Review TVD: O Come, All Ye Faithful

klaus portada

El retraso en esta review está perfectamente planificado; es decir, sabía que el parón iba a durar cerca de un mes, y creí que una forma de que todos hiciéramos memoria sobre lo que había pasado en el episodio con el que despedimos 2012 sería retrasar la review hasta que quedara bien poco de esas semanas de pausa. Es una forma, cada uno puede pensar lo que quiera: yo lo he creído así oportuno por diferentes motivos. Sin más rodeos, entremos a valorar el noveno de esta cuarta temporada de The Vampire Diaries.

En la anterior review destaqué la figura de Tyler, personaje que ha experimentado un gran cambio desde que empezó la serie. Pues bien, el joven Lockwood, junto con su manada de híbridos tienen un plan para acabar con Klaus y liberarse completamente. Me alegro que no saliera bien; no por nada, sino porque la serie gana más con Klaus en ella, pese a que su papel está un poco desubicado en esta temporada. Me gusta Klaus, y sólo contemplaría que desapareciera por algo muy gordo que ocurriera en la serie, no sé que podría suceder pero tan sólo lo aceptaría así… Aunque claro, mientras escribo esto recuerdo que no pueden matarlo porque acabarían con sus vidas. Nada, reflexión inútil. Algo que hemos visto a medida que Tyler iba hilando su plan, y Stefan el suyo, son unas escenas más de Klaus y Caroline interactuando. Si os soy sincero, estos dos juntos no me gustaban nada al principio, porque lo cierto es que para acabar con alguien como Klaus sería caer muy bajo, es el malo malísimo. Pero tengo que reconocer que a medida que interactúan capítulo tras capítulo, e intercambian momentos (algunos de los cuales muy buenos) me va pareciendo menos descabellado la idea de que pudieran acabar juntos. Es una posibilidad muy remota, y con la que los responsables de la serie están jugando, y que tal vez sólo sea para cubrir minutos. Aunque nunca se sabe. ¿A alguno le gustaría que terminaran juntos? Comentad, comentad.

Lo cierto es que me ha sabido mal por Tyler en este episodio; primero porque había alcanzado una posición de poder, que como tal, conllevaba una responsabilidad y en cuestión de minutos, todo se ha ido al traste; segundo, porque aquella persona en quién confiaba más (a parte de Caroline), que no es otra que Hayley, le traiciona. Nosotros sabíamos que ella tenía un trato con Shane, pero lo que me ha sorprendido (a mí por lo menos) es que vendiera a Tyler y al resto de la manada a Klaus, al menos es lo que se deduce de su encuentro en la plaza del pueblo, ya que la escena siguiente, tras soltarle un monólogo a Stefan sobre lo solos que estamos todos al final, se ha puesto a cortar cabezas a diestro y siniestro como si acabara de fichar por Spartacus, acabando con toda la manada salvo con Tyler, que ha logrado huir. Y por último, me ha dado pena Tyler porque como colofón a la matanza que ha llevado a cabo el original, ha asesinado a la madre del joven Lockwood. Sobre la muerte de esta, sinceramente podría considerarse que era el personaje que menos aportaba a las tramas que se desarrollan a lo largo de estas últimas temporadas, por lo tanto era prescindible. Pero si que querría destacar algo sobre esta muerte: ya no quedan muchos humanos en el elenco principal, y no sé hasta que punto eso es bueno. A ver, está claro que era secundaria y que antes como secundario está Matt, por ejemplo, pero también es cierto que en una serie donde lo sobrenatural abunda en demasía, tener algunos cuantos humanos tampoco está de más. Así a bote pronto, humano puro 100% ahora mismo tenemos al ya mencionado Matt, a April y a la madre de Caroline. El resto o vampiros, o híbridos o hombres lobo; no me olvido de Jeremy, pero yo no le considero humano al completo, ya que la temporada pasada podía ver a los muertos, y en esta temporada, con el hecho de pertenecer a la estirpe de los cazadores ya ha dejado un poco atrás esa parte humana, al menos en mi opinión. En resumen, personaje prescindible, pero si hubiera algún humano más no pasaría nada.

carol

Si nos alejamos de Mystic Falls, yendo hacia la casa del lago de los Gilbert, nos encontramos al resto del elenco, enfrascados en una misión para que Jeremy frene esos instintos asesinos hacia Elena. La trama de este peculiar grupo reunido a orillas del lago me ha gustado, pero quizá en este episodio me haya llamado más lo ocurrido en Mystic Falls. No obstante, nos han dejado diferentes avances en la trama que toca mencionar. El primero de ellos es el concerniente al problema de Jeremy, que el pobre cuando no está metido en un problema se encuentra con otro. La resolución de esas necesidad de asesinar si, si o también a su hermana la han conseguido llevar a cabo dos personajes que en esta temporada son uña y carne: Bonnie y Shane. El método para no matar a Elena me parece curioso, centrar todos esos sentimientos en otro lugar, en otra persona; decidir no dejarse llevar por los impulsos y centrarse en otros aspectos positivos y en este caso, esa “constante” es Bonnie. Me alegro que por fin le hayan encontrado utilidad a la joven bruja, pero insisto, su importancia en la serie no puede ser que se reduzca a ser la forma de que Jeremy no mate a Elena. Para todos los poderes que ha abarcado y abarca, que una bruja se dedique a eso me parece absurdo. En mi opinión, siguen sin encontrar la forma de aprovechar su personaje, además destaco la necesidad de repartir el peso mágico de la serie, ella sola me parece muy poca cosa para todo lo que ha hecho. El lado positivo de todo esto es que Jeremy ha frenado sus ansias de matar, aunque me parece que esta medida es un poco parche, ya veremos si no vuelve a saltar todo otra vez.

solucionado

Otra de las cosas que nos han mostrado es otro fragmento más del personaje de Shane. Algo que, o bien no entendí desde el primer momento cuando lo contó en la exposición, o no lo contó entonces: en la historia de Silas, no hay dos partes, hay tres. Él, su amada y su mejor amigo, que la mató por celos y enterró vivo al primero antes de que pudiera revertir el hechizo de inmortalidad que recaía sobre él. Y aquí es donde mi teoría y la de muchos de vosotros, cambia de perspectiva. Después de escuchar la conversación que mantienen en la casa Elena, Damon y Shane, creo que el profesor no es Silas, sino su amigo que lo enterró vivo. La opción no es descabellada, y tampoco desentonaría tanto con la primera teoría formada. Obviamente, la idea de que él fuera Silas quizá era más atractiva, pero esto puede dar también su juego. Él se vende como aquel que les guiará hasta la cura, y que su interés es más que nada probar que existe el mito. Mirad, me niego a creer que este profesor no es más que eso, es decir, un hombre corriente interesado en mirar en la boca del lobo para descubrir los secretos que guarda el tal Silas. Me niego porque si así acaba siendo, me parecería una broma de mal gusto, porque ya que nos están introduciendo el personaje poco a poco, dando detalles sobre que no es quien dice ser, haciendo tratos con unos y con otros… que finalmente resultase ser un tipo normal y corriente, curioso, pero humano, sería algo lamentable. Ojo, la función de nexo hacia Silas y la cura la habría cumplido a la perfección, pero les pido a los responsables de la serie que no sean tan simples y que realmente este tío sea el amigo de Silas, otro brujo inmortal y que con él que está bajo tierra armen una buena en Mystic Falls cuando lo desentierren. Porque esa es otra, para desenterrarlo se supone que un requisito es el sacrificio de los híbridos que propicia Hayley y del que Tyler se ha librado por los pelos. ¿Qué clase de brujo esperas desenterrar llevando a cabo semejante matanza? Ya te digo yo que uno muy amable no.

shanelena

Y por supuesto no me voy sin hablar del triángulo amoroso, que pese a no haber sido la trama central del episodio si que nos ha dejado un avance destacado. Por fin Damon ha sido capaz de dar ese paso que todos los fans de Delena no querían, y que yo tampoco quería, que es romper ese vínculo que tiene con la joven. Yo me acojo a la conversación que mantuvieron con la bruja en Nueva Orleans, donde les dijo a los Salvatore que esos vínculos tienen su origen en un sentimiento previo, no nacen de la nada. Por lo tanto, aunque él haya “roto” con ella, esos sentimientos siguen ahí, latentes, pero están ahí. Y dado que se ven cada dos por tres, me niego a creer que la relación de ellos dos acabe en este episodio. Además, está clarísimo que van a seguir jugando con ese triángulo, ya que unos de los pilares sobre los que se asienta esta serie son las idas y venidas que pueda experimentar el trío protagonista. Y encima ahora Stefan se ha enterado que Elena y Damon han compartido algo más que el piso. ¡Por cierto! No lo comenté en su día porque se me pasó, pero me parece muy fuerte de que al cortar con Stefan y al no poderse quedar en su casa porque Jeremy estaba amenazando su vida, Elena coja sus cosas, se las lleve a casa de los Salvatore y prácticamente eche a Stefan, cuando el perjudicado en todo esto es él. En fin, una incoherencia un tanto llamativa, pero vamos, no pasa nada.

Uno de los deseos que pido para este 2013, es que la serie recupere su mejor versión. En estos episodios de la cuarta temporada hemos visto que a la trama le está costando arrancar, y deseo y espero que recupere el nivel que viene caracterizando a la serie en temporadas anteriores y las tramas importantes cobren fuerza esta vez sí. ¡Un saludo a tod@s y feliz año! ¡Nos vemos en la próxima review!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »