Review The Pillars of the Earth: Witchcraft

Review The Pillars of the Earth: Witchcraft

Nos vamos acercando rápidamente al final de la miniserie. Demasiado rápidamente, para mí gusto. No sólo porque me hubiera gustado disfrutar de esta serie unas semanas más, si no porque tengo la impresión de que se está acelerando tanto la historia que cuesta asimilar los acontecimientos. En el episodio sexto han pasado muchísimas cosas…

Este ha sido un episodio muy completo; hemos visto un funeral, dos bodas, un nacimiento, un asesinato, una tragedia con casi ochenta muertos y bastantes cosas más. Tengo la sensación de que pasan tantas cosas en cada episodio que es complicado discernir que ha sido lo más relevante del mismo. Me gustaría ver episodios con un ritmo algo más pausado, en los que tuviéramos acontecimientos de relevancia acompañados de otros acontecimientos menores que sirvieran para profundizar en la esencia de los personajes o sólo para deleitarnos con la atmósfera de la época. Pero la serie mantiene un ritmo muy acelerado, demasiado acelerado para mí gusto, cosa que ya habíamos comentado en episodios anteriores pero que hoy he percibido aún en mayor grado.

Por ejemplo, con un ritmo más pausado creo que hubiéramos sufrido más con el matrimonio de Aliena. Nos hemos perdido algunos momentos que hubieran estado bien, como verla a ella con Alfred sabiendo que en realidad es a Jack a quien ama, o verla ocultar el embarazo mientras sufrimos por Jack, vagando en tierras lejanas sin saber que dejó a su amada embarazada. Al menos el episodio podría haber terminado haciéndonos creer que la historia de Aliena y Jack había terminado para siempre. Pero han preferido mostrarlo todo en un mismo episodio; el amor, la boda con Alfred, el embarazado, el nacimiento del bebé, el enfado de Alfred etc. Todo en un mismo episodio en el que además han pasado otras cosas más relevantes que éstas. El episodio me ha gustado mucho, lo cierto es que he disfrutado bastante viéndolo, pero no me gusta la sensación de que quieren decirme demasiadas cosas en tan poco tiempo.

Martha llora a TomMartha llora a Tom

Hemos empezado el episodio con el funeral de Tom, es triste despedirse de este gran hombre. En ese desgraciado momento aparece Richard, el cual demostrando ser enormemente desagradecido se muestra molesto con su hermana Aliena al enterarse de que no tendrá dinero para armaduras o para pagar a sus hombres, pues Aliena lo ha perdido todo en el incendio provocado por William. Este enfado no es en ningún modo justificable ya que Aliena sólo es culpable de haber hecho todo lo posible para enriquecer a su familia y recuperar el titulo y las tierras de su padre. Pero tanto a Richard como a Aliena les apena ver alejarse la idea de cumplir la promesa hecha a Bartholomew. De manera que cuando Alfred se presenta pidiendo la mano de Aliena no parece tan mala idea aceptar, y además Alfred se muestra como un hombre trabajador, con un sueldo aceptable y algunos ahorros que piensa dedicar a ayudar a Richard a ser conde. Alfred es un buen partido desde muchos puntos de vista, puede que algunos no le soportemos, pero tenemos que comprender que Aliena no tenía más opción que aceptar, si se hubiera decidido por la propuesta de Jack de huir a ninguna parte, tendría que haber abandonado para siempre la promesa que hizo a su padre.

Me ha parecido muy conmovedora una escena que comparten Philip y el pequeño Jonathan, en la que el prior le cuenta al niño que Tom Builder se va al cielo a construir una casa para su madre. Preciosas palabras las del prior. Además es interesante descubrir que Philip sospechaba sobre el hijo de Tom, aunque nosotros no hemos sabido nada de esas sospechas hasta ahora, por lo visto ha sido Martha quien le ha confirmado a Philip el parentesco entre el pequeño Jonathan y Tom. Creo que no hubiera estado mal conocer algo al respecto de estas sospechas con anterioridad, pero se esta contando todo tan precipitadamente que parece como si no hubiera minutos para minucias de este tipo.

El techo proyectado por Alfred se caeEl techo proyectado por Alfred se cae

Han pasado muchas cosas en la catedral, la cual por cierto se esta construyendo a una velocidad asombrosa, ha habido un derrumbe, una maldición y una boda. El derrumbe ha traído bastantes consecuencias, pues el rey Stephen lo interpretó como una señal religiosa en contra de Waleran, al que decide no nombrar arzobispo y Philip tampoco es prior, porque el resto de los monjes consideró el derrumbe como un castigo a Philip, por su decisión de sustituir el cráneo perdido en el incendio por otro cráneo cualquiera. Y hemos visto dos bodas, sólo una en la catedral pero ambas malditas, aunque en sólo la de Alfred y Aliena ha habido una llamada a la brujería. Dos noches de bodas lamentables tanto para la jovencita adinerada que tiene la mala suerte de caer en manos del malvado William como para nuestra querida Aliena.

Parece que Stephen sospecha que ocurrió algo extraño en el famoso naufragio aquél en el cual falleció el hijo de Henry I y se lo comenta a Waleran, el cual también comenta otras cosas nacidas de la ambición de los Hamleigh y del propio Waleran. Si bien los sueños de Waleran no van a cumplirse, William si que consigue el favor del rey y por lo tanto llega a ser conde de Shiring y además se casa con una pobre chiquilla de familia adinerada, parece que la suerte sonríe al odioso William.

Aliena y JackAliena y Jack

Así que William es conde, Richard no lo es y Aliena esta viajando en busca de su amado. Regan Hamleigh ha asesinado a un hombre al que Waleran no ha podido robar su cargo y nuestro Philip ya no es prior, si no que ha sido sustituido por el insoportable Remigius. Y el pobre Alfred en un mismo día ha visto su catedral caer y como su mujer da a luz al hijo de otro, ni más ni menos que de Jack.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »