Review This is Us: Number One, Number Two, Number Three

tiu

First came… Me. And Dad said… Gee!

This is Us dedica un episodio exclusivo a cada uno de los hermanos: Kevin será el primero en andar, después lo hará Kate y por último Randall. Así se disponen los tres últimos episodios antes del parón navideño. Vamos con Number One.

Por lo que hemos ido viendo en episodios previos, Kevin está al límite y en este capítulo lo veremos tocar fondo. El Kevin adulto, tras romper con Sophie, se ha encerrado en su habitación de hotel donde básicamente bebe y se droga. Mientras espera que la mujer del servicio de habitaciones le rellene el minibar, recibe una llamada donde le recuerdan que en su antiguo instituto le harán un homenaje. Así que decide ir.

En cuanto al Kevin adolescente, es una estrella en el instituto. Rondamos la época en la que murió Jack. También los meses posteriores a la gran disputa entre Rebecca y Jack. Vemos el ambiente del hogar de los Pearson, un hogar que años atrás fue tan feliz.

¿Qué decir del Kevin adolescente? Pues que es un insolente -iba a poner capullo-. El hogar Pearson se prepara para recibir a un entrenador de la Universidad que quiere ofrecer a Kevin una beca de estudios. Pero Kevin sabe que es bueno y piensa que puede conseguir algo mejor; y seguramente sea cierto, pero abandona sus modales y ofende al entrenador y a sus padres. Después de marcharse el entrenador, Jack y Kevin se enfrentan y cierran la discusión con Jack diciéndole que le había avergonzado y un doloroso “sé lo que se siente” por parte de Kevin.

Kevin adulto no está bien. Kevin adolescente tampoco. Y será una constante en su vida -como veremos a lo largo de este capítulo- que la gente no se dé cuenta. Kevin adolescente no lleva bien el alcoholismo de su padre. No tiene buena relación con él. Kevin adulto tiene muchos esqueletos en el armario a los que no se ha enfrentado. La gente no lo ve. Su aspecto físico podría indicar una señal de socorro, pero constantemente le preguntan si la barba es por su próximo papel de cine.

Kevin no sabe cómo hacerlo. Nunca supo. De adolescente, Jack y Randall no verán su gran partido un año antes de graduarse. ¿Está molesto? Puede que sí, pero dirá que no le importa porque tiene fans suficientes. De adulto, ante un gran auditorio, escucha unas preciosas y sentidas palabras de su entrenador que hacen que Kevin en realidad vea y sienta a su padre hablando de él; porque eso es lo que le falta y lo que necesita: a Jack sintiéndose orgulloso de él. En un momento de sinceridad, Kevin le dice a su audiencia que no se merece ni el homenaje ni esas palabras y obtiene por respuesta un “te queremos” del público que lo ofusca más. Kevin terminará en el campo de fútbol borracho sincerándose ante sí mismo: por cada cosa que hace mal, obtiene una recompensa. ¿Que engaña a Sophie y se carga su matrimonio? De premio tendrá un papel protagonista en una serie de éxito. Todo empezó con la fractura de su pierna. Kevin comenzó a romperse en ese momento. “Volverá a andar para enterrar a su padre”, confiesa en ese campo de fútbol.

Kevin termina en la cama de una antigua compañera también homenajeada en el mismo evento del instituto. Kevin “huirá” de la casa de su compañera con un “talonario” para emitir recetas. Lo primero que hará será ir con una de esas recetas a por pastillas, pero la policía presente en la farmacia le hará dudar. Buscará algo que pueda tranquilizarle mientras espera que se marchen los agentes y será entonces cuando se dé cuenta de que lo único que tiene de su padre ha desaparecido: su colgante.

Sabemos, por la temporada anterior, que Kevin no quiso quedarse con nada de su padre tras su fallecimiento. Excepto un colgante que le dio. En este episodio somos testigos del momento en que Jack le da el colgante a su hijo. Ese colgante es un símbolo de un camino que Jack encontró y asegura encontrará Kevin.

Finalmente, acude a casa de la compañera donde supone perdió el colgante, pero ésta está muy enfadada por la manera de marcharse de Kevin, así que no le permite entrar. Kevin literalmente se derrumba. Poco después acudirá a casa de Randall, quien dará paso al siguiente episodio al informarle de que Kate ha perdido el bebé.

Then came… ME and mom said… Gee!

tiu-1

Number Two gira en torno a Kate, su pérdida, la relación con Rebecca, la pérdida de Toby. Y si bien lo que rodea a Kate adulta es triste, sí hay un mensaje esperanzador a lo largo del episodio: Kate necesita tiempo para llorar y abrazarse y es lo que sucede en este capítulo. Llora y se deja abrazar.

Kate es muy dulce hablando a su bebé nonato. Cuidándose y volviéndose un poco loca preparando el nido. Ese nido tendrá una bañera último modelo y cuando Kate va a comprobar las medidas del baño su felicidad se romperá con un grito. Kate pierde al bebé.

Kate y Toby están tristes, pero su manera de llevar la tristeza será diferente. Ella ignora sus sentimientos y horas después de abortar se arregla y acude a una actuación que tenía programada. Pero no está bien. No puede estarlo. Así que al ver a una madre y una hija bailando abandonará el escenario.

Toby por su parte no sabe qué hacer y lo único que se le ocurre es localizar esa bañera de bebé e impedir que llegue a su casa. Tirará también las cortinas del baño a las que se agarró Kate segundos antes de llamar a Toby. Ambos tendrán una gran discusión. Kate se enfada con Toby por haber hecho que se hiciera ilusiones, por decirle constantemente cómo se debe sentir; incluso excluye a Toby porque el aborto le sucede a ella y no a él. Toby se marcha por la mañana temprano.

En cuanto a Kate adolescente, encontramos un hogar Pearson nervioso por los planes de futuro universitarios. Kevin y el fútbol, Randall y Harvard y presión materna sobre un futuro incierto de Kate. Da igual lo que Rebecca diga o haga. Se volverá en su contra. Rebecca intenta apoyar a Kate diciendo que no tiene que ser como sus hermanos, que encontrará su motivación y Kate lo tomará como falta de confianza por parte de su madre. Rebecca descubre que Kate sí tiene plan universitario: quiere estudiar en Berklee College of Music y escucha la canción de presentación que graba para que la consideren como posible alumna. En el partido de fútbol de su hermano, Rebecca no podrá contener su emoción y le dirá a Kate que ha visto su inscripción y escuchado la cinta. Kate, como es de esperar, no se lo tomará bien a pesar de las palabras alentadoras de su madre.

Poco después, en el hospital, Kate le pedirá disculpas a Rebecca por no haberle informado de sus planes sobre la universidad a la que quiere ir. ¿El motivo? No soportaría decepcionarle. Rebecca intenta hacerle ver que la decepción sería hacia la propia Kate, pero Kate dice que es difícil entender la diferencia. Entonces Rebecca entiende que se sienta presionada. Siempre quiso hacer lo contrario que su madre. Ser un apoyo para su hija. Y tanto si lo quiere como si no, tener los brazos abiertos para ella.

Esos brazos abiertos donde una triste Kate se refugia al abrirle la puerta a su madre. Donde madre e hija hablan de sus sentimientos ante la pérdida de un bebé al que no conocían. Una charla preciosa, emotiva y esperanzadora. Kate se abre a su madre no como madre e hija sino de mujer a mujer. Ambas tienen en común esa pérdida. Rebecca le dice a Kate que tiene que hablar con Toby. Kate le hará caso y poco después Toby y Kate estarán en el sofá abrazados hablando de un futuro. Un futuro juntos. Un futuro en el que intentarán ser padres.

tiu-2

And then came… ME And we said BIG THREE!

Y cerramos con Randall. El hermano, padre, hijo y marido perfecto lo tenía fácil para ganar nuestro corazoncito en un capítulo único para él.

Number Three nos presenta una despedida. Randall, Beth y las niñas tendrán que despedirse de Deja, pese a que en un principio no solo no les gusta la idea sino que están dispuestos a luchar por ella.

La madre de Deja sale de la cárcel y lo único que quiere es que su hija vuelva con ella. En un principio Randall y Beth se oponen e incluso se enfrentan a la trabajadora social que lleva el caso de Deja: ¿soy yo, o esta mujer debería salir más en la serie? Pero hay algo que hace que Randall cambie de opinión. ¿Recuerdas el episodio del año pasado de Acción de Gracias? En ese episodio Randall encuentra una carta de Rebecca a William y por tanto descubre que su madre le mintió toda su vida acerca de conocer a su padre. Después Randall se fue a una cabaña, se bebió unas setas, tuvo un “viaje” y perdonó a su madre. Vale, ya sé que dicho así suena horrible pero repasa la temporada anterior, esto es lo que pasó.

Será después de ese “viaje” que Randall descubrirá por qué William no entró en su vida. William siguió a Rebecca después que ésta se marchara asustada. Vio dónde vivían los Pearson e incluso se acercó para llamar a la puerta. Se veía no usurpando la vida de su hijo, sino participando en ella: cumpleaños, navidades, etc. Una cosa hizo que no siguiera adelante: en el jardín había tres bicis con tres matrículas y no supo si la de Randall era “Number One”, “Number Two”, o “Number Three”. Entendió que Randall ya tenía una historia, un pasado, una familia. ¿Quién era él para descolocar todo aquello?

Randall adulto visita el barrio de Deja y ve a su madre comprar una camiseta del que probablemente era el color favorito de su hija. Entiende, igual que William lo hiciera en un pasado, que Deja tiene una historia a la que ya pertenece: un barrio, una madre, un color favorito, un nombre cariñoso al que responde…

Randall y Beth acuden al instituto donde Deja presenta un proyecto y donde presenta ante la clase a su “padre de acogida”. Y aunque están orgullosos, saben que la despedida está cerca. Y tal y como sucediera en el capítulo de Kate, el de Randall también es esperanzador: Randall y Beth intentarán acoger de nuevo a otro niño o niña que los necesite.

En cuanto al Randall adolescente, cambia Harvard por Howard. Es una universidad cuya mayoría de población es negra. Randall se siente a gusto allí. Hay un momento en el viaje padre-hijo en el que Jack se desvía de su viaje y lleva a Randall a Washington. Visitan el Monumento a los Veteranos. Jack confiesa que cuando regresó de Vietnam se sintió fuera de lugar. Así se ha sentido Randall más o menos toda su vida y siente que en la universidad no le sucederá eso. Jack le asegura que llegará un momento que no se sentirá así. Y confía en él en la decisión que tome. Porque Randall tomará la decisión adecuada.
En cuanto al final del episodio: Kevin visita a Randall y sale despavorido cuando sus sobrinas le cuentan la despedida de Deja. No se dará cuenta de que una de ellas se ha metido en su coche. Tranquilos, nadie sale herido en este capítulo, pero Kevin es arrestado por conducir bebido. Al menos el cliffhanger para enero no es tan agobiante como el del año padado, ¿recuerdas? El infarto de Toby…

Me ha parecido interesante la estructura de estos tres episodios. Si bien es cierto que This is Us ya nos tiene acostumbrados a vivir una misma escena ampliando poco después, es especial en esta trilogía ver el cruce de escenas y cómo lo viven los hermanos. Para empezar: los tres episodios comienzan con un video en el que se muestra a los bebés Kevin, Kate y Randall dando sus primeros pasos. Pero también hay cruce de escenas: los plomos que saltan en los tres capítulos, la grada durante el partido de Kevin, la despedida de Jack y Randall desde la perspectiva de Kevin y desde la perspectiva de Kate, y las llamadas de teléfono. Las llamadas que Kevin ignora de Toby y Kate para decirle que han perdido el bebé. La llamada de Kate a Jack para informarle del accidente de Kevin en el partido. Si puedes, te recomiendo que veas los tres capítulos del tirón. Es la mejor manera de apreciar el enlace de estos tres magníficos capítulos.

¿Te han gustado? Nos vemos a la vuelta. This is Us regresa el 2 9 de enero en Estados Unidos…

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review This is Us: Number One, Number Two, Number Three
5.1 (102.22%) 9 votes

Categorías: Reviews This is us Etiquetas: , , , ,

1 comentario

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »