Review TVD: We’ll Always Have Bourbon Street

Trabajos, estudios y demás historias me han impedido que hiciera la review lo antes posible. Imagino que ya tendríais (o no) ganas muchos de leerla; pues aquí la tenéis. Lo cierto es que cada episodio que pasa me reafirmo en que esta temporada no está teniendo el ritmo que tenían las anteriores. Eso no es malo, simplemente diferente. Confío en que de cara a la segunda mitad de temporada que iniciaremos en 2013 las cosas cambien y la serie aumente la velocidad. Mientras tanto, siempre nos quedará Bourbon Street.

En temporadas anteriores creo recordar que lo dije, y en esta no había tenido la ocasión de decirlo: me gustan mucho los episodios de flashbacks. Hacía tiempo que no había uno en la serie, y viendo el tema que ha tratado éste, era necesario hacer un viaje en el tiempo para comprender lo que sucede en el presente. El episodio ha tenido varias cosas interesantes, que sin duda me gustaría destacar.

Era obvio que Stefan trataría de encontrar una solución para la vinculación de Elena con Damon, y agradezco mucho que por una vez y sin que sirva de precedente, Bonnie no tenga nada que ver en la solución; ahora volveré al tema mágico. Ver a los hermanos Salvatore interactuar juntos en un plano diferente al de Elena me gusta, es decir, no es necesario que estén siempre pegados a ella, además que ahora siendo ella vampiresa ya no está absolutamente indefensa. Y gracias a ello, nos han mostrado algo más de la relación que compartían Stefan y Damon hace años, concretamente en la Segunda Guerra Mundial. También hemos vuelto a ver a Lexi, personaje que no hubiera sido mala incorporación a la serie, de no ser por Damon y su faceta de mala persona. Esta parte del episodio ha sido para mí, la más interesante, más que nada porque ha sido la que mas trecho de episodio ha abarcado, pero no por ello ha dejado de ser importante. Nos han dejado ya varias cosas claras: que ser engendrado por un vampiro es muy problemático y que romper ese vínculo no es nada fácil, por no decir imposible. Sino, que se lo digan a la pobre Charlotte (interpretada por Madeline Zima) que sabe el número de ladrillos que componen la ciudad de Nueva Orleans. Lo cierto es que no me ha gustado como han mostrado los efectos de ese vínculo. Vamos a ver, está claro que bueno no es, pero realmente lo han puesto peor que el que comparte Klaus con sus híbridos, cuando él por ser un vampiro original e híbrido tendría que compartir una conexión más fuerte y más difícil de romper (también hablaré de ello) que la que poseen un vampiro y uno nuevo. Es decir, en la cadena alimenticia (por llamarla de algún modo) los híbridos son seres superiores a los vampiros, y por tanto con mayor poder, con un vínculo que debería ser prácticamente inquebrantable. En cambio, el vínculo que ha compartido Damon con Charlotte primero, y con Elena después (que hacha está hecho) es más imposible de romper que el que tuvo Klaus con Tyler, que no le duró ni una temporada. La bruja a la que acuden los Salvatore se lo deja claro: la clase de magia para romper ese vínculo no es mala, es lo siguiente. Nadie en su sano juicio practicaría semejante magia oscura. Por lo tanto queda la opción de hacerlo sin magia, que es prácticamente como si fuera una ruptura por así decirlo. Las escenas que Damon ha tenido con Charlotte primero, y sobretodo con Elena al final han sido escenas con una carga emocional (en especial la de Elena) muy grande; Damon no ha tenido un episodio fácil, y el dejar a Charlotte no ha supuesto tanto como lo que tenía que hacer después; digamos que en cierto modo le ha servido como calentamiento, aunque la pobre Charlotte se ha llevado la peor parte claro. La escena de Elena es la mejor del episodio para mí, junto con otra que luego destacaré. Se nota cuando dos actores se compenetran perfectamente, y normalmente sus escenas suelen ser de lo mejor del episodio e incluso de la serie. La escena final del capítulo ha sido muy emotiva, difícil de interpretar y dura a nivel emocional. Un diez para Nina e Ian, lo han sabido hacer genial. Ahora la duda que nos queda a todos es simple: ¿qué hará Damon? ¿dejará a Elena tal y como le había prometido a Stefan, rompiendo así el vínculo? O ¿no la dejará y seguirá adelante con su relación pese a ese vínculo que existe? Algo que es clave en todo esto es lo que les dice la bruja en Nueva Orleans: un vínculo así sólo se crea cuando ya hay sentimientos previos a la conversión a vampiro. Por lo tanto, aunque él la deje, Elena seguirá queriendo a Damon. Yo al menos quería eso, que esos sentimientos previos que ella tenía por él fueran ciertos, es decir, que todo lo que nos habían mostrado no fuera producto de ese engendramiento y ya está. Después de esta breve reflexión retomo lo que he dicho antes: ¿qué creéis que hará Damon? Hagan sus apuestas… Yo por mi parte, creo que NO la va dejar. Ya veremos qué ocurre.

Sobre el flashback, a parte de ver los orígenes de la relación de Charlotte y Damon (si se le puede llamar así), y de Lexi haciendo de conciencia de Stefan, si que me ha gustado otra escena, muy interesante para que todos aquellos que sigáis/sigan estancados en la imagen del Damon canalla y sin corazón se den cuenta de que en realidad, no todo es blanco y negro; suele tender todo más hacia el gris. La escena en la que Lexi le dice a Damon que renuncie a ir a Egipto con Stefan sirve para mostrarnos que el mayor de los Salvatore, así como Stefan siempre lo ha querido y lo ha admirado, aunque parezca que los rencores que en el pasado pudieran tener, ha compartido ese sentimiento (por algo son hermanos). Cuando se da cuenta de que debe dejarle ir y anteponer sus deseos personales, Damon crece un poco más; madura hacia lo que es ahora. Digamos que ha tardado bastante en cambiar, pero lo importante es que probablemente ese sea el inicio del Damon actual; no es un monaguillo, pero tampoco un sádico, con el paso del tiempo, ha sabido encontrar ese término medio, y para mí, la puntilla para ese cambio ha sido Elena; su amor por la joven es lo que le ha hecho querer ser mejor persona de una vez por todas. Este flashback va por todos aquellos que tienen duda que no hay humanidad en Damon. Un aplauso.

Dejando de lado a los Salvatore y Nueva Orleans, volvamos a Mystic Falls, donde han tenido lugar una serie de acontecimientos cuanto menos destacables. Hablemos de Shane primero, luego hablaré de Tyler. Es curioso, porque aún no ha hecho nada muy relevante, a parte de ser jurado en Miss Mystic Falls e ir tramando un plan con Hayley y Bonnie, pero he hablado y dedicado más tiempo y espacio con él que con Matt por ejemplo. También es cierto que el pobre Matt no es que esté en el centro de la acción siempre. La respuesta a porque le dedico tanto tiempo es porque me encanta comerme el coco, teorizar acerca de los misterios o cuestiones que se nos plantean a lo largo de una serie. Parte de la gracia reside ahí ¿no creéis? Si os fijáis, desde que nos lo presentaron, han ido añadiendo detalles a su actitud que hacen que los que seguimos la serie empecemos a darnos cuenta de que éste trama algo. Partiendo de la base de que personaje intrigante que llega a Mystic Falls, personaje que oculta algo, fijaos: primero, nos mostraron que fue quien envió a Connor al pueblo, y que sabía bastante acerca de la marca del cazador; luego, su relación creciente con Bonnie y ese empeño suyo en recuperar la magia de la joven; después, la revelación de que estaba relacionado con el padre de April, y por tanto con el Consejo; más tarde con Hayley, ya que fue él quien le dio la orden de que empezara a romper los vínculos de los híbridos con Klaus. Como guinda, y si alguien dudaba de que este no es trigo limpio, la última aportación nos la proporciona la bruja de Nueva Orleans y Bonnie también. ¿Recordáis que os he dicho que la magia para romper el vínculo de Elena y Damon era de la peor? Pues bien, esa clase de magia tiene un nombre, y se llama expresión; curiosamente, la joven bruja está aprendiendo esta modalidad gracias a Shane y sus enseñanzas. Ahí lo tenéis, si alguien duda de que el profesor no tenía pinta de que ocultaba algo, que se os vaya quitando de la cabeza. Yo sigo manteniendo mi postura de que este tío es Silas, y que quiere recuperar su poder a través de la magia de Bonnie y supongo que utilizando a los híbridos para algún asunto turbio. Además, si os fijáis, al final del capítulo le dice a Hayley que aunque sus padres estén muertos no significa que no puedan volver a encontrarse. A mi eso me suena a necromancia, y si es así, la cosa puede ponerse muy fea. Veremos a dónde llevan este tema, pero promete y mucho.

Antes he mencionado que habían dos escenas que me gustaron especialmente del episodio. Una, la de Elena y Damon. He aquí la otra, la de Tyler y los híbridos. En la review anterior, hice una oda (por así decirlo) a la evolución que había experimentado el personaje de Jeremy en la serie. Pues bien, esta vez toca hacer la de Tyler. El otro día comentaba con una amiga que había cuatro personajes que, para mí, habían experimentado la mayor evolución de la serie: Damon, Caroline, Jeremy y Tyler. No sé si estaréis de acuerdo conmigo o no. La cuestión es que Tyler empezó siendo un personaje odioso, que personalmente tenía ganas de que alguien lo matara o que dejaran de darle importancia, sólo hacia que incordiar y molestar, y hacia un bulto innecesario. Gracias que los responsables de la serie no me hicieron caso, porque lo cierto es que el joven ha evolucionado gracias a las diferentes fases o transformaciones que ha ido sufriendo a lo largo de las tres últimas temporadas: primero como hombre lobo y su adaptación a ello, luego como híbrido al servicio de Klaus, y ahora como líder de la particular rebelión que han decidido poner en marcha los híbridos (lástima que todo esto no sea más que una estratagema de Shane, pero bueno, el paso está dado). La culminación de esa evolución ha sido la escena en la que se proclama líder de la manada, escena muy importante para el devenir de Tyler en la serie; ahora es el responsable de las vidas de aquellos que conforman la manada, su manada; quien nos lo iba a decir al principio de la serie, donde su mayor objetivo era putear a Jeremy. Muy bien Tyler, un aplauso por el camino recorrido. Postdata: han tardado muy poco en romper los vínculos de todos los híbridos, ¿no os parece?

Eso es todo por esta review, recordad que el próximo episodio que se emita, el 4×09, será el último antes del parón navideño, y la serie volverá con más en 2013, que está a la vuelta de la esquina. ¡Un saludo a tod@s y gracias por estar ahí!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »