Review TWD: Better angels

Penúltimo capítulo de la temporada para The Walking Dead, cuya recta final está siendo acelerada. Una penúltima entrega de manual, en el que se prepara el terreno para la finale de la semana que viene.

Finalmente, aquello que muchos ansiaban desde hace meses, ha ocurrido. Tras la muerte de Dale, ha sido Shane el siguiente en abandonar el mundo de los vivos. Sin tener en cuenta a Randall, claro. Probablemente ha tardado más de lo necesario en hacerlo, pero a las puertas de la season finale ha decidido tomar cartas en el asunto con Rick y, evidentemente, ha salido perdiendo.

Como suele ocurrir en la mayoría de series, cuando en un capítulo fallece un personaje principal se le suelen dedicar más escenas de lo usual o el episodio trata un tema relacionado con él. El mejor ejemplo lo tenemos en una serie que terminó hace un par de años y de la cual no se habló lo suficiente: Lost. Si en Jury, Judge, Executioner se hablaba del dilema sobre si ejecutar o no a Randall y Dale fue la imagen representativa de lo más racional, en Better Angels uno de los temas ha sido Carl y la nula educación que está recibiendo por parte de sus padres. De modo que, al ser Shane aquel que aportaba un poco de lógica al asunto, le ha tocado a él convertirse en caminante.

Evidentemente, esto no quiere decir que siempre que un personaje aporte algo de razón o lógica al grupo de supervivientes le toque morir. Con Dale fue más o menos algo así. Con Shane, Carl ha sido el detonante final para decidirse de una vez por todas a apartar a Rick, proteger a la mujer, educar al niño y poder ser el macho alfa de la manada. Como dije muchas reviews atrás, Shane ha sido un personaje, como muchos saben, cuya estancia en la historia de The walking dead se ha prolongado para dar más chicha al asunto del triángulo amoroso y a los conflictos entre personajes principales.

A estas alturas resulta inútil hablar del destino de Shane en la obra original, pues muchos habéis leído el cómic y otros tantos se han tragado ricos spoilers por parte de la buena gente que pulula por Internet. Pero más de uno estará de acuerdo en que lo que ha ocurrido en los últimos minutos podría haber tenido lugar en los dos últimos capítulos de la temporada pasada, de un modo más extenso, más creíble y omitiendo el prescindible arco de relleno del CDC. Aunque hay que destacar algo curioso: su transformación. Pese a que todos sabemos qué va a pasar, primero hay un fundido a negro y la siguiente se escena se abre y contiene imágenes intermitentes de primeros planos de muertos vivientes.

Como buen penúltimo capítulo, Better angels prepara el terreno para una season finale como debe ser. Aunque que de golpe y porrazo tantos muertos lleguen en un santiamén por un solo disparo pueda parecer exagerado, hay que tener en cuenta que se Rick y Shane se alejaron bastante de la granja, llegando a un valle con una luna llena muy bonica y enorme de fondo. También se puede coger con pinzas que Carl aparezca de repente ahí, sorteando a unos Glenn y Daryl a los que les cuesta mucho, mucho, mucho percatarse de lo que ha hecho Shane. Pero todo eso tiene un pase. Temía que Shane sobreviviera una temporada más, pero con lo sucedido en este capítulo (y el anterior) la serie está pasando de gatear a caminar. Esperemos que no se tropiece y se parta un diente…

Dejando a un lado la parte importante, en segundo plano tenemos a un T-Dog (en serio, me es inevitable reír cada vez que escribo o leo su nombre) el cual ha dicho tres o cuatro frases. Probablemente los guionistas lo hayan calentado un poquitín antes de dárselo como festín a los zombies. También está Glenn, que con tal de proteger a sus compañeros ha elegido distanciarse de Maggie. Obviamente, irá a corriendo a por ella la semana que viene.

Hershel por fin deja que los demás entren en su casa e incluso cede su dormitorio a Rick y Lori (aunque si no se deciden, el bueno de T-Dog se lo quedará). El cambio que ha sufrido a lo largo de la temporada ha estado mejor escrito que el de personajes como Daryl, a mi parecer. A raíz del incidente del granero y tras su recaída en la bebida junto con su rechazo a Dios, Hershel ha sido el nuevo Dale. Y digo que lo ha sido por que en un abrir y cerrar de ojos también será pasto de los muertos vivientes.

Todo esto hace que me entren ganas de apostar por ver quienes sobreviven y quienes no al ataque de los muertos a la granja. Por un lado, apuesto fervientemente por, además de los mencionados T-Dog y Hershel, Beth y el otro hijo que no habla. Por otro lado, me llama la atención que, aunque sea una serie de televisión, apenas me importe hablar de quién muere. Cuando, en teoría, la muerte tendría que o ganar mucha importancia o perderla por completo. O, en general, obtener un nuevo punto de vista. Pero no. The Walking Dead va a finalizar su segunda temporada y todavía no ha aportado ningún valor ni nos ha aportado algo. Por lo menos a mí.


Categorías: Sin categoría

164 comentarios

  1. […] 2×12 Better Angels: La guerra entre Rick y Shane encuentra vencedor. T-Dog tiene cuatro frases seguidas. Y los habitantes de la granja empiezan a creer que ese lugar ya no es seguro… (Review) […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »