Review USoT: Yes

Parecía que este día no iba a llegar, pero por fin Tara ha vuelto. Estrenamos segunda temporada puntuales como un reloj. Sí, somos conscientes que se filtraron los dos primeros episodios la semana pasada, pero como nos gusta hacer las cosas bien, vamos a seguir el ritmo normal de emisión para las reviews. Dicho esto, ¡a comentar!

Es curioso como una serie que tiene tan pocos capítulos (doce, para ser exactos), que duran tan poco (menos de media hora contando el previously…) y que hasta tiene unos títulos tan cortos, se tome tanta calma en contarnos las cosas. Porque aunque parezca mentira, éste ha sido un capítulo de recuerdo, un poco para contarnos qué ha pasado en este tiempo y para que nos hagamos un poco de idea de lo que puede ir a pasar.

Así, para empezar nos encontramos a la familia Gregson deshaciéndose de toda la ropa de los alters. Adiós al mandil de Alice. ¡Hasta la vista, tanguita de T! Y es que estas personalidades tan cansinas para la vida de Tara llevan tres meses sin hacer acto de presencia. ¿Cómo es posible? Porque nuestra protagonista ha decidido volver a medicarse. Tres pastillas diarias, de tres colores distintos para acabar por fin con los invitados no deseados. Porque según nos muestran en una secuencia inicial, la vida parece sonreírles.

Familia felizFamilia feliz

Pero esa felicidad amenaza con verse destruida por un disparo. El vecino de la casa de al lado ha decidido suicidarse, y en una estrambótica situación en la que Tara se toma la muerte con humor, el matrimonio Gregson acaba preparando una cena para conocer a sus vecinos gays. La situación es tan absurda, que hasta se ve la preocupación de Max por si algún viejo conocido ha decidido volver a aparecer con el cuerpo de su mujer. Y es que tres meses no es tanto tiempo, y una recaída podría ser posible. Es por eso que veremos dudar a Max en más de una ocasión de si está viendo a su esposa o no, como por ejemplo cuando está preparando la cena para los invitados, momento en el que Mr. Gregson entra por la puerta y lo primero que hace, tras ver a su mujer con un delantal puesto, es preguntar “¿Alice?”.

Pero sigamos con el resto de la familia. Ya de vuelta en el instituto podemos ver cómo Marshall es reclamado por la mesa de los gays. Estos nuevos invitados están intentando hacer que sus derechos tengan la misma valía que la del resto de los alumnos y, por eso, quieren que el día de los enamorados se les permita entregar flores moradas, un gasto que el colegio no está dispuesto a sufragar.

Por su parte, Kate ha terminado pronto el instituto y decide ponerse a buscar trabajo. Lo más emocionante que encuentra es un anuncio en internet en el que solicitan a gente para investigar a peces gordos. Pensando que va a trabajar de espía, no se lo piensa dos veces y ahí que se presenta. Al final medio decepción, puesto que el anuncio no era más que para una agencia de cobro de morosos, pero de momento se queda, que nunca está de más ganar tu propio dinero para poder independizarte.

Y llegó la cena. Entre los invitados, la pareja gay y la hermana de Tara, Charmaine junto con su novio Nick, con el cual parece que le va bastante bien. En esa cena Ted, uno de los vecinos, menciona un trauma que tuvo de pequeño causado por su padre y una actuación teatral en la que iba vestido de vegetal. Tras ello, cuenta que consiguió superarlo gracias a una gran terapeuta, Shosana.

De cena con los amigosDe cena con los amigos

No vamos a terminar sin hablar de Charmaine y de Nick. Como decía antes, nos han dejado claro en las pocas veces que han salido que están muy bien, y para terminar de dejarlo claro, Nick le pide a Charmaine que se case con él, a lo que esta accede de forma muy entusiasta. No me voy a cansar de repetirlo, la familia Gregson ha empezado muy bien la segunda temporada.

Max está tan emocionado con todo que incluso piensa en comprar la casa del vecino. Una inversión en tiempos de crisis, que cree que les puede venir muy bien. Con lo que no contaba es con que la casa parece ejercer una extraña influencia en Tara. Y es que desgraciadamente, las cosas no pueden seguir siempre tan bien, y así nos lo van demostrando en el final del capítulo. Sí, Marshall está feliz con sus nuevos amigos, por eso les ayuda con el tema de las flores violetas, Kate está contenta son su nuevo trabajo, Charmaine se va a casar, y Tara, bueno, decide ir a tomarse una cerveza. Y aquí es cuando vemos que su mundo se va a volver a caer. Porque esa mujer con camiseta de tirantes, pelo recogió y gafas, no es Tara.

Bienvenido de nuevo, Buck


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »