pero la deriva de Anna puede que acabe inclinando la balanza hacia la reina caída. Y Joshua ha despertado de su cuelgue amnésico. Si Marcus, Joshua, Lisa y Ryan están contra Anna, ya sólo nos falta convencer a Thomas. Mucho éxtasis pero al final Anna va a perder a todos sus amiguitos. Bueno, le queda la hija de Ryan y el huevo de reina, que está casi a punto (gracias a Joshua, que ahora es consciente de lo que ha hecho).

Miller y el reactorMiller y el reactor

El doctor Miller adquiere protagonismo en este capítulo. Él descubre para qué son las instalaciones de Concordia y, no sé por qué, le encasquetan la misión de colarse en el reactor de energía azul e inutilizarlo: como si juntar las dos bolitas en el aire requiriera de estudios universitarios… Como nos adelanta el título del capítulo, la energía azul puede ser muy buena pero también tiene su lado oscuro y si no se utiliza bien es un arma potentísima. La información vuela: de Diana a Lisa, de Lisa a Ryan, de Ryan a Miller y a los demás… que acaban por creer a su antiguo amigo y detienen el proceso que podría haber acabado con miles de personas.

Y de nuevo, la Quinta Columna fracasa. Y no sólo falla, sino que de paso ayuda a los visitantes. Si con su plan querían detener la construcción de los posa-naves, con el apagón que provocan, al final es Anna la que sale victoriosa: devuelve la energía a la ciudad y queda como la salvadora. Ahora todo el mundo confía en las instalaciones de Concordia. A Erica los planes no le están saliendo nada bien (casi ninguno). Si yo fuera uno de sus lugartenientes ya la habría mandado al paro. Tan sólo su rollito con Hobbes y su momento madre-hijo con Tyler se pueden contar como éxitos (personales), y parciales: Hobbes se pone del lado de Jack cuando discuten por las decisiones de Erica y a Tyler Anna le mete un chute que lo deja más atontado que de costumbre y deja a su madre sin cena de reconciliación.

538 naves538 naves

Por otro lado, no nos olvidemos, la invasión está cerca, y Anna ha utilizado otra gran palabra en este capítulo: aniquilación. Vamos, para ponerse a temblar. Y ya sabemos cuántos son: 538 naves nodriza esperan ocultas en los cielos de la Tierra esperando a que les construyan sus parkings con enchufe recargador. Y además ahora que saben que, como Anna perfeccione su técnica para embobar a los humanos con su éxtasis, no habrá mucho más que hacer contra los visitantes. Así es que cuando Lisa se presenta como enviada de Diana, reciben a su nueva aliada con los brazos abiertos. Faltaría más…

Entre las cuestiones que me (os) planteo esta semana, destaco unas cuantas: ¿se puede fiar la Quinta Columna de Diana? ¿Veremos el aterrizaje de las naves en la Tierra esta temporada? ¿Se librará Lisa del parto múltiple de reptiles? ¿Irá a más la relación de Erica y Hobbes o Jack tiene algo que decir? Y voy más allá (mucho más allá): de seguir una temporada más (humm), ¿se dará el enfrentamiento de la hija de Ryan contra la nueva reina que saldrá del huevo? ¿Y a Chad cuántos telediarios le quedan? (Pobre hombre…).


Categorías: Opinión Series V Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »