Review TVD: Memorial

A muchos la premiere les dejó con sensaciones encontradas; a unos les gustó (soy de esos) y a otros les pareció que a la serie se le podría exigir algo más. Aún así, yo tenía claro que a no mucho tardar la serie recuperaría el nivel, y entonces si que gustaría a propios y extraños. Pues bueno, dicho y hecho. En este segundo capítulo nos han ofrecido un entretenimiento de gran nivel. La cosa pinta bien, sobretodo si sigue la línea de este episodio, y si tienen en cuenta diversos casos, como el de Klaus o Bonnie. Dicho esto, pasemos al contenido.

Elena y su conversión a vampiro estaba claro que iba a ser, es y será uno de los puntos fuertes de esta nueva temporada. Creo que hablo en nombre de la mayoría cuando digo que ninguno esperaba una transición y una adaptación placentera para la joven Gilbert, cosa que ha quedado probada en este segundo episodio. Para empezar, no le ha sentado bien ningún tipo de sangre que bebía, ni la de Bambie (pobrecillo), ni la de vampiro (luego hablaré de Damon), ni tampoco la sangre envasada del hospital. Como bien indica Damon (estupendo una vez más), necesita beber sangre humana para completar el proceso y poder ser capaz de controlarse poco a poco. Ese primer paso queda claro tras repetidas devoluciones de las diferentes formas de sangre que la joven bebía, que ha llegado un punto del capítulo que era hasta desagradable. Algo que me ha gustado de todo este proceso ha sido la interpretación de Nina, que para mí, ha transmitido muy bien las dificultades que conlleva ese proceso, y desde luego, quedaba claro que en esta ocasión, al contrario que en el caso de Caroline, nos iban a mostrar más al detalle la dura travesía que soporta el que se encuentra en esta situación. Si a eso le añadimos que Elena es una personal especialmente emocional, y que desde que empezó la serie nos han dicho que al convertirse en vampiro, todos los sentidos y sentimientos se acentúan, Elena es una bomba de relojería, porque sin autocontrol todavía es capaz de echarse a llorar a la mínima de cambio por algo que para la gran mayoría de la gente no implica nada importante, como de atacar o lanzarse a por alguien en caso de verse necesitada. Que haya sido Matt quién se ofrece para que beba su sangre me ha parecido un gran gesto por su parte, ya que el pobre cargará con el hecho de que Elena sea una vampira toda su vida, y que él trate de compensarla de alguna forma me parece de lo más correcto. No sé que me da, que llegado el caso, si Elena estuviera en grave peligro a lo largo de la temporada, él sería capaz de dar su vida por salvarla y así compensar. No sé, igual me equivoco, pero tengo esa sensación.

Dije la semana pasada que el suicidio colectivo de los del Consejo tenía pinta de que sería una maniobra para atraer a los pesos pesados a acabar con la amenaza de Mystic Falls para sus intereses. Pues bien, en este episodio nos han presentado a un cazador que tiene pinta de ser un duro rival para nuestros héroes, Connor Jordan, tatuado con algo que sólo Jeremy puede ver, algo cuanto menos curioso. No puedo evitar pensar mientras escribo esto, que también nos han ido presentando a rivales cazadores a lo largo de la serie, y si duraban 5 capítulos ya se podían pegar con un canto en los dientes. Espero que esta vez, dure algo más, tengo ganas de que los humanos les planten más cara que otros seres sobrenaturales, como Klaus, por ejemplo, que no sé vosotros, pero no le he echado en falta en absoluto; una muestra más de que la serie puede pasar sin el súper híbrido. Es más, preferiría que volviera a aparecer Katherine, un encuentro entre ella y Elena sería la mar de interesante. Otra cosa que merece la pena destacar del capítulo es que a Bonnie, el uso de la magia oscura le ha pasado factura, ya que en cada simple hechizo que lleva a cabo, por insignificante que sea, las brujas le recuerdan lo que le hizo a su abuela. Por fin los actos de la joven bruja tienen sus consecuencias, a ver si se está quietecita. Pero sigo pidiendo a gritos un brujo/a con el que la joven comparta responsabilidad mágica.

Los hermanos Salvatore, vaya dos. A muchos les caerá mejor Damon, y a otros les caerá mejor Stefan (si es así, por favor, daros a conocer porque yo tengo dificultades para encontraros). Yo sinceramente, ni uno me parece lo mejor de lo mejor, ni el otro tan horrible como lo pintan. Pienso que Damon es mejor personaje que Stefan, pero este último no me disgusta para nada. ¿Qué hay cosas discutibles acerca de sus decisiones o su comportamiento? No digo que no. Pero realmente, ¿qué personajes de series no tienen sus defectos? Yo a Stefan lo entiendo, comprendo que trate de evitarle a Elena el hecho de que pase todos esos momentos de dificultad y problemas que él atravesó años atrás. Por eso, entiendo que trate de enseñarle a Elena cómo sobrevivir sin hacer daño a nadie, llevar una dieta sin necesidad de convertirse en una asesina y que tenga que cargar con eso durante largo tiempo. Sin embargo, en este caso no es lo correcto Stefan, porque ella debe pasar por eso, beber sangre humana caliente, así que comprendo que en este caso Damon tenía razón. Aún así, repito, entiendo los intentos de Stefan, incluido el puñetazo que le pega a Damon tras enterarse de que ella bebió su sangre. Un apunte antes de continuar: me gustaría ver a Elena llegar al extremo de acabar con alguien; quiero ver las consecuencias de esa acción, porque si Caroline mató a alguien, ahora que no nos dejen a Elena sin matar a nadie tan sólo para que la pobre se libre; debe hacerlo, lo considero un paso fundamental para su evolución como personaje, para bien o para mal.


He dejado claro antes que Damon me parece mejor personaje que Stefan
. Digo más, en muchas ocasiones, creo que es la voz de la razón en la serie. Para mí, es el único que tiene las ideas claras de todos los personajes que aparecen en TVD, y en este episodio lo ha vuelto a demostrar. Primero, advirtiendo a Stefan de las consecuencias del intento de dieta equilibrada que trata de inculcarle a Elena desde el primer momento; posteriormente nos lo demuestra la joven acudiendo a él en lugar de Stefan para que le ayude a solventar su situación, bebiendo la sangre de él en primer lugar (escena cuanto menos interesante, esa cara de Damon es para enmarcar) y luego de la sangre del hospital. Pero en ambos casos es a él a quien acude para que la ayude. Y es más, es el único que tiene claro junto con Tyler (aunque este porque se convierte en la diana del episodio) que hay que ir a por el caza vampiros cuanto antes y dejarse de homenajes con lamparitas, como hacen al final del episodio ellos. En este caso estoy con él, me sobra todo eso, salvo para Elena, a la que creo que le vendrá bien darse cuenta de que la chica que era ya desapareció y que debe aceptar cuanto antes. Algo que ha sido genial ver en este capítulo es como Damon homenajea a su amigo, puede que al único que ha tenido, Alaric. Primero, con la constante insistencia que tiene al obligar a unos y a otros que dejen un hueco libre donde el profesor de historia se sentaba con él en el Grill; y después, al mostrarnos esa escena final, donde el joven Salvatore habla enfrente de la lápida de su amigo, escena que merece la pena recordar, y que os dejo a continuación:

Enorme Damon. Y por cierto, ¿esa aparición de Alaric, creéis que significa algo? ¿o simplemente es esporádica, sin mayor importancia? Sea como sea, volverle a ver ha sido genial.

Tengo ganas de ver que nos depara el próximo episodio, pero para ello habrá que esperar unos días. Entretanto, id comentando la review y así apaciguáis las ganas de volver a ver a nuestros héroes un tiempo. ¡Saludos y gracias por estar ahí!

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review TVD: Memorial
5 (100%) 3 votes

Categorías: Reviews Series The Vampire Diaries Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »