Review This is Us: The big day

this-is-us-des

Hoy volvemos a los inicios. A esas horas previas antes de conocer a los Big Three. A todo lo que aconteció durante ese día a Jack y Rebecca, pero también al Dr. K y a Joe. Vayan sacando los Kleenex…

¡Stevie Wonder! Lo primero que vemos es una pareja en su nueva casa poniendo un disco de Stevie Wonder. Concretamente, la canción Uptight (everything’s all right). Cuando los bebés, que aún ocupan poco espacio, la “escuchan”, empiezan a moverse. Jack y Rebecca bailan felices. A Rebecca le gusta estar embarazada.

Saltando en el tiempo vemos a una inmensa Rebecca que “odia” estar embarazada. No está cómoda. Necesita ayuda para ir al baño por las noches, no le entra ningún zapato, no ve que la habitación de los bebés esté lista, nada le viene bien y además no admite discusión. ¿Y con Jack? Pues no lo trata muy bien…. aunque Jack es PER-FEC-TO y aguanta como puede a su embarazadísima mujer. Rebecca lo echa literalmente de casa y es digno de mención ver a éste rezando en el coche porque piensa que su mujer puede estar poseída por demonios.

Es el cumpleaños de Jack y Miguel decide llevarlo a un campo de golf. Allí encontrará a otros padres que le ponen la paternidad -y la relación con la madre- como algo de lo que huir cinco horas. Jack no los cree y, aunque admite que Rebecca está siendo pesada, lo único que quiere es pasar su tiempo con ella. Con su familia.

En la cocina, Rebeca se da cuenta de que es el cumpleaños de Jack y se siente fatal por cómo lo ha tratado, así que decide hacerle una tarta de cumpleaños. No tiene ninguno de los ingredientes, por lo que sale a la calle con las chanclas de Jack y la única tienda a la que llega es una de licores donde tendrá que apañárselas con una magdalena de plátano… Además, descubrimos que ese mismo día compró “The terrible towel”.

Rebecca en casa, con la magdalena más o menos apañada con algún topping encima, se sienta en la habitación de los futuros bebés y, mientras se acaricia la tripa, tiene una charla con ellos. Lo que les dice es especial: porque ya conocemos a los personajes y porque tiene razón en que Jack es el mejor padre. Jack espía con un autorregalo de cumpleaños: una cámara con la que ha grabado este momento tan especial. Es muy emotivo lo que viene después: Rebecca abandonando por un momento su estado, siendo tierna con Jack y yendo hacia el punto de partida donde los conocimos, es decir, celebrando con un baile tradicional el cumpleaños de Jack.

Entre tanta felicidad encontramos a un deprimido Dr. K. Ya en el piloto nos dio información para entenderlo: es viudo. Lo que encontramos es a un hombre que no ha superado la muerte de su mujer… y que no tiene ninguna intención de hacerlo. Trabaja a destajo y en casa las cosas de ella siguen en el mismo sitio: la ropa, los cosméticos, las medicinas… En una visita a la tumba de su mujer, el Dr. K confiesa que no puede ni quiere vivir sin su mujer y que incluso ha pensado… (beep-beep) suena el busca. El deber le llama. En breve conocerá a los Pearson.

¿Quién nos iba a decir que el personaje del bombero, el que encendía un cigarrillo en el hospital para avisarnos de la línea de tiempo pasado, volvería a aparecer? Se llama Joe y de él sabemos en pocos segundos que es bombero y que su matrimonio no es feliz. Cuando descubre que han abandonado a Randall en la estación de bomberos, lo primero que piensa es en llevarlo a casa como solución de sus problemas de pareja. Por suerte, su mujer le dice que el bebé ha de ser atendido en el hospital. Cuando Joe vuelve, vemos un cambio de actitud en la mujer: Randall, con apenas unas horas de nacimiento, ya era especial porque Joe y Samantha deciden darse una nueva oportunidad cuando ésta recuerda la bondad de Joe al querer salvar su matrimonio con el pequeño.

En el hospital volvemos a ver imágenes que ya conocíamos. Imágenes sin diálogos que descubrimos ahora y que ponen la piel de gallina. Imágenes conocidas con otras desconocidas. Jack y Rebecca se irán con tres bebés a casa de una manera que no habían planeado. Y el Dr. K, ese mismo día, decide vivir sin su mujer. Lo decide viendo cómo Jack hace frente a la pérdida de su hijo. El Dr. K hará frente también a su pérdida: limpiará las cosas de su mujer y quedará para cenar con su vecina.

A destacar: la facilidad con la que empatizas con los personajes de esta serie. Concretamente, con los altibajos de Rebecca y sus cambios de humor. También esa complicidad compartida con el espectador. En una imagen de unos ocho años después, los niños le preguntan, viendo el video que Jack grabó, qué dice Rebecca a los bebés. Es un secreto.

No puedo evitar pensar que los guionistas se lo van a tener que currar mucho para que Miguel caiga bien. Y tiene que caer bien porque una mujer como Rebecca Pearson no puede estar con alguien que no sea bondadoso.

El guiño a la época: en aquella época Jane Fonda ponía en forma al espectador haciendo aerobic y se había estrenado El Imperio Contraataca.

¿Está mal decir que no he echado de menos a los Big Three ni a Toby? No me malinterpretéis, pero este capítulo no los necesitaba. El aire nostálgico que tenía y conocer al Dr. K y a Joe más a fondo ha sido perfecto. Por cierto, sigo con la sensación de que los personajes de esta serie son buenos de corazón: Joe es el último descubrimiento.

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review This is Us: The big day
4.8 (95%) 4 votes

Categorías: Reviews This is us Etiquetas: , , ,

4 comentarios

  1. Mosquetero76

    Hermosa review al igual que el episodio, siempre afloran los sentimientos en esta serie. Sigo invicto, terminé llorando en los doce episodios emitidos. Saludos desde Argentina.

  2. Excelente capitulo!. Gracias por tus reviews Anabel, no son tan comentadas como las de TWD, pero una serie como esta los merece, así que no nos abandones jaja!. Y bueno, en los globos de oro ha ganado Atlanta… pero creo que se han equivocado en grande, espero que los Emmy esta serie si se lleve todo.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »