Review This is Us: The most disappointed man in the world

this-is-us

This is Us remonta. Ya os comenté la semana pasada que la vuelta me estaba pareciendo flojita y que el capítulo 6 había hecho que me reconciliara con la serie. Pues bien, el de hoy -y sospecho que los tres siguientes– serán difícilmente superables.

Una casa con tres bebés de menos de un año. Una pareja que recoge y limpia frenéticamente. En el capítulo de hoy sabremos el proceso de adopción de Randall. Pero además visitaremos dos salas de un mismo juzgado. Conoceremos dos jueces justos y sabremos quién es el “hombre más decepcionado del mundo”.

Jack y Rebecca tuvieron visitas de una trabajadora social durante un año. Algunas visitas programadas y otras sorpresa. Empeñados a veces en parecer mejor padres de lo que ya eran. Simplemente, poco necesitaron para obtener un expediente de sobresaliente. Para celebrarlo deciden sacar una foto de famila ante un fotógrafo, cómo decirlo… poco profesional.

La adopción de Randall no fue lo fácil que parecía en un principio. No bastó con ser la familia perfecta para cualquier bebé. Al juez encargado de llevar el caso le surgieron dudas. Ante la insistencia de Jack y Rebecca, accede a verlos en su despacho y expone por qué cree que Randall no pertenece a una familia de blancos. El juez considera que un niño negro debería estar con una familia negra que le enseñe lo que significa ser negro, el racismo de la sociedad, sus orígenes.

En otra sala, un joven William es enviado a la cárcel por pertenencia y uso de drogas. El juez ve que William no tiene antecedentes, así que le dice que le “decepciona” tener que enviarlo a la cárcel. ¿Decepción? William te pondrá el vello de punta al explicar cómo se ha convertido en el hombre más decepcionado del mundo. Lo que no sabe William es que el juez que tiene delante le sigue de cerca. Así se lo hará saber. En una sala los dos solos, el juez se confiesa diciendo que escribe historias cuyo final conoce desde antes de empezar. Ve algo en William y quiere escribir un final diferente. Le pide ayuda. Ayuda para tener fe en su trabajo. Así que decide dejarlo libre y le pide que se fije bien en su cara y que cuando tenga dudas y quiera volver a drogarse se acuerde de esa cara y no lo haga. William encarna la esperanza que tiene el juez en encontrar gente buena.

En 2017, Randall acompaña a Deja emocionada por reencontrarse con su madre. Solo que su madre no aparecerá…

Gracias This is Us por no poner las cosas fáciles y “de película”. Un proceso de adopción no es fácil, como tampoco lo es la acogida ni la labor de los trabajadores sociales. Es especialmente conmovedora la escena entre la asistente de Deja y Randall.

El Randall de 2017 tendrá que comprender puntos de vista de gente -la madre de Deja- que no ha sido tan afortunada como él. Se creerá en posesión de la verdad absoluta por defender y proteger a Deja, pero también entenderá “la mala suerte” de los menos afortunados como la de William toda su vida, o la de Shauna -que así se llama la madre de Deja-. Así, pasará de “saber” lo que es bueno para Deja a entender que Shauna intente hacerlo bien, que quiera a su hija y que quiera recuperarla. Randall hará lo correcto y le dará el teléfono a Shauna para que hable con su hija.

this-is-us-1

De vuelta al pasado, Rebecca recibe en casa las fotos de familia. Son un desastre porque el tono de piel es diferente y el fotógrafo no logró controlar la exposición. En algunas salen pálidos, en otras quemados… Rebecca recorta la parte en la que a Randall se le ve bien y la pega encima de otra fotografía. También escribirá una emotiva carta al juez adjuntándole la foto. Firma Rebecca Pearson, madre de Randall, y es tan emotiva y elocuente que el juez decide no ocuparse del caso y, en su lugar, pasárselo a una amable juez que, tras leer su expediente, procede a firmar la adopción de Randall. Esta jueza les dice algo precioso: “han tomado el camino más difícil: amar”.

En una sala de un juzgado, dos juevcs descansan. Uno lee el periódico. El juez del caso de William le pregunta al juez del caso de Randall si ha habido algo nuevo. Contesta que no lo sabe y le hace la misma pregunta. El juez de William dice “ni idea”. Y es especial esta conversación minimalista por lo que sabemos que habrá detrás. Dos jueces se preguntan si han hecho bien. El uno dejando a un niño negro ser educado en una familia blanca y el otro dejando libre a William con la esperanza de que no recaiga, de poner un buen fin a su historia. Ojala tuviéramos la manera de avisar a esos jueces y decirles que tomaron la decisión correcta.

Hay algo que no nos contaron en el episodio piloto: William no volvió a drogarse. Tuvo un momento de recaída cuando le comunicaron que estaba muriendo de cáncer. Si no hubiera sonado aquella puerta, si no hubiera conocido a su hijo Randall, William no habría escrito el final feliz que deseaba el juez.

No me olvido de Kate y Toby: Toby tiene “la charla” con el padre de Kate sobre el matrimonio. Habrá una pedida de mano muy emotiva y serán todo lo tradicionales que Kate desee. Y acabo con Kevin, quien sigue en caída libre y rompe con Sophie. Insisto: ¿es que nadie ve que Kevin necesita ayuda?

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review This is Us: The most disappointed man in the world
2.6 (52%) 5 votes

Categorías: Reviews This is us Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »