Review Treme: This City

this-city

La firma de Pelecanos se hace notar en uno de los episodios más tristes, melancólicos y duros de la historia de la serie. Los fans de The Wire ya sabíamos cómo se las gastaba este hombre, que era el encargado de escribir el penúltimo episodio de cada temporada y siempre dejaba su imprenta de sangre y muertes que nos azotaban en el corazón cual cuchillo afilado. En esta ocasión ha demostrado que no importa el capítulo que le toque escribir, pues siempre dejará patente su sello indistinguible y toque catastrofista. Si bien en el primer episodio hay una sensación general de optimismo y esperanza, la serie no tarda en dar una vuelta de tuerca de 180 grados con este capítulo, en el que la muerte, la tragedia y la injusticia hacen acto de presencia en Nueva Orleans. El mérito del capítulo es que trata un tema tan dramático como la muerte sin caer nunca en la lágrima fácil y efectista.

El inicio no podría ser más demoledor: Albert, que se encontraba en mejor forma que nunca y se estaba preparando para recuperar su forma, recibe la noticia de que su cáncer se ha extendido y que difícilmente se puede poner remedio. “Estoy preparado para irme”, dice Albert a su hija e, indirectamente, a todos nosotros. Ver a Albert aceptando su muerte es también una forma de ir preparando al espectador del inminente final de la serie. La melancolía de las escenas junto a su hija, recordando los viejos tiempos y exaltando la antigua Nueva Orleans, es un auténtico tributo a uno de los personajes más poderosos de la producción. La forma que encara la muerte y sus miedos están mostrados de una manera tan sincera y auténtica que nos llega directo al corazón. Conociendo la fortaleza y espíritu luchador del personaje, resulta muy emocionante y conmovedora la preciosa conversación que tiene con LaDonna. Debo admitir que a un servidor se le escapó alguna lagrimilla que otra con esta escena.

El otro evento trágico del capítulo es el suicidio de una de las alumnas de Antonie tras el asesinato de su novio. La actuación de Wendell Price es brillante y muy tierna, especialmente durante el interrogatorio que le realiza la policía. La evolución y maduración de Batiste a lo largo de todas estas temporadas es una de las razones por las que esta serie es tan grande. Por primera vez en Treme, la música no es la solución para levantar los ánimos, cuando Antonie rechaza la proposición de uno de sus alumnos de tocar una canción durante el funeral de la pequeña. Y es que hay cosas que ni la música puede solucionar, ni siquiera en Nueva Orleans. El silencio que hay al final del capítulo, en contraste con el ruido habitual en la serie, funciona a la perfección.

Y aquí no se acaban las malas noticias, ya que Toni se encuentra al oficial Walker, todavía libre y con el uniforme de policía. Resulta desesperante ver cómo todos los esfuerzos de Toni por hacer justicia en la ciudad son en balde. Si bien el sistema está corrupto, Toni pensaba que ella podía ayudar a implantar algo de justicia, pero al encontrarse a Walker se le caen todos los muertos. Está en una lucha que ya está amañada desde el principio y por mucho que persevere por cambiar las cosas, la cruda realidad no cesa de azotarle en la cara. Es de las pocas veces que hemos visto a Toni tan desesperada y negativa, aunque no tarda en recomponerse.

Hablando de injusticias, no podemos olvidarnos de la pobre Jeanette, que debido a problemas contractuales con su anterior proyecto, no puede utilizar su propio nombre en el nuevo restaurante que quiere abrir. Intenta convencer a su anterior socio, apelando a la buena relación que tuvieron antes, pero éste no está predispuesto a ceder. Por el otro lado, Davis pone la gota cómica del capítulo, al perder un posible acuerdo millonario por ser… tal como es. La mirada que pone cuando Nelson le dice el dinero que ha perdido no tiene precio. Absolutamente delirante.

Una de las pocas críticas que se puede hacer a Treme es que, al tener un elenco tan amplio y dispersado, hay algunas tramas que suelen provocar menos interés o tienen una relevancia menor en el transcurso de la serie. En la anterior temporada el arco de Sunny recibió muchos palos, aunque su conclusión fue tan satisfactoria que el camino acabó mereciendo la pena. En este capítulo, las dudas de Annie quedan superfluas y anodinas en contaste con el tono trágico del episodio. Marvin le da un ultimátum, pero ésta sigue mostrándose por el momento más interesada en un perfil menos comercial de música, como vemos en la enorme escena de la actuación de rock.

Muchos dirán que ‘Treme’ es una serie de crítica social, otros dirán que es un retrato de Nueva Orleans. Y no les falta razón. Pero este capítulo refuerza mi idea de que Treme es ante todo una serie de personajes. Conocemos a los protagonistas más a fondo que en ninguna otra serie y, debido a su autenticidad, podemos identificarnos con ellos como nunca antes en televisión. A través de ellos vemos reflejadas nuestras inquietudes, miedos y sueños. En cada personaje puedes encontrar aspectos en los que coincidir o te sentirte identificado. Y allí radica la belleza de ‘Treme’, una obra que consigue exaltar el sentido humano y el transcurrir de la vida de forma sincera, real y absorbente.


Categorías: Sin categoría

1 comentario

  1. berkeler

    Aún no he visto el tercer capítulo, pero estaba deseando leer la review del 4×02. Se me han puesto los pelos de punta sólo de leer las impresiones, cuando la semana pasada vi el capítulo me fui a la cama con una sensación malísima, fue un capítulo durísimo, que te va destrozando poco a poco, te dan un palo (ya desde el principio, con la enfermedad de Albert), cuando parece que lo superas, te viene otro palo, y luego otro, y luego ver a Toni tan desesperada te mina la moral un poco más. Honestamente, es complicado congeniar con unos personajes tanto como con los de Treme.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »