Review The River: Los Ciegos


Después de estrenarse la semana pasada llegaba la prueba de fuego para The River: la segunda semana de emisión. Aquí es cuando, una vez pasado el factor curiosidad, se atisba por dónde irá la serie, tanto en el argumento como en la respuesta de la audiencia. Y parece que en los dos aspectos ha decaído

La verdad es que el tercer episodio ha dejado mucho que desear: por un lado, ha empezado la rutina de caso-de-la-semana, algo que no estaría del todo mal si no estuviéramos hablando de una miniserie de 8 episodios, en la que como se descuiden, les pilla el toro. Por otro lado, la audiencia ha bajado considerablemente y, si ya el estreno no fue para tirar cohetes, los números del tercer episodio ponen en duda hasta la emisión completa de la primera temporada.

Y es que mucho me temo que terminen cancelándola antes de tiempo o que en el mejor de los casos pospongan su emisión a verano. De una u otra manera, mucho tienen que mejorar las cifras para que la serie vuelva el año que viene.

Pero voy a dejar de lado el pesimismo para comentar el episodio, que, como digo, no estuvo tan mal. El equipo del Magus sigue la pista del Dr Emmet Cole a través de sus vídeos, esta vez hasta una cueva. Allí encuentran símbolos de los morcegos, guardianes del bosque (una vez más queda demostrado lo útil que resulta tener a Jahel-enciclopedia-sobrenatural en el equipo, esta chica se lo sabe todo).

El equipo al completo, salvo A.J. Poulain, entran en la cueva. La razón del cámara para quedarse atrás es su experiencia en las minas de Kaplin, donde quedó atrapado con otros 22 hombres, a partir de lo cual se prometió a sí mismo no volver a ir bajo tierra. Ahora bien, ¿alguien dudaba que tendría que hacerlo poco después? Bastante previsible.

En la cueva son atacados por una banda de murciélagos y tienen que salir precipitadamente. Fuera tiene lugar otro momento premonitorio, Lincoln le cuenta a Lena que en la escuela de medicina les enseñaban a suturar sin ver. De nuevo, ¿alguien dudaba que tendría que hacer esto también poco después?

No queda más remedio que acampar para pasar la noche y, a la mañana siguiente descubren que los morcegos han visitado el campamento, dejando unos extraños símbolos (vamos a pasar por alto el hecho de que, a pesar de todo lo que les está ocurriendo, no dejen a uno de ellos haciendo guardia durante la noche).

El equipo descubre que Emilio se ha quedado ciego, por lo que toman la decisión de volver al Magus. De camino Tess también pierde la visión y en el barco, Clark (después de contarle a Kurt que sabe lo de su teléfono por satélite) y Jahel son los siguientes. Un encuentro entre Tess y el productor en el pasillo nos revela que había algo entre ellos, algo más que una simple amistad, y Lincoln es testigo de este encuentro.

Mientras tanto Lena lleva la voz cantante en la investigación, y a través de los escritos del Dr. Cole descubre que hay un bulbo de una planta que crece bajo el árbol sentido y que podría curar sus ojos.

Clark va a buscar a Kurt a la cubierta, pero le pilla por sorpresa y termina recibiendo una puñalada. Lincoln se encarga de cerrarle la herida mientras Lena, A.J. y Rick salen en busca de la planta. El joven aprovecha para mandar a Jahel a por sedal y a Tess y a Emilio a por toallas, y quedarse así a solar con el productor, a quien interroga sobre su relación con su madre, sin mucha novedad.

Mientras Jahel recorre el barco nota la presencia de los morcegos, y advierte a los demás. Tess, Emilio y su hija se encierran en un camarote y Lincoln y Clack se encierran en otro.

La otra parte del equipo tiene también dificultades, sobre todo porque Kurt y Lena terminan perdiendo la vista también. A.J. no tiene mejor idea que dejarle que abandonarles a su suerte en una especie de “sálvese quien pueda”, pero no se aleja mucho, pues termina encontrando, sin quererlo, el árbol sentido. Y (¡sorpresa!), tiene que meterse bajo tierra para recuperarlo.

En el Magus los morcegos comienzan a atacar directamente a los tripulantes (ahora ya ciegos todos), y Clark decide sacrificarse para salvar al resto. Esto sí que no me lo esperaba. De todos los miembros del equipo, Clark era uno de los que menos veía con vocación de sacrificio altruista.

Al final todo tiene un final feliz y A.J. termina salvando el día al volver con las plantas medicinales.

Y hasta aquí el episodio de Los Ciegos. Una entrega de la que esperaba bastante más que 45 minutos autoconclusivos, con escasas pinceladas del pasado entre Tess y Clark (y yo que pensaba que el affaire que tenía la Sra Cole era con el padre de Lena…). También tengo que reconocer que me he pasado buena parte del episodio convencida de que Lincoln y Lena no enfermarían, ya que en los episodios anteriores nos daban a entender que eran “especiales”.

Creo que otro de los problemas de The River son los finales tan cerrados de los episodios. Por su argumento y formato, encajaría mejor en el tipo de serie que termina con una revelación en el último segundo y que te deja aguantando la respiración hasta la semana siguiente, pero no parece que estén por la labor de hacerlo de esta manera.

Ahora queda ver cómo evoluciona la relación entre Kurt y Clark (esa disculpa del final ha sonado casi a amenaza) y ver si por fin avanzan en la búsqueda del Dr. Cole, porque no veo que hayan sacado nada en claro de esta expedición por el bosque. Al igual que no sacaron nada en claro del episodio anterior. Lo que he dicho al principio: o dejan de marear la perdiz o se les echa el final de la temporada (o de la serie) encima.

Y a vosotros, ¿qué os ha parecido Los Ciegos?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The River: Los Ciegos
5 (100%) 1 vote

Categorías: Reviews The River Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »