Review The Walking Dead: Monsters

twd803-1

Al dividir sus fuerzas en tres grandes grupos, hemos llegado a una situación en la que los aliados de Rick se encuentran en circunstancias muy diferentes. Mientras Tara, Jesus y Morgan han concluido con la misión que tenían encomendada, Ezekiel y sus seguidores aún no han comenzado su ataque, mientras que Aaron y el grueso de habitantes de Alexandria continúan inmersos en el combate. Sin olvidarnos del propio Rick, al que dejábamos en el último episodio prisionero de Morales, uno de los personajes que conocimos en Atlanta, en la lejana primera temporada, y del que no habíamos sabido nada hasta ahora. Necesitamos continuar estas tramas, pero también puede que sea hora de recuperar algunas líneas que hemos dejado momentáneamente aparcadas. Por ejemplo, ¿recordáis a los chatarreros? ¿Qué hicieron después de traicionar Alexandría? Además, también tenemos pendiente un regreso a Hilltop y Alexandria, donde Carl tiene asuntos sin resolver.

Que la vida da muchas vueltas y ninguno estamos seguro de lo que nos traerá el día de mañana es algo que todos deberíamos tener claro a estas alturas. Pero hay ocasiones en las que este principio se hace totalmente claro y diáfano. Porque, yo me pregunto, ¿qué diferencia a Rick del pobre Morales? En principio, pocas cosas. Apenas una decisión tomada en un momento concreto, con la que cada uno trataba de mirar por el bien de sus seres queridos. Y sin embargo, han acabado como enemigos irreconciliables al extremo opuesto de un arma. Llegados a esta situación, ambos pensarán que su postura es la correcta mientras que el otro es poco menos que un monstruo. Pero no es así. La logica del matar-o-morir les ha conducido por caminos paralelos hasta un mismo punto. ¿Acaso no ha hecho también Rick cosas terribles? Solo encontrarse de bruces con un símbolo de inocencia, el bebé Gracie, le ha hecho recapacitar.

twd803-2

Dudo mucho que fuera necesario rescatar a un personaje casi olvidado después de siete años y luego terminar friamente con él para llegar a esta conclusión. Porque si hay algo que hemos aprendido es que la palabra de un hombre ya no cuenta para nada, ¿no es cierto Daryl?, solo existe un fin que justifica todos los medios. Si lo piensas, no es de extrañar que Morgan haya perdido la cabeza o, al menos, que esté a punto de hacerlo. Cuando la supervivencia se convierte en el único objetivo, no hay otros principios éticos que respetar. Darse de bruces contra esta realidad ha terminado por desmoronar el estricto edificio moral que Morgan se había construido con los principios del aikido, lo que le ha llevado a enloquecer una vez más. Por el momento, el testigo del pacifismo a ultranza lo ha recogido Jesus, lo que no puede resultar más apropiado.

Otra cosa es que piense que esto sea lo más sensato. Porque llevar a Hilltop a un número tan grande de prisioneros de los Salvadores, tipos peligrosos y sin escrúpulos, no puede ser más que un dolor de cabeza y la simiente de una potencial catástrofe. Pero matar a sangre fría a tanta gente es algo que el estómago de Maggie aún no es capaz de soportar. Todo lo contrario que Gregory, que apenas un minuto después de estar rogando para que le dejaran regresar al interior de los muros de Hilltop ya estaba exigiendo soluciones extremas con los cautivos. Lo se, he perdido la cuenta de las veces que he pedido que este tipo desaparezca entre grandes sufrimientos, pero es que no le soporto. En cambio, el cupo de escenas tristes en este capítulo le ha tocado esta vez a Aaron, que ha visto como su pareja, Eric, acaba convertido en un caminante.

twd803-3

Me cae bien Aaron, así que espero que hacerse cargo del bebé de los Salvadores pueda consolarle de alguna manera. Tengo la sensación de que Gracie podría convertirse en un elemento importante de la trama algo más adelante y ahora cuenta con el mejor padre adoptivo que podría encontrar, dadas las circunstancias. Lo cierto es que el ataque de los habitantes de Alexandria no ha servido para encontrar esas armas que Rick busca tan desesperadamente. Y con buen criterio, si tenemos que atenernos al final del episodio. Hasta ahora, habíamos dejado de lado a Ezekiel y la gente del Reino, que ha contado con la fortuna de su lado en sus enfrentamientos con los Salvadores. Bueno, la fortuna y el genio táctico de Carol, que les ha permitido emboscar en varias ocasiones a sus enemigos y alcanzar su objetivos “sin una sola baja entre nuestras filas”. Pero, claro, la suerte no podía durar.

Y aquí es donde hemos sido testigos de la destrucción que puede ocasionar una ametralladora pesada, apenas en un instante. El Reino puede estar enfrentándose a su hora más negra si no son capaces de neutralizar de forma eficaz esta amenaza. Algo que tendremos que comprobar la semana que viene, porque este día interminable continuará al menos un episodio más. Mientras tanto, nos hemos vuelto a quedar con las ganas de ver que ha ocurrido con Negan y Gabriel, los efectos de la horda de walkers sobre Santuario o qué está ocurriendo en Alexandria. Esperemos que los acontecimientos se vayan sucediendo. Sea como sea, aquí estaremos para compartirlo con todos vosotros.

Nota del autor
2,5
Vuestra nota
Review The Walking Dead: Monsters
1.5 (29.23%) 39 votes

Categorías: Reviews The Walking Dead Etiquetas: , , , , ,

1 comentario

  1. andres

    Coincido, llevar a un grupo tan numeroso de enemigos para encerrarlos y alimentar su odio… no es muy sabio… pero matarlos a sangre fría no es lo más humano.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »