Review The Walking Dead: Welcome to the Tombs

twd-3x16

Si ya has visto la season finale de The Walking Dead, sabrás las respuestas a todas estas preguntas: ¿Ha conseguido el Gobernador su venganza? ¿Ha sido una épica batalla? ¿O más bien una huida sin retorno para el grupo de Rick? ¿Andrea ha sobrevivido a la sala del dolor? ¿Ha vengado Daryl la muerte de su hermano? Yo aún no lo sé, pero seguro que el final de esta tercera temporada no ha dejado indiferente a nadie. Id calentando motores y comentad qué os ha parecido Welcome to the Tombs mientras llega la review…

  • Episodio 3×16: Welcome to the Tombs
  • Fecha de emisión: 31 de marzo 2013

Viendo esta season finale, creo que debemos alejar definitivamente al cómic de la serie. Algo que no me parece mal del todo, ya que las adaptaciones literales son siempre difíciles y las comparaciones son odiosas e inevitables. Un contenido original se ahorraría muchas críticas por el simple hecho de no estar basado en una obra de referencia. The walking dead, en cambio, arrastra una competencia muy dura: su propia historia. Personalmente, yo siempre he visto la serie como una dimensión alternativa de algunos de los personajes del universo del cómic. Así me ahorro disgustos, mencionar a la familia de los show runners y enfados, la verdad. Aún así, y hablando globalmente sobre la temporada, debo decir que me ha gustado más que la segunda. Sobretodo la primera mitad, y aunque este último tramo ha pecado de jugar con una batalla épica que al final no se ha dado, también ha estado llena de simbolismos y buenas escenas.

El mundo ha cambiado. No podemos regirnos por las mismas leyes morales que antaño. En un mundo muerto, la inocencia, y los buenos deseos parecen fuera de lugar. Un Gobernador que viene de arrancar a mordiscos los dedos de Merle, mostrando una vez más que podría ser perfectamente el Gobernador de los walkers, se dedica a golpear a Milton mientras le explica lo que parece ser su filosofía de vida. Matar o morir. Sin vergüenza ninguna, disfrutándolo, que así te sientes vivo. Que ser líder es muy duro. Que todo lo hace por los demás, que tiene un corazón que no le cabe en el pecho, que si hubiese sido así de cabrón desde el principio su amadísima hija seguiría vivita y coleando. Para que acabe de entender los conceptos recién explicados, le pide a Milton que ejecute a Andrea, que sigue en la sala del dolor. Milton, en un gesto totalmente sorprendente ataca al Gobernador, que lo hiere de muerte y lo encierra junto a Andrea. Resulta que en este nuevo mundo de caminantes, el orden de los factores no altera el resultado. Matar y morir. O morir y matar para el Gobernador viene a ser lo mismo.

Thank you

Tyresse y Sasha se niegan a luchar contra otras personas y se ofrecen para quedarse en Woodbury, cuidando a mujeres y niños. El Gobernador les da las “Gracias” más tensas de la historia de la televisión. El ataque a la prisión empieza. Sólo han tardado unos ocho capítulos, pero oye, más vale tarde que nunca. Aquí empieza una de las escenas más pobres del episodio, por no decir de la temporada. Yo no sé dónde habrán aprendido técnicas de defensa estos soldados novatos, pero meterse en las entrañas del edificio sin ton ni son, amontonados y haciendo más ruido que un elefante en una cacharrería, no me parece lo más adecuado. No sé quién coreografía las escenas de acción de esta serie, pero debería ser despedido fulminantemente. Cada vez que deben planear una escena en la que salgan más de dos personas, acaban saliendo churros como estos, donde solo se ha visto interactuar a Glenn y Maggie y donde Rick, Daryl, Carol y Michonne han aparecido de la nada orgullosos de haber peleado como jabatos en una batalla que nadie ha visto.

El Gobernador, ante el fracaso de su ataque y con sus tropas negándose a luchar por él, pierde las formas definitivamente y muestra su verdadera cara. Asesina de forma sumaria a todos sus soldados (incluido Allen) mientras Martinez y su amigo mudo quedan horrorizados. El Gobernador ha pasado del punto de no retorno. Se han acabado las sonrisas y la doble agenda, el Philip que Milton creía poder recuperar ha muerto del todo. Entre rabia, angustia, impotencia y tiros de gracia. Adiós Philip. Hola GOBERNADOR. Se sube a su camioneta junto a sus dos asustados y cobardes esbirros y se marchan con destino desconocido. Solo comentar que hubiera preferido la muerte del Gobernador en esta temporada, pero admito que tras los últimos acontecimientos y con el desarrollo tardío de la “maldad” del mismo, veo lógico que repita en la próxima temporada.

Mientras tanto, en la sala del dolor, Milton se desangra y Andrea hace todo lo posible por coger los alicates con los pies (no sabía yo que en Woodbury se dedicaba a hacerse la pedicura, pero oye, seguro que Tarantino ha quedado encantado con la escena), a la par que le confiesa a Milton que ella podría haber acabado con el Gobernador. Acabar con todo esto. Pero no quería que nadie muriera, se encontró en tierra de todos, en tierra de nadie. Este ha sido el capítulo de las oportunidades perdidas y de la pérdida total de la inocencia.

Pérdidas

Beth, Hershel, Carl y Judith han estado apartados de la prisión, por su propia seguridad, donde ha llegado un soldado de Woodbury. Carl lo ha matado a sangre fría, aún cuando estaba entregando su arma. Al volver a la prisión, Hershel le ha tenido que explicar la verdad a Rick, que creía la versión de Carl, la defensa propia. Así que Rick, antes de ir a Woodbury a “rematar” al Gobernador, tiene una de las conversaciones más trascendentales de la temporada con Carl, su hijo. Carl no habla mucho, pero tiene las cosas muy claras, mucho más claras que su padre. Quizá este sea el tema de The Walking dead: El choque de dos mundos. Como alguien más mayor se amarra como puede a algo que ya no existe, no puede soltar sus viejas prácticas, su moral, su ética. Como alguien más joven, más adaptable ha sido capaz de abrazar, entender y aplicar nuevos métodos a nuevas situaciones y como ha aceptado que nunca nada será igual. Rick aún se cree capaz de proteger a Carl, de preservarle, de enseñarle unos valores que han quedado obsoletos en un mundo como en el que viven. Eso es lo que parece recriminarle Carl. Un personaje mucho más influyente e importante que se ve ninguneado por ser “un niño”. Ha resuelto conflictos sin dilación, problemas en los que sus compañeros adultos habrían dudado. Tal y como el mismo Carl le recuerda a su padre, él hace lo que se tiene que hacer, muy a là Merle, incluso muy a lo Gobernador. Le recrimina que muchos han muerto por su falta de decisión, de empuje, de sangre fría. Carl ya no es un niño. Ha dejado de creer en su padre, hace tiempo que dejó de ser su superhéroe, aquel que siempre tendría una explicación para todo y que salvaría a todos sin pestañear. Se lo demuestra con su última frase, hiriente pero verdadera. La estrella de sheriff yace en el suelo. Ya no significa nada, ese mundo no existe.

Andrea

Michonne, Rick y Daryl se dirigen a Woodbury. Parece que se han envalentonado y creen que pueden cargarse a todo el pueblo, después de lo de la cárcel. Qué duros y qué malotes y qué poco cerebro tienen dejando a los más débiles en la prisión y yendo a por un Gobernador que no saben dónde está. Descubren la matanza del Gobernador. Solo Karen se ha salvado y los acompaña hasta el pueblo. Allí, Tyresse y Sasha les dan el alto (buena táctica Gobernador, eso de no dejar a más guardianes que a estos dos, buena táctica.) y al ver que vienen en busca de Andrea les dejan pasar y se unen a su causa. Aquí llega quizá la escena más emotiva del episodio. Andrea ha sido mordida por Milton, que yace muerto en la misma habitación. Una vez más Andrea nos recuerda cómo siempre ha intentado hacer lo posible para que nadie tuviera que morir. Cómo y quizá por no ser capaz de elegir un bando, se ha visto fuera de los dos. Cómo ha sido demasiado inocente creyendo que todo el mundo podía ser salvado. Buscando una solución demasiado blanda para este nuevo mundo, aplicando unas leyes morales que ya no todo el mundo acepta como naturales. Rick le hace saber que siempre ha sido y será uno de ellos. Andrea se alegra al saber que todos están bien y pide lo imaginable. Michonne, demostrando que no es de piedra, como muchos piensan, se queda al lado de su amiga hasta el final. Andrea abandona la vida y la serie reconciliada con sus amigos, con su familia, y deja a muchos espectadores divididos sobre su partida. Andrea siempre ha sido la mujer más fuerte del grupo, solo superada por Michonne, y aunque sus actos en esta última temporada han sido extraños y discutibles, su muerte será considerada innecesaria por muchos.

Rick y Lori

La temporada termina con una escena que apuesta por la esperanza. Rick y compañía, en una vuelta de tuerca, adoptan y llevan a todos los supervivientes de Woodbury a la cárcel (mayormente mujeres, niños y ancianos). Parece que Rick ha decidido finalmente por qué mundo apostar. Después de pasearse media temporada por los caminos de la locura y haber impuesto una Ricktocracia que fallaba más que una escopeta de feria, ha apostado por la continuidad de los valores que defendía como sheriff: Servir y Proteger.

Solo la cuarta temporada nos dirá si ha sido una buena idea. ¡Gracias a todos por leerme y nos vemos la temporada que viene!

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review The Walking Dead: Welcome to the Tombs
3 (60.42%) 192 votes

Categorías: Reviews The Walking Dead Etiquetas: , , ,

124 comentarios

  1. […] 3×16 Welcome to the Tombs: La guerra deja bajas en un bando y en otro, pero ofrece también la posibilidad de empezar de cero… (Review) […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »