Review TWD: I ain’t a Judas

I ain't a Judas

Tras un capítulo agitado toca uno tranquilo, esto ya es una norma a la que nos hemos acostumbrado después de ver decenas de capítulos de decenas de series. Aunque puede haber algunas excepciones como en Homeland, serie con la cual I ain’t a Judas puede llegar a parecerse al situar a un personaje principal -en este caso Andrea- entre dos bandos opuestos.

I ain’t a Judas, frase que Andrea probablemente habrá pensado más de una vez a lo largo del episodio, se ha apoyado principalmente en los diálogos entre ésta y los distintos miembros de las dos comunidades entre las cuales pretende establecer un pacto. No hace falta analizar cada uno de ellos: Rick, el Gobernador, Milton y cualquier otro superviviente alegarán que el grupo contrario es el enemigo sin ningún tipo de duda. Y está más que claro que el que provocó esta rivalidad fue el Gobernador.

La posición de Andrea es totalmente comprensible. Aquel o aquella que no esté de acuerdo con su ideología verá como el personaje ha terminado de desperdiciarse por completo. Si crees que un conflicto solamente se puede resolver mediante la violencia, Andrea será insoportable. Pero el o la que sí que esté de acuerdo con Andrea pasará a tenerla como uno de los mejores personajes del reparto principal de The walking dead. Si piensas que hablar las cosas y encontrar una solución en un punto intermedio es la mejor opción, Andrea será la más sensata.

El problema es que ha sido un personaje que aparentemente iba mal encaminado durante siete capítulos de esta temporada pero que lo que en realidad ha ocurrido ha sido que todavía no había sido utilizado para esto. Por lo tanto durante varios capítulos, sobre todo en The suicide king, Andrea ha tenido casi el mismo papel y la misma incoherencia que cualquier otro habitante de Woodbury que, por cierto, personalmente me recuerdan a los extras supervivientes de Lost (un rebaño puro y duro).

Merle

Partiendo de la base que a nivel técnico The walking dead nunca fue una maravilla salvo por ese maravilloso Days gone bye dirigido por Frank Darabont, no sorprende que apenas encontremos imágenes que transmitan lo que siente Andrea, eje central de este capítulo. Aún así algunos planos parecen estar más elaborados de lo normal pese a no estar diciendo nada. Eso sí, destaca el último del capítulo, que encabeza la review, en el cual vemos a Andrea decidida a solucionar el conflicto entre la prisión y Woodbury con su rostro iluminado a medias e incluso bajo barrotes, representando como se siente, atrapada entre la espada y la pared.

Los diálogos, al ser el elemento al que más importancia se le ha otorgado, destacan por encima de conversaciones de otros capítulos que no aportaban absolutamente nada. Llaman la atención las escenas entre Rick y Carl, que poco a poco vuelve a aproximarse como antes y es curiosa la charla bíblica entre Merle y Hershel, aunque hay mejores maneras de empezar a redimir a Merle en lugar de hacernos creer que mientras estuvo en Woodbury se leyó la Bíblia más de una vez

La escena gore de I ain’t a Judas ha sido una de las más violentas de lo que llevamos de serie y seguramente a más de uno le habrá recordado al famoso flashback de American history X. Aquí vemos como Andrea amputa los dos brazos a un caminante para después destrozarle los dientes contra una roca. Lo vemos todo, no en vano el director del capítulo es Greg Nicotero, responsable de los efectos especiales y que ya ha dirigido más de un capítulo además de los webisodes. Lo que muy pocos se preguntarán es: ¿Qué diferencia hay entre hacerle esto a un vivo y hacérselo a un muerto viviente? Pues el segundo parece quejarse tanto como si le llegara a doler…

Caminante

En conclusión, el capítulo de esta semana ha sido un ejemplo de cómo tendrían que haber sido todos los “capítulos tranquilos” de la temporada pasada. Que no haya acción y que lo importante sean los diálogos no es nada nuevo, ni mucho menos, pero hacerlo conlleva una responsabilidad bastante grande como para mantener la atención del espectador y no hacer que este se aburra mientras se debaten de manera absurda temas completamente tontos y no haya nada en pantalla que sea digno de admirar. Un capítulo como este debe realizarse incluso con más cuidado que los demás y existen numerosos ejemplos en diversas series que no nombraré.

Teniendo en cuenta lo que le pasó a Dale en Judge, jury, executioner, también dirigido por Nicotero, sería ligeramente repetitivo que Andrea corriera el mismo destino por querer hacer lo más justo, sobre todo cuando por aquel entonces, ésta era más fría que ahora. Pero a no ser que en los próximos capítulos ocurra algo determinante, si Andrea se mantiene entre ambos grupos probablemente terminará muerta o a cargo de Woodbury y contra Rick, algo que no pinta mal pero que se tendría que justificar bastante.

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review TWD: I ain’t a Judas
3.6 (72.65%) 68 votes

Categorías: Reviews The Walking Dead Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »