Review USoT: To Have And To Hold

Madre mía, madre mía, que ya no nos queda nada y nos van a dejar con la miel en los labios. Y no es que no haya pasado nada interesante en el capítulo, precisamente me pongo más nervioso por lo contrario, ha pasado mucho, pero no lo suficiente. ¡Que sólo queda un capítulo! De lo que no nos podemos quejar es de que no hayan dado respuestas, porque de la que nos hemos enterado es fina. Vamos a comentarlo.

A ver, una semana más, ¿a alguien le importa lo que pasa con Marshall y Kate? Que sí, que son muy majos y prometían historia, pero se han ido diluyendo más y más y lo único que parece es que estén preparando sus historias para la tercera temporada. Kate que vuelve con el chico, y ojito con él, que como no estaba convencido por el tema de la edad, ha decidido convertirla en una mujer a marchas forzadas, empezando por asustarla con la enfermedad de su madre y convenciéndola para que se vaya a vivir sola. Ay que nos la están pervirtiendo (más de lo que ya estaba).

Venga ese abrazoVenga ese abrazo

Y Marshall, tan romántico él, ha acabado encontrando la parte sensible de Lionel y claro, pasa lo que tenía que pasar, que se han liado. ¿Serán una parejita feliz o Lionel no podrá evitar liarla por culpa de su forma de ser?

Y una vez más, pasamos a los miembros adultos de la familia, que son los que dan el verdadero juego, sobre todo la grandísima de Tara. Max tiene un rebote considerable por la paliza que le metió Buck, y Tara le confirma que independientemente de lo que piense su álter, ella lo perdona por su infidelidad. Vamos, que no había nada oculto detrás de ese ataque, menos mal. Y rápidamente olvidamos ese incidente porque es un día importante para nuestra protagonista. Kate le ha conseguido, gracias a la magia de Internet, la dirección de Mimi, la persona en la que parece que se basa Alice, así que coge a Charmaine y allá que van las dos, a ver si las recuerda, o por lo menos, a sus padres.

Mientras las chicas van de camino, en la casa Gregson pasan algunas cosas interesantes, como por ejemplo la despedida de Neil. No puede estar cerca de Charmaine sabiendo que está con otro tipo y que encima están criando a su hija, así que decide irse a Odessa, a trabajar en una plataforma petrolífera. Y por otro lado, nos enteramos que Nick y Charmaine no es que tengan mucha confianza el uno en el otro, pese a estar a un día de casarse. El amigo se pensaba que su futura señora y su futura cuñada se habían ido de picos pardos para celebrar el otro día, y se encuentra con que se han ido a ver si descubren qué fue lo que hizo que Tara acabara con éste problema. No sé, si yo me voy a casar con alguien, os aseguro que no me guardo estas cosas tan importantes, seguro que sacas tiempo para decírselo a tu pareja, aunque sea con un mensajito de móvil. Y además, el pobre Nick no atina una, ya que primero se piensa que Neil ha firmado los papeles porque no quiere a la niña (algo que nos ha dejado claro que no es verdad) y luego mete la pata con Max porque no recordaba que de pequeño su padre no estuvo presente en sus vidas… Este chico no tiene futuro. No sé si acabarán casándose, pero lo que es seguro es que si lo hacen, se divorciarán pronto, porque vamos…

Y para el jardín contraté a Eduardo ManostijerasY para el jardín contraté a Eduardo Manostijeras

Para acabar, el meollo del capítulo. Las hermanitas han llegado a casa de Mimi y la primera sorpresa: es exactamente igual que la maqueta que había hecho Tara para la exposición de arte en el garaje de Lynda, con su banderita incluída. Segundo, aparece Mimi, una copia tanto en estilo como en voz de Alice, como habíamos podido observar en los recuerdos de Tara. Y en la conversación que tienen con ella llegamos a lo más interesante del capítulo. Mimi no fue su niñera, ella lleva un orfanato, Tara y Charmaine fueron entregadas en ese lugar. ¿Son adoptadas entonces? Seguro que sí, porque Mimi deja caer otra bomba. Los niños que llevaban a su orfanato eran víctimas de abusos sexuales. La pobre Tara parece que ha vivido con éstas cosas toda su vida, no me extraña que tenga los trastornos.

Tengo corona, y eso que no es mi cumpleTengo corona, y eso que no es mi cumple

Pero esta segunda revelación no acaba de llegar a los oídos de Tara, porque antes de que la dijeran, apareció Dwayne, quien debe llevar el orfanato con Mimi. En ese momento, T hace acto de presencia (¡vaya, al final salió!) quien echa en cara al pobre hombre que abusó de ella de pequeña. Y digo pobre porque al parecer este tipo ni siquiera estaba en el orfanato cuando estuvieron ellas, así que podemos deducir que el nombre de Dwayne corresponde al verdadero padre de las chicas.

Y tras la aparición de T, una novedad, ¡un nuevo álter! En este caso hace su aparición Chicken, que es ni más ni menos que la versión mini de Tara, vamos, nuestra pequeña Tara con cinco añitos. Está claro que la visita al orfanato ha despertado más cosas de las que parecen a simple vista. ¡Y sólo queda un capítulo! He tardado casi una semana en poder ver éste, pero os aseguro que el último lo veo el mismo martes. Y es que la historia no puede estar más interesante.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »