Review USoT: The Truth Hurts

Os pido perdón, antes que nada, por la ausencia de review la semana pasada. Un virus me ha tenido toda la semana alejado de la vida en la red, pero afortunadamente ya vuelvo a estar aquí. Y como no me gusta perder el tiempo (que ya he perdido el suficiente) vamos con el capítulo que la cosa, aunque despacio, se va poniendo interesante.

Por un lado tenemos al bueno de Buck que, quién nos lo iba a decir, ¡ha encontrado el amor! Es feliz junto a Pammy y sus niños. Se divierten, juegan… una auténtica vida de pareja. Pero claro, eso no puede afectar igual a Tara puesto que cuando Buck está presente, ella anda tan escondida que no sabe qué será lo que está haciendo. Por eso decide intentar hacerse pasar por su alter e ir a visitar a Pammy. Y permitidme que diga que es en escenas como estas donde se ve el porqué Toni Collette ha ganado los premios, porque es increíble ver como intenta comportarse como Buck sin éxito. Sin duda, una grandísima actriz.

Buck en familiaBuck en familia

Sin embargo, sus intentos son en balde y no es capaz de aguantar más cuando Pammy la besa en los labios. Es en ese momento cuando le explica todo lo que le pasa. La reacción de Pammy es de incredulidad. Más que eso, no puede entender cómo es que nunca encuentra al hombre adecuado, y es que junto a Buck es muy feliz. Por eso amenaza a Tara con contarle sobre su visita, ya que este prometió que nunca nadie le haría daño.

Pasando al resto de la familia, el pequeño Marshall sigue sin estar convencido de lo que quiere, sexualmente hablando, y lo que menos se esperaba seguro que su amiga Courtney fuera tan activa en ese sentido. Porque si bien empieza confesando que tiene miles de preguntas sobre el sexo, no tardan en poner en práctica las primeras pruebas. Escondidos en la oscuridad que les proporciona el ensayo de una obra de teatro, deciden probar a masturbarse el uno al otro, a ver qué es lo que van aprendiendo.

Aprendiendo en la oscuridadAprendiendo en la oscuridad

Y mientras Marshall se divierte con su amiga, Kate regresa a ver a Lynda. Su visita es puramente profesional, ya que el cheque que esta le dio no tenía fondos. Sin embargo, un poco de hierba bien preparada hace que decida quedarse un rato más. Finalmente acaba probándose las ropas de la princesa Valhalla Hawkwind, y descubriendo una forma de vida que al parecer, le empieza a motivar más que la que lleva hasta el momento. Sobre todo en lo que se refiere a fumar hierba, afición a la que parece que no ha tardado en cogerle el gusto.

¿Me queda bien el rosa?¿Me queda bien el rosa?

Nos queda Max por ahí colgado, y es que tampoco nos ha dado mucho juego. Bueno, mejor dicho, ha decidido reservarse para el gran final. Max está muy feliz, todo le va bien, (piensa que) su mujer está curada, parece que a Marsh le gustan las mujeres y eso le agrada más, Kate está trabajando y se acaba de comprar una casa. Por eso no entiende que Neil le de tanto la brasa con que le ha timado Sully, un supuesto amigo que les iba a echar una mano con la obra de la casa. Hasta que pasa el tiempo suficiente como para que se empiece a mosquear por haber sido robado de una forma tan descarada. Pero aún quedaba el detonante final, la bomba del capítulo para la familia Gregson.

Deciden irse a patinar todos juntos en amor y compañía, como una gran familia que son, y mira qué cosas, que Pammy decide seguirles. Presa de un arrebato romántico, entra en la cabina del pinchadiscos y decide declarar su amor públicamente a Buck. Esta situación coge a todos de sorpresa. Los chicos, medio fumados que venían de casa, se lo toman hasta de guasa. Charmaine, que se siente un poco mal (pero poco, ¿eh?) por haber hecho que Neil se enterara de su compromiso de rebote, se lo toma también un poco como si no le importara. Y Max es el que explota. Lo único que le faltaba era enterarse no de que su mujer seguía enferma, sino de que le estaba engañando. Por eso, hecho una furia, se dirige a casa de Sully a pedirle su dinero. Cuando este le manda a casa insultándole, Max olvida que están celebrando el cumpleaños de su hijo y le mete una somanta de palos que lo debe dejar fino. ¿Y Tara? Tara no puede con la presión y deja que aparezca Buck de nuevo, el cual se mete en los baños de hombres roto por la situación también.

La verdad dueleLa verdad duele

Contadme, ¿qué os ha parecido el capítulo? A mí me ha parecido un poco medio de transición (y eso que solo es el tercero), y es que aunque pasan cosas, parece que no pasa nada. Todo se ha reducido a que la familia se entere de que Tara sigue enferma y creo que el resto de situaciones tampoco ha evolucionado lo suficiente o, por lo menos, que lo ha hecho muy despacio. Eso sí, es una delicia ver a Toni, como he dicho antes, haciendo gala de sus magníficas dotes interpretativas. Y es que pasar de una escena en la que intenta hacerse pasar por uno de sus álters y ser consciente de que no, que no lo consigue, a la escena final en la que simplemente cambia la cara y ya sabes que es Buck es una delicia.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review USoT: The Truth Hurts
Valoración

Categorías: Reviews Series United States of Tara Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »