Review The River: The Experiment

¡Qué ganas tenía de hacer la review de The River esta semana! Llevaba tiempo deseando que se acercara el final para ver si las tramas avanzaban realmente y parece que con The Experiment mis deseos se han cumplido. El séptimo episodio de The Walking Dead… ¡perdón! quería decir The River (es que con tanto muerto viviente me he confundido un poco) me ha gustado, y mucho.

Y es que por fin este episodio, además de que me ha gustado la trama, me ha dado un par de sustos bien dados, algo que llevaba echando de menos unas cuantas semanas. Y, aunque ya hace tiempo que me di cuenta que la etiqueta de “terror” en esta serie era tan sólo una pretensión, me han encantado los pequeños sustos que da este episodio.

Como siempre, empezamos por el principio.

Tras un flashback de Lincoln en la Universidad recibiendo la noticia de que su padre había desaparecido, volvemos con el equipo al lugar donde lo dejamos, en una especie de base abandonada.

Mientras el grupo explora la zona, Kurt aprovecha para hacer una misteriosa llamada a la que responde en alemán el contestador de una tal Hanna.

En el interior del edificio se oyen ruidos extraños y una canción, por lo que los protagonistas deciden entrar a investigar la fuente de los sonidos que, a su vez, les lleva a un rastro de huellas de sangre hasta una especie de cocina, donde encuentran el sombrero de Emmet. Pero lo peor está aún por llegar: explorando los alrededores encuentran una cámara frigorífica llena de cadáveres y bichos.

Y nuevo flashback, para liberar algo de tensión. Esta vez vemos a Clark, el productor, acudir a casa de Tess a contarle que han recibido una señal de la baliza de Emmet. Acompañando al productor aparece Sammy, el cámara fallecido en el primer episodio. La organización del programa se encargará de los costes, a cambio de poder grabar el proceso.

De vuelta al presente de la trama, Lincoln decide entrar en la cámara a comprobar si su padre es uno de los cuerpos. Kurt aprovecha que todos están muy ocupados para desaparecer, pero A.J. le sigue de cerca para ver en qué anda metido el capitán. En una habitación Kurt mira una fotografía, en ella aparece él con una mujer. Mientras busca alguna pista más en la habitación descubre a A.J., la cara del capitán es de muy poco amigos…

En la cámara frigorífica, Lincoln ha comprobado que ninguno de los cuerpos es el de su padre, pero después surge otra inquietante cuestión: ¿qué hacen tantos cuerpos y en tan malas condiciones, en esa cámara? La respuesta más obvia es que son comida, por lo que el equipo decide abandonar el lugar. Pero en ese momento echan de menos a los otros dos miembros…

Mientras les buscan encuentran lo que parece ser un quirófano. En ella Lincoln identifica las fórmulas escritas en la pizarra como mapas genéticos, mutaciones. También encuentran un xulo, con heridas de bala, en una especie de tanque de conservación. Tiene marcado en el pecho el mismo símbolo que el colgante de Lincoln y, aunque el resto del equipo no lo sepa, que la marca del cuello de Lena.

Tengo que reconocer que aquí me han empezado a asaltar todo tipo de teorías. ¿Por qué Lena tiene la misma marca que la tribu del Amazonas? Sabemos quién es (era) su padre, pero de su madre no sabemos nada. ¿Y si Lena es hija de una xulo? Es una teoría que se me ha venido a la cabeza, porque incluso en los flashbacks, siempre vemos sólo a su padre. Igual estoy desvariando…

Vuelvo a centrarme en el episodio. El xulo tiene también dos cicatrices en la espalda, como las alas de las que hablaba el Dr Cole en el anterior episodio. Mientras intentan encontrar algo de sentido a todo esto, aparece Kurt con Rabbit. Pero no hay tiempo para explicaciones porque los zombies (hoy no está Jahel para darnos el término exacto, así que los llamaremos zombies a falta de un término más exacto) ya vienen (la frase “They are coming” no debería faltar en ninguna película/serie de terror que se precie).

Aquí empieza la parte The-Walking-Dead del episodio de hoy que, tengo que reconocer, ¡me ha encantado!

Encerrados en una habitación, Lena intenta recuperar los archivos del portátil que encuentran. En ellos Lincoln descubre que lo que los experimentos trataban de encontrar era una cura contra el cáncer a partir de la secuencia genética de los xulos, que les permitía tener los órganos de un adolescente cuando rondaban la cincuentena, combinada con un retrovirus, para formar la cura. Pero aparece Hanna en el vídeo, y acaba con todos los que estaban en la habitación, liberando el virus.

Unas señales de espejos comienzan a filtrarse por la ventana: alguien está intentando llamar su atención desde la enfermería. Tess está convencida de que se trata de Emmet.

Nuevo flashback. En él vemos a Lena trabajando en la tienda de deportes dos meses antes. De repente se desmaya, y se levanta después con la revelación de que su padre y Emmet Cole están vivos.

Tess, Lincoln y compañía bajan a los túneles subterráneos para intentar llegar a la enfermería. Los pasillos están repletos de zombies durmientes, de los que Kurt se encarga.

Cuando llegan a la enfermería ven que lo que producía las señales era un móvil de cristales, y no el Dr Cole, como habían pensado. Pero justo cuando parece que todo está perdido, y la misma Tess admite que su marido está realmente muerto, aparece un libélula que les va guiando hasta la parte más alta del edificio.

Allí, envuelto en una especie de capa de crisálida, encuentran, nada más y nada menos que ¡a Emmet Cole! Después de tantas penurias en el Amazonas, parece que no todo ha sido en vano.

Consiguen sacar al explorador del capullo, y comprueba que, aunque débil, aún está vivo. Pero aún les queda una última carrera hasta llegar al Magus. Perseguidos por los zombies, corren a través de la selva hasta llegar a la embarcación.

Una vez allí, se ponen rápidamente en marcha, para alejarse lo más posible de las criaturas que les persiguen.
Atendido por su hijo, parece que Emmet Cole saldrá de está.

En una conversación entre Lenna y Lincoln, éste último confiesa a la joven que tiene a alguien más esperándole en Chicago.

En la sala de edición Kurt y A.J. tienen su propia charla de confesiones, pero el cámara no entiende el idioma en el que el capitán le habla. Lo que Kurt le está confesando, es que va a matar a Emmet Cole. Por muy borracho que parezca, esto parece que lo dice en serio.

En ese momento algo extraño aparece en los monitores. Hay dos zombies atacando el Magus. Cada uno se encierra donde buenamente puede. Kurt le hace frente a uno en la cubierta, que resulta ser nada más y nada menos que Hanna. Al final acaba con ella, pero no antes de que todo el equipo se percate de que el capitán la conocía.

El otro entra en la habitación donde se refugiaban Tess y Clark y ataca a la primera. Lincoln, Lena y Jahel corren en su ayuda, pero alguien se les adelanta: Emmet Cole acaba con el monstruo antes de que hiciera daño a su mujer y, como si tal cosa, levanta la cabeza y suelta un “Bueno, ¿cómo estuvo mi funeral?”.

Épico Dr. Cole. Creo que si tengo que quedarme con una frase de lo que va de temporada, me quedaría con este “So, ¿how was my funeral?”. Muy grande Emmet Cole. Me ha parecido una entrada triunfal de vuelta al Magus. Y es que espero mucho de este personaje, y lo que he visto en los flashback no me ha convencido mucho. El punto de locura está muy bien para cuando estaba desaparecido, hacía la búsqueda más interesante e impredecible, pero una vez que lo han encontrado, espero que haya vuelto a sus cabales.

A falta de un episodio, ya tenemos resuelta la principal pregunta de esta temporada: ya sabemos dónde está Emmet Cole. También hemos vuelto a ver a Rabbit, después de que en el anterior episodio su futuro y paradero parecieran un poco inciertos. De Lena y su marca en el cuello sabemos algo más, aunque todo son conjeturas y probablemente mi teoría de que es mitad xulo no sea cierta (a decir verdad, ni yo estoy muy convencida, pero por conjeturas que no quede). Y no podemos olvidarnos del Capitán Kurt, que en el próximo episodio tendrá que responder a muchas preguntas.

¡Y falta sólo un episodio! Row, Row, Row Your Boat cerrará la primera temporada y, salvo milagro de última hora, la serie. Una pena, porque en los últimos episodios le estaba empezando a coger el gusto…

Las promos tienen muy buena pinta. Ahora que Emmet Cole está de vuelta tendrá que dar muchas explicaciones. Además, tengo muy claro que no renunciará a encontrar la fuente ahora que está tan cerca. Y por la propia naturaleza de las season finales, cabe esperar que al menos un miembro del Magus no salga con vida… Para mí, A.J., Jonas y, sobre todo Kurt, tienen todas las papeletas.

Y a vosotros ¿qué os ha parecido The Experiment? ¿Alguna teoría sobre el próximo episodio? ¿Creéis que la serie merece una segunda temporada?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »