Review TWD: Hounded

En Hounded, sexto capítulo de esta temporada, las historias de Rick, Andrea y Michonne continúan su curso y avanzan más de lo esperado. Manteniendo más de diez millones de espectadores en Estados Unidos desde su estreno, The walking dead está subiendo puestos semana a semana y prácticamente nos ha devuelto la confianza que hace exactamente un año le habíamos perdido.

Los tres personajes a los cuales se ha seguido durante el capítulo han sido Rick, Andrea y Michonne. Alternando cada uno de ellos también se han visto tres localizaciones y tres temas principales, actualmente pilares de la serie.

Con Rick, en la prisión, hemos tenido nada más y nada menos que locura. Locura por parte del protagonista, que no es lo mismo que ver a un secundario delirando y sepamos desde un principio qué es lo que está pasando. Tampoco es lo mismo que lo que le pasó a Daryl en Chupacabra ya que, dejando a un lado que aquello siempre será mejor olvidarlo, eso fue provocado por una insolación… por inanición… o por cualquier otra cosa. Tras la última escena de Say the word, Rick empieza a asimilar la muerte de Lori y a aceptar todo lo que ha ido ocurriendo respecto a muertes de supervivientes. Véanse por un lado las bajas de Amy (Vatos) , Jim (Wildfire) y Jacqui (TS-19) y por otro los asesinatos de Dave y Tony (Nebraska), Shane (Better angels) y Tomás (Sick).

Lo curioso y original es su manera de asimilar la pérdida de Lori y de, al mismo tiempo, recordar y aceptar a aquellas personas que han muerto, directa o indirectamente, siendo él el líder del grupo. La ilusión que Rick se crea tiene muchas reminiscencias de Silent Hill, pues haya sido inspiración o no comparte ciertos elementos con la franquicia de videojuegos japonesa. Un factor que como ya he mencionado más de una vez sólo se explota en el momento de mostrar caminantes es el sonido. Con Rick al teléfono hemos tenido una excepción y la escena en que éste habla con Lori se merece un aprobado alto en cuanto a sonido, pues sin los ruidos que se escuchan al otro lado del teléfono la cosa hubiese sido mucho más sosa y usual.

Se agradece que todo el misterio de la gente al otro lado del teléfono se haya solucionado en un capítulo, ya que en sí no aporta nada a la trama principal si no que forma parte del cómo Rick va a lidiar con la muerte de su esposa. Y esto empieza a terminar cuando coge a su hija, todavía sin nombre, en brazos. En teoría, lo triste es que Lori no ha tenido tiempo de recibir el perdón por parte de su marido y que lo más importante que éste le dice a su fantasma es “te quería”. Pero más triste es el papel de Carl en todo esto, pues cuando empezamos a recuperar el personaje del principio de la serie, vuelve a decepcionar al aceptar tan fríamente la pérdida de su madre. El momento fue duro, pero por mucho que recuerde las palabras de su padre y que haya rematado a Shane y a su madre, no puede ser lo suficiente fuerte como para estar tan pancho mientras Rick ni se mantiene en pie.

Michonne, en el bosque, está siendo cazada (de ahí el título del capítulo) por hombres enviados por el Gobernador. El tema de su parte en el capítulo es la supervivencia, tanto ante muertos como ante vivos. Simplemente quiere huir y consigue deshacerse rápidamente de ellos aportando la escena gore del capítulo y dejando a Merle solo junto a Guiguilogui o algo así. Una sola escena basta para enseñarnos, en un pequeño paréntesis, que lo último que Merle quiere hacer es alejarse demasiado de Woodbury, pues ya lo pasó bastante mal en Atlanta. Pero la sorpresa viene cuando, siendo Michonne testigo, Maggie y Glenn se cruzan con el hermano perdido de Daryl y éste se los lleva retenidos hasta Woodbury.

Una vez ahí, Merle conversa con el Gobernador y descubrimos que lo único que éste quiere ahora de Michonne es su cabeza, probablemente para añadirla a su colección. Ella, malherida, consigue llegar hasta la cárcel después de descubrir que estando cubierta de tripas y sangre los caminantes le ignoran, tal y como hicieron Rick, Glenn y los demás en Guts. Toda esta parte del capítulo da bastante aire fresco a tanta prisión y tanta ciudad, cosa que viene bien para variar un poco después de los pasados episodios. No es esencial variar la localización en cada capítulo, pues con eso también se perdería la sensación que vives los personajes acerca de asentarse permanentemente en un sitio, pero es positivo variar de tanto en tanto.

Y Andrea, en Woodbury, ha dado el paso final. Coincidiendo en todavía más cosas y puntos de vista con el Gobernador, ha empezado una relación amorosa con él. David Morrisey logra, en cada capítulo, encantarnos y hacer que olvidemos lo perturbado que realmente está su personaje. Pero si él y Andrea llegan a unirse más y ésta le comprende lo suficiente, ¿aceptaría ella sus problemas mentales? ¿Comprendería el asunto de las cabezas y su hija del mismo modo que aceptó el espectáculo nocturno de la ciudad? Es poco probable, pero posible. Aunque a este paso, en lugar de tener un antagonista pasaremos a tener otro protagonista con intereses distintos a los de Rick, algo similar a lo que hemos podido ver hace años en series de calidad como Oz o Lost.

El guión de Hounded adapta sucesos del cómic homónimo separados por mucho tiempo en la historia original y a la vez crea elementos completamente nuevos y sorprendentes como la relación entre el Gobernador y Andrea o la caza de Michonne. Dichos elementos están siendo bastante útiles y entretenidos, pues no están aislados de la historia principal y son bastante dinámicos para que, a pesar de tener ritmo lento, el capítulo no aburra. A diferencia de en otras series como Game of thrones la tercera temporada de The walking dead no es una adaptación fiel, si no que está basada en el original tomando los elementos necesarios para que las dos tramas principales vayan avanzando y no se estanquen ni se tenga que recurrir al relleno.

A dos capítulos de la mid-season finale, The walking dead está llevando una temporada en la que, por el momento, ningún capítulo sobra. Me atrevo a decir que ninguna escena sobra, algo que le faltaba a la serie para parecer más un producto de cadena de cable en lugar de una serie de televisión pública. Sinceramente, considero esto bastante importante ya que la gran mayoría de lectores de esta review (yo incluido) no habrá pagado por ver el capítulo. Pero esta serie es un producto por el cual tienes que pagar mensualmente para verlo, de modo que como espectador suscrito a AMC me hubiese molestado soberanamente tragarme la, una vez más, horrible segunda temporada habiendo pagado por ello. En cambio ahora no me arrepentiría.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review TWD: Hounded
4.2 (83.12%) 109 votes

Categorías: Reviews The Walking Dead Etiquetas: , , ,

91 comentarios

  1. […] 3×06 Hounded: Rick pasa página con la ayuda de su hija recién nacida. Michonne huye de las garras del Gobernador. Y Andrea empieza a sentirse muy cómoda en ellas… (Review) […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »