Review True Detective: The Western Book of the Dead

main

Desde luego, no era un trabajo fácil. Si el año pasado, antes de su estreno, True Detective ya tuvo que enfrentarse a un hype desmesurado ante el que, sin embargo, salió airoso, el reto que se planteaba con este episodio era aún mayor: sobrevivir al fantasma de su propio pasado. La segunda temporada de lo que se convirtió, para muchos, en una serie de culto desde su propio estreno (no vamos a entrar a juzgar aquí hasta qué punto esto es acertado o no) se presenta con el hándicap de querer estar, como mínimo, a la altura de la anterior. ¿Promete eso este primer episodio? Vamos a verlo…

Supongo que es de rigor comenzar por los propios títulos de crédito. Visualmente, el estilo es muy parecido al del año pasado, con la superposición de imágenes, sombras y siluetas. Sin embargo, los colores de este año son algo más vivos, con un claro predominio del rojo que, en algunas imágenes tiene un directo referente sexual, y en otros recuerda al tono y la textura de la sangre.

En cuanto a la música, he de reconocer que me decepcionó un poco la primera vez que la escuché. Aunque siempre alegra escuchar a alguien como Cohen en televisión, supongo que me había acostumbrado al country de Far From Any Road. Sin embargo, tengo que decir que, tras escucharla varias veces más, este Nevermind me ha conquistado del todo.

Además, no me cabe la menor duda de que, como en la primera temporada, la intro estará plagada de detalles que sólo iremos comprendiendo a medida que avance la trama. Y entre ellos se encuentra la letra de esta canción. Así que atención al contenido: “No me atraparon, aunque muchos lo intentaron. Vivo entre vosotros, bien disfrazado. Tuve que dejar mi vida atrás. Cavé algunas tumbas que jamás encontraréis. La historia se contó con hechos y mentiras. Tuve un nombre, pero no importa…” Si lo que pretendían era atraparnos con esta cabecera, está claro que lo han conseguido.

01

Por lo demás, quizás nos ha llamado la atención el hecho de que McConaughey y Harrelson sigan apareciendo como productores ejecutivos (quizás para compensar en cierto modo la inversión que ambos hicieron en el proyecto de cara a la primera temporada), y, como ya sabíamos, la desaparición del nombre de Cary Fukunaga (algo que, me temo, echaremos de menos). Por suerte, contar de nuevo con la mano de Pizzolatto como hilo conductor de toda la temporada nos ofrece grandes garantías.

Sé que hasta ahora prácticamente todo lo que he comentado lo he hecho usando la comparación con la temporada anterior. Y creo que eso debería acabar aquí, por el bien de la serie. Obviamente, es imposible no acordarse de la primera temporada (especialmente cuando la propia serie es la que nos introduce varios guiños muy descarados). Pero todo paralelismo más allá de eso sólo nos llevará a establecer comparaciones que, seguramente, únicamente perjudicarán a la nueva historia.

Como ya sabíamos, tenemos nueva trama, nuevo contexto, y nuevos personajes. Y este primer episodio ha servido para presentar a nuestros protagonistas e indicar, grosso modo, hacia dónde se puede dirigir la trama este año.

Hasta donde hemos podido ver, pasamos del dueto protagonista a un coro a cuatro voces, en el que sólo tres parecen corresponderse con la etiqueta de “detective” que nos promete el título, mientras que el cuarto, por ahora, se sitúa al otro lado de la ley.

02

El primer personaje que nos llama la atención – y en el que más se ha centrado este episodio – es el de Ray Velcoro (Colin Farrell), un detective marcado por un duro evento del pasado: la violación de su mujer por unos criminales que nunca llegaron a detener. Este hecho, por supuesto, ha marcado toda su vida tanto en lo personal (un divorcio inminente y un hijo que probablemente no es suyo) como en lo profesional (a raíz de aquello contrajo deudas con Frank Semyon, como comentaremos más adelante). Como consecuencia de ello encontramos en Velcoro a un personaje lleno de contradicciones y muy atormentado, que sin duda nos proporcionará escenas muy llamativas esta semana.

Si bien yo no tenía muchas expectativas puestas en Colin Farrell – al que veo un poco limitado -, sí que tenía mucha curiosidad por ver qué tipo de personaje interpretaría Vince Vaughn. Frank Seymon, como decíamos antes, no es precisamente un representante de la ley. Por lo poco que hemos podido ver, da la impresión de que este personaje ha pasado en apenas una década de ser un criminal sin importancia a un auténtico mafioso, que ve peligrar su imperio con el evento que cierra el episodio. Supongo que necesitamos ver más de este personaje para observar su auténtico carácter, ya que hasta el momento no hemos tenido la sensación de que sea alguien realmente peligroso, como se supone que lo será.

En una serie predominantemente masculina en lo que a protagonismo principal se refiere, Ani Bezzerides (interpretada por Rachel McAdams) se presenta como una mujer dura en su trabajo, como contraposición a una familia totalmente disfuncional con la que no quiere identificarse pero de la que le resulta imposible desvincularse. Esperemos que este personaje no caiga en el estereotipo de mujer dura que tantas veces hemos visto, y que nos ofrezca algo más novedoso.

Por último, el cuarteto protagonista se cierra con Paul Woodrugh (Taylor “Riggins” Kitsch), un joven exmilitar que, ahora convertido en policía, es expulsado por un escándalo, y que también tiene un pasado incómodo que le ha dejado cicatrices no sólo en la piel.

03

De hecho, es el propio Woodrugh el que se convierte, sin quererlo, en el nexo de unión entre los cuatro personajes principales. Y es que, en medio de un peligroso y acelerado viaje nocturno por carretera – en el que aún no sé si buscaba encontrar emociones en su vida o acabar con ella -, Paul descubre el cadáver de Ben Caspar, que implicará a los cuatro personajes de maneras diferentes.

Con The Western Book of the Dead, por tanto, hemos tenido un episodio que se ha centrado esencialmente en la presentación de los personajes y, en última instancia, en el planteamiento de una trama en la que profundizaremos en los próximos episodios.

Por ahora, los sentimientos son encontrados: True Detective sigue siendo una serie de calidad, y eso se nota tanto en su factura como en el modo en el que afronta las historias que nos quiere contar. Sin embargo, da la impresión de que, en su intento por conservar (y compensar) la sensación de trascendencia que nos entregó el año pasado, ha caído en el error de construir personajes tan oscuros que puedan llegar a perder la credibilidad. Si el año pasado los dos protagonistas se compensaban en sus personalidades (sin dejar de lado la complejidad), por ahora hemos visto que, como mínimo, tres de los cuatro están tan hundidos psicológicamente que en cierto modo nos hace dudar de si es posible en la vida real unir a personas con un pasado tan complicado como el suyo.

En cualquier caso, la segunda temporada de True Detective por ahora nos ha dado motivos suficientes para querer volver a California la semana que viene, como mínimo, para comprobar si nuestras sospechas son infundadas o no. ¿Opináis lo mismo?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review True Detective: The Western Book of the Dead
4.4 (88.53%) 75 votes

Categorías: Opinión Reviews Series True Detective Etiquetas: , ,

9 comentarios

  1. Jon

    Por que no siguieron los mismos protas de la primera temporada? es algo que aun no me he enterado ni entiendo.

  2. Mequetrefe

    Yo no veo la pérdida de credibilidad en ningún lado, vamos, que el mundo no es color rosa…
    Colin Farrell la verdad me ha parecido excelente en este primer episodio, y mi escena favorita del capítulo es en la que golpea al padre del chaval mientras este mira: “Pensé que esto te gustaba chico. Ver gente en sufrimiento”.
    El aspecto musical sublime, tanto la música ambiental como la canción “this is my least favorite life”, notable esa escena también.
    Al igual que al autor, la intro en primer momento no me agradó en cuanto a música, pero es muy cierto que absorbe mucho a medida que se contempla nuevamente.
    De todas formas, con quien tengo mayores dudas es con Vince Vaughn, quien a mi parecer su personaje ha quedado muy poco definido, creo que el problema fue mío pero no caí en la cuenta de que era un mafioso a respetar ni mucho menos, y la frase de “no me gusta aparentar hambre” me ha parecido interpretada con bastante precariedad, no me convence. Ojalá estar equivocado de todas formas.
    En resumen, desde mi punto de vista, un gran primer episodio, le tenía muy poca fe a esta temporada, pero he quedado gratamente sorprendido.
    PD: a estar pendiente con los primeros fotogramas del episodio, con esos bastones con lazos rosa en sus puntas…

  3. BlackLanternBrainiac

    Cómo es eso Jon? Se ha comentado muchísimas veces en esta y otra webs el porque no estarían Harrelson y McConaughey.

    La historia de la primera quedó cerrada, ahora se contará algo distinto.

  4. eryk stone

    A mi también me preocupa el hecho de que los tres detectives sean “tan oscuros” con pasados y vidas tan tormentosas pues me da la impresión de que quieren llegar a los momentos tan sublimes de la primera temporada.
    Fuera de eso la temporada promete demasiado y me agrada que sea tan diferente a su antecesora 3.5/5

  5. Laura L

    Me pareció un comienzo muy auspicioso, con esos personajes oscuros y retorcidos…los encontré muy creíbles, y la intro también buenísima,(como la del año pasado).

  6. McHartnigan

    Cary Fukunaga no desaparece del todo, él también sigue como productor ejecutivo. Sale en los créditos finales.

  7. clavoxidao

    a mi no me quedó algo muy claro, Taylor K.¿ se supone que se va con la rubia que le ofrece llevárselo a su casa, verdad? y por eso lo del escándalo?

  8. Anabel

    Porque así es la serie, todas las temporadas tendrá una historia distintas, protas distintos…

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »