Review The Walking Dead: Time for After

twd807-1

A punto de llegar a la traca final de esta primera parte, Santuario vuelve a estar en el punto de mira de todos. Negan, a quien nos habían presentado como el archivillano definitivo, lleva prácticamente toda la temporada sin haber tomado una iniciativa. Y, por el momento, el interés de lo que sucede en la base de los Salvadores parece estar más en Dwight y Eugene que en lo que pueda hacer su líder. Aunque quizá no tenga que hacer nada y sea finalmente Daryl, en su afán por acabar la guerra por la vía rápida, quien le facilite sin proponérselo una salida a sus problemas. El plan que está preparando con Tara y un reaparecido Morgan no parece acabar de convencer a Michonne ni a Rosita. Hablando de planes dudosos, también habrá que comprobar cuál es la reacción de Jadis a la propuesta de Rick. ¿Qué pensáis? ¿Tomarán partido los chatarreros por Rick o por Negan?

Salvo que seas el Coronel John “Hannibal” Smith, todos deberíamos saber a estas alturas que los planes nunca salen del todo bien. Hasta en los mejor urdidos, siempre hay algún factor descontrolado o imprevisible que puede hacer que todo se vaya al traste. Ahora, imaginaros cuando esos planes tienen ya serios problemas desde el principio o, peor aún, cuando se trazan de manera precipitada e improvisada. En ese caso, ya tienen las máximas probabilidades de convertirse en un desastre absoluto. ¿Recordáis el principio de la temporada, cuando nos préguntábamos por qué Rick había dejado Santuario? Es cierto que era necesario hacerse cargo de otras bases de los Salvadores y encontrar sus armas pesadas, pero… ¿dejar apenas unos francotiradores para asegurar el emplazamiento principal del enemigo? Unos francotiradores que, por cierto, no fueron capaces de rematar a Negan cuando estaba en una situación precaria.

twd807-2

No adelantemos acontecimientos. El plan de Rick puede que tuviera sus defectos, pero al menos era un plan. En cambio, a Daryl le ha dado un incomprensible ataque de prisa, que ya le hizo discutir con su amigo en el pasado episodio. Así que se lo ha jugado todo a una carta, abrir un hueco en los muros de Santuario para que los caminantes entren en la base. Como si eso fuera a solucionarlo todo. Y en su decisión, ha contado con el apoyo de una Tara más belicista que nunca y de un Morgan cuyo equilibrio mental no es muy estable, en vista de sus anteriores actuaciones. Es una lástima que no hayan querido seguir el consejo de Rosita o que Michonne pase ahora por una fase de timidez bastante irreconocible. Lo cierto es que la táctica de Daryl ha funcionado aparentemente, introduciendo a los caminantes en el interior de Santuario pero, ¿que ha conseguido con ello?

En principio, los Salvadores, a pesar de sufrir algunas bajas, han logrado contener a los caminantes y refugiarse en los niveles superiores del complejo. Quizá su situación es ahora un poco más desesperada que antes, pero ya se sabe que los enemigos desesperados son los más peligrosos. La situación también ha precipitado que Eugene tome una determinación que hasta ahora no teníamos tan clara. Parece que el miedo le ha hecho tomar partido de manera decidida por Negan, que le ofrece mayores garantías de supervivencia. O, al menos, eso es lo que que le ha dicho a un Gabriel que aún sigue postrado en la cama, víctima de una inexplicada enfermedad. Ahora bien, toda la supuesta decisión de Eugene se ha venido abajo cuando ha sido incapaz de señalar a Dwight como el topo de Rick. Típico de un personaje -que me perdonen sus fans, si los tiene- que se está mostrando como uno de los más prescindibles de la serie, vocabulario rimbombante y peinado incluidos.

twd807-3

Siguiendo con planes poco comprensibles, ya comentamos como la idea de Rick de presentarse solo en el basurero tampoco parecía lo más sensato. Afortunadamente, Jadis ha sufrido un brote del conocido síndrome del villano de James Bond. Esa patología que hace que el malo, cuando tiene todos los ases en la mano, recurra a mecanismos terriblemente complicados y teatrales para deshacerse del bueno, lo que siempre acaba de mala manera. Y así ha sido como, cuando lo tenía todo en contra, Rick ha conseguido acabar forzando a Jadis a aceptar un trato para apoyar a Alexandria contra Negan. Una pena que no haya podido darse un poco más de prisa porque, cuando ha reunido a todos los chatarreros para atacar Santuario, los Salvadores ya han conseguido escapar, dejando por el camino los cadáveres de los famosos francotiradores.

La verdad es que no sabemos cómo han conseguido salir de Santuario, pero espero que nos lo muestren en el próximo episodio. ¿Habrá sido una consecuencia del insensato plan de Daryl? ¿O, mejor aún, una idea genial de Eugene? Al menos, eso justificaría la presencia de este personaje. Y, por cierto ¿habrá conseguido salvarse Morgan, que era uno de los vigilantes? Lo dicho, todo ello quedará para el esperado final de la midseason, junto con el contraataque de Negan. Espero que sea tan contundente y terrorífico como merece la fama del líder de los Salvadores. Al menos, que nos deje lo suficientemente impactados como para superar el descanso navideño y con ganas de retomar la temporada, allá por el mes de febrero.

Nota del autor
2
Vuestra nota
Review The Walking Dead: Time for After
1.4 (28%) 10 votes

Categorías: Reviews The Walking Dead Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »