Review This is Us: Last Christmas

this-is-us

Tengo una mala noticia: This is Us nos deja… pero tengo una mejor: el parón de la serie de NBC sólo dura hasta el próximo 10 de enero. ¿Quieres saber cómo nos deja? Ya sabes lo que hay que hacer: ¡comentemos Last Christmas!

Last Christmas. Así se titula el capítulo antes del parón. Un título que ya nos dice que hagamos acopio de Kleenex. Last Christmas: ¿Será William? ¿Nos dirán cómo falleció Jack? Y de repente, en la línea del pasado aparece Dr. K. Ah, pues ya está… ¿serán las últimas navidades del Dr. K?

En la Nochebuena del año 1989 la pequeña Kate se queja del estómago y toda la familia termina en el hospital. Kate debe ser operada de apendicitis. En estas primeras imágenes nos darán la clave del episodio: la unión especial entre Kevin y Kate. Además, Kate le da una especie de amuleto navideño para que la pequeña no tenga miedo y le dice la frase: “nada malo pasa en Nochebuena”. Mientras están en el hospital, se encuentran al Dr. K, que ha sufrido un accidente de coche. El doctor tiene una desventaja y es que conoce su profesión y sabe que tiene algo grave y que deberá pasar por quirófano. Los Pearson deciden ser la familia del doctor. Esto hace que Randall tenga la oportunidad de conocer y agradecer a la persona que animó a su padre a adoptarlo. En el presente, cada Pearson está teniendo su particular y deprimente víspera de Navidad:

Cancelan la obra de Kevin después de que la actriz -Olivia, ¿recuerdas?- haya desaparecido del mapa. Sloane y Kevin tuvieron un momento en la cabaña y, bueno, Sloane es la guionista de la obra de teatro. Kevin acompaña a Sloane a su cena de Hanukkah y, al escucharle contar la historia de los Macabeos y el origen de la fiesta judía, Kevin decide apoyar a Sloane produciendo la obra de teatro.

Nos vamos a Kate. En una clínica le explican las consecuencias de su reducción de estómago. Le acompaña Rebecca que, lejos de ser su apoyo -Rebecca no está de acuerdo con la operación-, interrumpe la reunión. Rebecca tiene un golpe de realidad cuando en la reunión descubre que su hija tomó Prozac y que además se dio “atracones” de comida. Será en el camino de vuelta cuando Rebecca le pregunte si ha sido ella la causante de todo esto. Kate le contesta un sincero “no lo sé”. Enternece Kate porque lo único que pretende es que alguien le apoye, que alguien le diga que lo está haciendo bien. Este dramatismo se interrumpe en el momento que Miguel ilumina el exterior de la casa.

Pasamos a Randall. Fiesta en la oficina. Randall sigue depre: ha entendido a su madre, pero no la ha perdonado. En la fiesta le compra un barco a uno de sus compañeros. Beth -esta mujer es increíble- consigue convencer a Randall de que la compra del barco es una mala idea y, cuando Randall va a deshacer el trato, se encuentra a su compañero solo en una de las terrazas de la oficina. Ha dejado su alianza y una carta de despedida. Sencillamente, los dos actores que se encuentran en este momento en la pantalla son increíbles. Lo que hablan, cómo lo hablan. Randall intenta convencer a Andy de que no siga adelante. Hay un momento en que entra Beth y de repente no se ve a Andy y temes lo peor. Pero al final no sucede porque, como dice Randall: “nada malo sucede la víspera de Navidad”.

Y nos falta William, que acude a una reunión de narcóticos anónimos donde más o menos explica qué ha sido de él los últimos meses y cómo está de agradecido, porque gracias a ellos siente alegría en estos últimos días de su vida. Continúa hablando un personaje unas filas más atrás y poco a poco nos vamos dando cuenta de que se conocen y que este personaje está resentido. Resentido porque su amor le abandonó. Resentido porque pensó que había muerto y ha descubierto que sigue vivo. La declaración es sincera y poco a poco entendemos que Jesse -así se llama este nuevo personaje- está hablando de William. Sí. Habéis leído bien. William tenía algo más que un gato al que cuidar. Cuando la reunión termina y ambos personajes se quedan solos hay un encuentro natural entre William y Jesse, que nos cae bien con apenas cinco minutos en pantalla. Jesse le pregunta a William si se piensa morir esa noche o al día siguiente y ante la negativa de William le propone pasar con él lo que le quede.

this-is-us-1

Cuando Randall y Beth llegan a casa se dan cuenta de que nadie irá a su casa ese año: Kate mandó un mensaje diciendo que no estaba de humor para ir, William dejó un mensaje diciendo que tenía que atender un asunto, Kevin… bueno Kevin celebraba Hanukkah. Ese año estarían solos los cuatro. De repente suena el timbre y son Kevin y Sloane y al cabo de un rato aparece Kate con su madre y Miguel. ¿Quién falta? William y Jesse (a priori un amigo de William) y cómo no: Santa Claus. Aparece Toby, que ha decidido cruzar el país para decirle a Kate que puede vivir sin pizzas pero no sin ella.

Volvemos al pasado únicamente para ver que tanto Kate como el Dr. K despiertan de sus operaciones y están bien. Ya lo hemos dicho: “Nada malo sucede la víspera de Navidad”.

En el presente vemos a los Pearson disfrutar de su Nochebuena: cantando, comiendo, riendo, bebiendo. William toca el piano y Jesse le acaricia la espalda. Es la hija mayor de Randall quien le abre los ojos: “el abuelo es gay… como poco bi”. Simplemente genial.

this-is-us-2

Y ya queda poco que hacer más que recoger algunas cosas y llevar a las niñas a la cama. Toby ayuda a Beth, pero de repente el tiempo se detiene y se desploma sobre la mesa. Lo último que vemos es a Toby en el quirófano… ¡Y así nos quedamos hasta el 10 de enero!

Confieso que he visto este capítulo dos veces. No porque me haya gustado más que ninguno sino porque, de primeras, no compraba la historia de William. Me pasa en este capítulo que las partes me gustan más que el todo. Las historias por separado, bien desgranadas, casan unas con otras a la perfección: cómo consiguen que quieras a un personaje al minuto dos de su aparición (Jesse) o que desees que el compañero de Randall salga más (Andy). He disfrutado por igual cuando Randall se queda a solas con Andy y cuando William se queda a solas con Jesse. Ambas parejas han llenado la pantalla. Si lo piensas, las Navidades de todos los personajes son agridulces. Y disfrutas cuando ves que, por un momento, consiguen unirse y olvidar sus problemas. Parecía que lo iba a conseguir: ver el capítulo pensando que no serán las últimas navidades para nadie. Esperemos que sea así.

¡Nos vemos a la vuelta!

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review This is Us: Last Christmas
4.8 (95%) 4 votes

Categorías: Reviews This is us Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »