Review USoT: Doin’ Time

¡Álters señora, tenemos álters! ¿Está cansada de su vida? ¿Le gustaría vivir nuevas experiencias? ¿Sentir que es otra persona? Sí, sí, sé lo que está pensando, que en el pasado esto era una enfermedad. Pero ya no más, ahora puede elegir el álter que desee y disfrutar de momentos únicos. Dispondrá de recuerdos imborrables. No he perdido la cabeza, tranquilos, es simplemente que este capítulo nos muestra uno de los nuevos detalles de Tara que vimos al principio y que va a darnos mucho juego. Vamos a comentarlo.

Por supuesto que estoy hablando de esa cena del primer episodio, cuando Tara, de pronto, vio a Buck delante de sus narices. Ya no era un álter que tomaba su personalidad, ahora además podía hablar con él. Y la aparición de Shoshana ha hecho que este nuevo evento tenga más importancia. Nos remontamos a hace dos capítulos, cuando Max, enfadado porque Tara le ha ocultado que seguía enferma, la toma son Sully, el compañero timador que le robó en la cara el dinero dólares para comprar cosas para las obras de la casa. Una paliza como esa no podía quedar impune, y es por eso que aparece la policía y se lo lleva a la cárcel.

Tara, que hace escasos minutos estaba “poseída” por la nueva personalidad, le sigue en su coche, pero de pronto Shoshana le habla desde el asiento del copiloto, haciendo que del susto, se salga de la carretera. Ese momento es aprovechado por esta terapeuta tan especial para psicoanalizar a Tara. Y aquí vamos con lo que decía. El que Tara pueda ver ahora a sus álters y hablar con ellos permite que Shoshana la trate. Que sea una buena terapeuta o no lo iremos viendo, pero personalmente creo que será la mejor, sin duda.

¿A que parecemos
gemelas?¿A que parecemos gemelas?

Esto lo pienso porque no deja de ser un personaje creado desde dentro de nuestra protagonista, lo que quiere decir que le será más fácil llegar a la raíz del problema, y quizás esta temporada, consigamos averiguar qué le pasó a Tara. Lo que le dice Shoshana es que seguramente la casa tenga algo que ver. Me aventuré en la entrada anterior a decir que habían vivido Tara y Charmaine en la casa del vecino, y enseguida en los comentarios me hicisteis ver que había ido muy rápido. Es bastante seguro que no hayan vivido ahí, pero lo que está claro es que hay algo en ella que primero, ha hecho que su problema vuelva a salir a la luz, pese a estar tomando las pastillas y de llevar tres meses sana. Y segundo, la está haciendo recordar cosas de su infancia que por algún motivo tenía escondidas. Pero no solo ella, Charmaine tampoco se acuerda, y así nos lo muestran cuando hacia el final del episodio le pregunta Tara a su hermana por Mimi (la mujer del anterior recuerdo que se parece extrañamente a Alice)y ésta asegura no saber de quién le está hablando.

Tara no es la única que lo pasa mal con esta nueva situación. Para Max es revivir otra vez los problemas de antaño, encima en un momento que se pensaba que las cosas no podían ir mejor. El pobre ha pasado de estar ilusionado porque su mujer estuviese bien, y por haberse comprado una casa, a perder dinero (aunque fuese poco) por culpa de un amigo/timador, a tener que hacer mucha obra en la casa (sobre todo con ese arreglo chapuza que le iban a hacer), a meterse en una pelea que le lleva a la cárcel, y a descubrir que su esposa, lejos de estar bien, está creando nuevas personalidades. El ver que encima el nuevo álter es la psicóloga que decía que la trataba lo deja todo aún peor. Por suerte en la cárcel no está mucho tiempo, pero eso no quita que siga enfadado aún porque Tara no llegó antes de que le soltaran, y eso que estuvo 3 horas. Para más inri, cuando está tomando unas cervezas con Neil, reconoce a Pammy, la camarera que está enamorada de Buck. Intenta chantajearla para que le deje, pero ella no lo acepta. Otro problema más para el pobre Max.

Que no es Buck,
que es TaraQue no es Buck, que es Tara

Por su parte, los chicos tienen también sus propios problemas. Por un lado, Marshall, que ya ha aceptado oficialmente que es gay, quiere romper con Courtney, pero al verla a punto de llorar no es capaz de hacerlo. Y Kate está preocupada porque Lynda no le ha devuelto las llamadas. El legado de su nueva amiga ha sido un vídeo clip que triunfa en youtube y una pequeña adicción a la hierba. Habrá que ver también donde nos lleva esto. Y la que tampoco tiene muy claro hacia donde va es Charmaine, que ha descubierto que el hijo que lleva en su vientre no es de Nick, sino de Neil. Ahora se da cuenta de que quiere casarse con Nick, pero prefiere estar con Neil. Lo que sabe seguro es que tendrá que decir de quien es el hijo, aunque aún no se siente preparada para hacerlo.

Bonita
estampa de buenos hermanosBonita estampa de buenos hermanos

Y encarando la recta final volvemos a tener una aparición estelar de Shoshana, la cual accede a escuchar (dice que no puede tratarle, aunque digo yo que lo hará) a Max. Este le dice que solo necesita a alguien con quien desahogarse, y que el que Tara no lo sepa, le ayudará bastante. Mal asunto amigo, que no sabías que Tara ahora se desdobla y está al tanto de todo. Así que ahí lo tenemos, a Max que va a empezar a hablar más de la cuenta y Tara que lo va a oír todo.

Parece que Max está empezando a superar ciertos límites de paciencia, y es que hay que entender que por muy comprensivo que sea, el problema de Tara está tomando una dirección que afecta cada vez más al núcleo familiar. Esperemos que las charlas que tenga con Shoshana no hagan más daño a esta relación.


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »