Review TWD: Chupacabra

Aquellos seres ajenos a spoilers, filtraciones, teasers, avances e incluso al cómic son los que más se preguntan dónde diantres están Merle o Norman y su hijo. Los que estamos más cerca de la serie en sí, pendientes de cada detalle, respiramos tranquilos ya que sabemos casi de sobra que las pocas sorpresas por haber serán previsibles. Pero esta vez hemos tenido una excepción a causa de un delirio. Con nombre de monstruo popular del folklore sudamericano tenemos la quinta entrega de la temporada. Y he aquí su review… Para romper un poco la rutina comenzaré recomendando un modo de avivar el visionado de cada capítulo de The walking dead. Eso sí, es esencial estar en compañía. Antes de empezar a verlo, haced apuestas sobre el número de muertos vivientes que aparecerán durante los cuarenta minutos. A simple vista parecerá algo estúpido, pero cuando estás esperando uno de esos capítulos en los que pasa algo y este no llega… pues se agradece.

Chupacabra no ha sido uno de esos. No ha sido un capítulo en el cual pasa algo, como se suele decir. Aunque también es muy fácil decir “en este episodio no pasa nada”, pero entonces, ¿qué sucede durante los cuarenta y pico minutos del capítulo? ¿Personajes sentados sin hacer o expresar nada? No, pero casi. Evidentemente pasan cosas, pero sólo un par de ellas aportan algo al desarrollo de la historia. De ahí esa sensación de que no ocurra nada y de que la serie vaya perdiendo más adeptos cada semana que pasa.

El protagonista del capítulo ha sido Daryl. O por lo menos la acción se ha centrado esta vez más en él. Yendo otra vez en busca de Sophia ha tenido una aventurilla delirante por el bosque provocada por una serpiente y un caballo asustadizo. Y tras unos largos minutos intentando salir de un pequeño arrollo ha empezado a tener visiones de su desaparecido hermano. Merle dice lo que muchos piensan: ¿Por qué, de buenas a primeras, ha pasado de ser malote y estar buscando a su hermano a ser tierno y desesperarse por Sophia? El defecto no está en la pregunta, que es justificable que en el fondo le reconcoma, si no en lo que comenté en la anterior review: Los guionistas han querido que la historia de Daryl vaya por este camino, pero sin justificar el primer cambio que ha tenido de una temporada a la otra.

De modo que durante un ratillo hemos tenido a Merle de vuelta al más puro estilo Lost. Aunque no es un fantasma ni nada así, simplemente una alucinación a causa de la poca alimentación y el mucho ejercicio dadas las condiciones postapocalípticas. Pero lo importante es lo que le dice, ya que no deja de ser fruto del subconsciente de Daryl. Así que en un plis plas tenemos a un Daryl medio loco, comiendo carne cruda y con orejas como trofeos, convirtiéndose en un caminante más. No es coincidencia que Andrea le confunda con uno de ellos: lo parecía tanto por fuera como por dentro.

Y podría haber terminado con un agujero entre ceja y ceja, lo que hubiese sido un giro de guión que hubiera despertado bastante el interés ante una muerte imprevisible a manos de un personaje, de momento, poco amenazador. Pero no. Daryl termina limpito y descansando en cama con un besito de buenas noches por parte de Carol. De manera que o esto ha sido otro paréntesis más que no venía a cuento o Daryl seguirá con las palabras de su hermano en mente y un punto de vista de Rick bastante peligroso para el grupo.

Mientras unos se debaten entre la vida y la muerte Glenn tiene dudas sobre el sexo femenino. Anda por ahí preguntándose cosillas de la vida y termina hablando con Dale en uno de esos diálogos tan característicos de The walking dead. Aunque es totalmente comprensible que esté en esa situación tras lo sucedido con Maggie y la posibilidad de que jamás vuelva a ocurrir. Pero lo mismo piensa ella y, evidentemente, vuelve a ocurrir. El problema viene cuando tras una lamentable escena de notitas Glenn elige el granero como lugar para llevar a cabo tan sagrado acto. Maggie podría haber abierto la nota mucho antes, incluso durante la cena. Pero si no, se va que no hay tensión, acción o algo de eso.

En el granero, Glenn descubre algo que huele muy mal por dentro y bien (o nada) por fuera: Muertos vivientes. Un número elevado de ellos que, si no os importa que lo diga, ayudó a un servidor a ganar la apuesta sobre cuántos saldrían en el capítulo. Hershel, Otis y los demás no han matado a ningún zombie. En su lugar, han ido encerrándolos en el granero que siempre salía en segundo plano y que tenía pinta de ocultar algo desde la llegada a la granja. Esto nos deja con otro cliffhanger que, una vez más, es posible confundir con un corte publicitario. Probablemente, entre tanto muerto, se encuentren algunos de los hijos –o incluso la mujer- de Hershel.

Y hablando de sus hijos, en Chupacabra vemos un poco mejor a la hija de Hershel y a su novio. No recuerdo su nombre ni creo que deba ser recordado, porque aunque sólo sean un grupo de menos de veinte personas, a estos dos se les ha dado el trato que se les da a unos extras que en cualquier momento aparecen y en cualquier otro desaparecen. Y con desaparecen me refiero a ser devorados por los mismos zombies que han ido escondiendo en el granero. No es spoiler, es previsibilidad.

El cold opening del capítulo ha vuelto a ser un flashback. Aunque esta vez no ha tenido relación alguna con el resto del episodio. Vemos como, entre el disparo a Rick y su posterior despertar en Days gone bye, Shane cuida de Lori y Carl junto al matrimonio de Ed y Carol y la hija de ambos. De camino a Atlanta un grupo de tres helicópteros bombardean la ciudad ante los atónitos ojos de toda la gente que se dirigía hacia ahí. Tengamos fe en que más adelante se retomará el papel de las fuerzas militares en la serie, porque si no, esta escena que  ha resultado entretenida y prometedora terminará siendo en vano como muchísimas otras.

Finalmente, Rick, Lori, Carl y los demás siguen como siempre. Sophia sigue como siempre. Casi todo sigue como siempre. Es evidente que en la granja no estarán mucho tiempo, pero ante la duda sobre si ese escenario iba a dejar de ser habitable en la season finale el año que viene o en el capítulo antes del parón para el cual faltan solamente dos capítulos, la respuesta cada vez es más obvia. Tendremos granja para rato.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review TWD: Chupacabra
3 (60%) 4 votes

Categorías: Reviews The Walking Dead Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »