Review The Walking Dead: Some Guy

twd804-1

Por fin han aparecido las armas pesadas que Rick y Daryl han estado buscando con tanto ahínco. Y lo han hecho de la peor manera posible, en manos de los Salvadores. Los primeros en enfrentarse a su escalofriante poder de fuego han sido las tropas del Reino, cuando ya pensaban que habían conseguido terminar su parte del plan sin una sola baja. La parte buena de todo esto es que muy probablemente tengamos ocasión de volver a ver a Carol en acción, tras una serie de episodios en los que se ha limitado a ser el cerebro tras las tácticas del rey Ezekiel. Espero volver a ver a la Carol implacable que tuvimos ocasión de conocer cuando se enfrentó a los Wolves. Pero bien pudiera ser que esa ametralladora de gran calibre no fuera la única presente en el arsenal de los Salvadores. Más vale que Rick siga esforzándose para que su presencia en el campo de batalla no provoque un desastre entre sus seguidores.

Todos aquellos que habéis seguido mis reviews en esta última temporada sabréis que siempre he tenido una cierta prevención con respecto al personaje de Ezekiel. A fin de cuentas es un tipo que se hace llamar rey, cita a Shakespeare a la mínima ocasión y se hace acompañar por una tigresa. Un poco demasiado extravagante para una serie de muertos vivientes ¿no? Y, sin embargo, creo que con este último episodio ha entrado de lleno en mi panteón personal de hombres ilustres. No importa que le hayan tenido que salvar la vida en el último momento hasta en cinco ocasiones. Ni siquiera que haya conducido a su gente hasta una masacre de la que, por cierto, no creo que tenga la culpa. Más bien me parece que le tocó aparecer en el lugar equivocado en el momento menos adecuado. Pero eso no quita para que ya no sea nunca más un tipo cualquiera.

twd804-2

Porque, al menos, ha sido el responsable de traer de vuelta a The Walking Dead un mínimo de épica. De alguna manera, nos hemos acostumbrado a que la muerte sea algo completamente impersonal, que ya no nos dice nada. Primero fueron los caminantes, terroríficos pero completamente prescindibles. Después, asumimos que casi cualquier personaje secundario, o no tan secundario, puede caer sin más ceremonia. Por eso me ha encantado ver esa escena en la que los soldados del Reino se despedían de sus familiares. Ver como todos ellos, condenados a ser acribillados sin piedad, eran personas con una vida construida en las peores circunstancias, junto con sus seres queridos. Y ese discurso de Ezekiel, por más que fuera sensiblero y hasta un poco estereotipado, hizo que me emocionara. Lo que, hasta cierto punto, explica que todos los “subditos” estén dispuestos dar la vida por su rey.

Pero, claro, no debe ser fácil ver como muere toda tu gente sin poder hacer nada por evitarlo. Al final, vuelves a sentirte como un farsante y el único responsable de las muertes de tus amigos. Especialmente, si has tenido al único Salvador intelectual (hasta con gafas y todo) explicándote lo estúpido que eres. Y sin embargo, creo que el tipo del tigre ya no es solo un personaje más o menos estrambótico, sino una historia que corre de boca en boca. En definitiva, se ha convertido en una leyenda. Por eso, aunque ahora haya tocado fondo, creo que volverá a levantarse para seguir siendo el líder del Reino. Especialmente, si conserva a su lado a gente tan leal como Jerry y un aliado como Carol. Por cierto, ha sido un placer volver a ver a Carol ser ella misma. Nadie usa el truco de la mosquita muerta con tanta eficacia.

twd804-3

De hecho, si no hubiera tenido que pararse a rescatar a Ezekiel, la propia Carol hubiera podido recuperar las ametralladoras pesadas ella solita. Pero bueno, eso nos ha permitido disfrutar de una persecución motorizada digna del propio James Bond. Y es que Rick y Daryl ya habían conseguido averiguar el paradero de esas armas, lo que les ha permitido interceptar el camión en el que las conducían a Santuario. Se que era una de las escenas más esperadas desde que apareció en los avances de la temporada y, la verdad, no ha decepcionado. Al menos, yo he disfrutado de lo lindo con ella. Finalmente, Rick ha conseguido evitar que Negan llegue a disponer de un recurso que podría haber cambiado el curso de la guerra. A partir de ahora, las cosas deberían ser un poco más fáciles para ellos.

Hemos alcanzado ya el ecuador de la primera mitad de esta octava temporada y, aparentemente, Rick ha logrado hasta ahora todos lo triunfos que necesitaba. Aún a pesar del desastre sufrido por las tropas del Reino, ha conseguido bloquear Santuario con la horda de caminantes y eliminar tres bases secundarias de los Salvadores, interceptando además su armamento más peligroso. Pero, como dicen en el fútbol, el partido no termina hasta que pita el árbitro. Negan, al que habíamos dejado encerrado junto con Gabriel, tendrá que reaccionar cuanto antes. Y, conociendo al personaje, eso no puede traer nada bueno. Seguro que todavía quedan más grupos de Salvadores y no podemos olvidarnos de los chatarreros, que también tendrán su momento. Aún queda mucho por sufrir antes de poder cantar victoria. Y aquí estaremos para comentarlo con todos vosotros.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Walking Dead: Some Guy
1.3 (26.15%) 52 votes

Categorías: Reviews The Walking Dead Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »