Review TVD: The Rager

Todas las transiciones son difíciles, no hay ninguna situación en la que se pase fácilmente del punto A al punto B sin tener problemas o circunstancias no tan deseables entre esos dos puntos. A The Vampire Diaries creo que le está ocurriendo algo así. La estructura de la serie estaba definida en temporadas anteriores, pero tras el final de la tercera se abrió un nuevo abanico de posibilidades ante los responsables de la serie, y ahora tienen la tarea de reorganizar la serie y encontrar una nueva forma de reconducirla y propiciar que el éxito siga presente en la serie. Pasad y comentamos lo acaecido en este episodio.

La transición que sufre la serie se puede resumir en diferentes puntos, como por ejemplo el cambio de Elena de humana a vampiresa, el papel de Klaus en Mystic Falls o la introducción de nuevas tramas, como la de un nuevo villano. En referencia a Elena, como dije en anteriores reviews y como todos suponíamos, el proceso de adaptación de la joven está teniendo sus altibajos, y nos los iban a mostrar con más detalle del que nos ofrecieron cuando ocurrió la conversión de Caroline, por ejemplo. Ella todavía es primeriza en todo lo referente a su nuevo status, sobre todo en lo relacionado al control de sus sentimientos, algo que han explotado de sobremanera en este episodio, al ponerle delante a la responsable de su muerte como es Rebekah. Esta parte del capítulo no me ha gustado nada, no creo que la mejor forma de llevar la transición de Elena sea enfrentándola cada vez que se vean con la original; las escenas de la fiesta de Rebekah me parecen bastante inútiles para la trama, las veo completamente insustanciales y creo sinceramente que como no le encuentren algo útil para la original, pienso que puede llegar a convertirse en una carga para la serie. Pero hablaba de Elena. Lo cierto es que admiro a Stefan. No lo digo para hacer la gracia, es la pura verdad; admiro todo lo que ha hecho para dominar su sed de sangre y tratar de ser mejor persona para con el mundo y con él mismo. Pero lo que trata de hacer con Elena me parece un error importante, ya que la joven necesita pegarse un festín, necesita dar ese giro hacia su nuevo ser y lo necesita la serie. Lo de darle sangre de ciervo, ardilla y conejo déjalo para los de Sangrientos Anónimos; Elena tiene que evolucionar como personaje, y para hacerlo, debe abrazar su nuevo yo y para ello, debe hacer lo que tendría que haber hecho desde el primer momento: hacer caso a Damon, y dejar de beber de Matt, que al pobre le va a dejar para el arrastre de tanta sangre que ha bebido de él. Damon debe dirigirla para que veamos realmente a una nueva (y esperemos que mejorada) Elena Gilbert. Por cierto, la sangre de Damon que ella bebió ya sabemos que efecto tiene, y desde luego, entiendo por que Stefan estaba cabreado con el hecho de que bebiera de su hermano. Parece que Damon está metida en su cabeza, lo quiera o no, y ya veremos hacia que deriva eso. Pero me gusta. Por cierto, la escena de la moto me abstengo de comentarla.


En otro orden de cosas, toca hablar de Klaus.
El que había puesto las cosas complicadas e imposibles a nuestros héroes en la anterior temporada ahora parece que se ha quedado sin faena. Nada más lejos de la realidad. Yo sinceramente confío en que puedan reconducir su papel hacia algo positivo, porque Klaus siempre me ha parecido un buen personaje y la interpretación de Joseph Morgan cuanto menos correcta. Pero no sé hasta que punto me gusta la idea que creo que se les está ocurriendo a los responsables de la serie, que es crear otro triángulo amoroso, el formado por Caroline, Tyler y él, y que podría llegar a considerarse un cuadrado si introducimos aquí a la recién llegada Hayley, interpretada por Phoebe Tonkin, que algunos conoceréis por su paso por la ya cancelada The Secret Circle. Tal y como está la trama me parece bastante exagerado por no decir incongruente que ahora Caroline corra a los brazos de Klaus ante la aparición de la loba, y no me parecería el paso adecuado a dar en la serie para todos ellos. El híbrido debe tener un objetivo de mayor importancia más allá de tratar de romper la relación de Tyler y Caroline. Algo que ha parecido que cobraba fuerzas en este episodio es la posibilidad de que una fuerzas con los Salvatore y compañía para hacer frente a las amenazas que puedan acechar en Mystic Falls, pero yo pienso que tal y como termina el episodio está claro que aunque pueda parecer eso en momentos determinados, dudo que Klaus esté alguna vez en el bando de todos ellos; él está en su propio bando, y los demás no le importan mucho, tal vez algo más Caroline, pero hasta ahí. No dudo que tiene su propio plan formado, y los demás no son o serán cooperadores, sino fichas de esa idea que tenga.

Sólo hay que ver lo ocurrido con el cazavampiros recién llegado, Connor Jordan. El que parece ser el nuevo rival para nuestros protagonistas ha estado muy cerca de perecer, ya que los esfuerzos conjuntos de todos ellos (incluidos los de Klaus) han hecho creer al espectador que la amenaza había sido neutralizada. Nada más lejos de la realidad, ya que ha sido Klaus el que le ha salvado, entrando lo que había dicho antes de que este parece tener un plan a parte del que puedan tener el resto. Le ha salvado por el famoso tatuaje que vio Jeremy y que nadie más puede ver, tan sólo cazadores o proyectos de cazadores y es que según Klaus este forma parte de los llamados Los Cinco (no los de las novelas de Enid Blyton) y por ahí aparece algo que seguro que será de interés en los futuros episodios. No me gusta un pelo que Klaus le haya salvado (de una forma un tanto peliculera, por cierto, pero dejaremos pulpo como animal de compañía), más que nada porque si alguien como Klaus salva a una amenaza como podría ser el tal Connor, no puede traer nada bueno consigo. Y todavía queda latente lo que dijo el pastor Young en su carta, aquello del mal que se avecina, un mal bastante serio. Tengo curiosidad por saber de que se trata, porque opino como Damon, ¿qué puede ser peor que el amigo Klaus? Permaneceremos atentos. Y también quiero que Connor siga vivo y que no le pase como a algunos de sus predecesores, asesinados por los Salvatore y cia a los pocos episodios; pienso que puede aportar cosas a la serie, sobre todo a raíz del descubrimiento de que pertenece a los llamados Cinco, a ver con qué nos sorprenden.

Por esta semana es todo, veremos en qué deriva que Damon coja las riendas de la enseñanza de Elena como vampira, y a ver si la trama de los cazadores cobra fuerza de cara a los próximos episodios, pero sobretodo, que la serie vuelva a coger ese ritmo vertiginoso que tanto nos tenía acostumbrados. ¡Un saludo a tod@s!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »