Review The Pillars of the Earth: Redemption

Review The Pillars of the Earth: Redemption

Ya os comenté en otra review, que si bien la novela de Follet me entretuvo bastante, no es una obra que yo elevaría a los altares de la literatura por muchas razones que no vienen al caso, puesto que son de naturaleza literaria y no extrapolables a la versión televisiva. En cambio la serie me esta gustando muchísimo y creo que puede convertirse en uno de esos extraños casos (que son pocos, pero existentes) en los que la versión cinematográfica o televisiva supera al libro.

El tercer episodio comienza con una multitud en actitud festiva en algo que parece ser una celebración, hay cosas que para ellos parecen resultar divertidas, como saltimbanquis, amputaciones de miembros, tragafuegos, sangre salpicando los rostros del público, malabares, etc. Desgraciadamente el colofón de esa fiesta macabra es la ejecución del conde de Shiring, que ya ni es conde ni es nada. La escena ha estado bien, Bartholomew es un buen personaje interpretado por un buen actor, pero no hubiera sido buena idea darle un exceso de relevancia, personalmente agradezco la ausencia de un momento sensiblero que hubiera estado de más.

Recordemos que Aliena le prometió a Bartholomew que lucharía para que su hermano, Richard, recuperase el título. Este tema sale a relucir cuando la muchacha le pide al rey Stephen clemencia para su padre y este no sólo hace caso omiso a la petición si no que sugiere que Richard se convierta en uno de sus hombres. Es fácil entender que el muchacho se muestre reticente a servir al hombre que ha ordenado la ejecución de su padre y que las ha arrebatado las tierras, el dinero o el título. Pero aún así parece que cede ante el empeño de su hermana, que nos sorprende convirtiéndose en cuestión de un momento en una excelente comerciante. Puede que haya crecido sobre las cómodas alfombras de un castillo, pero esta joven no tiene nada de tonta. Su hermano es apocado en extremo, pero ella es fuerte y lista por los dos y sabrá mantener a flote a la familia. William debería tener miedo, no sólo porque se merece que Aliena consiga algún tipo de venganza, si no porque Aliena es mucho más lista que él e incluso más lista que su madre, y quiere para su hermano el mismo título que William pretende heredar.

Remigius no me gusta nada, hay que reconocer que el personaje esta muy bien logrado porque sólo su rostro ya inspira desconfianza, en este episodio lo tenemos empeñado en que la catedral que planean Philip y Tom es demasiado grande y que sería mejor construir una Iglesia pequeñita. Supongo que todos los monjes darán gracias de que Remigius no fuera finalmente el prior, porque parece que sus ambiciones para Kingsbridge son muy bajas. Y hablando de ambiciones para el priorato de Kingsbridge, Philip tiene muchísimos planes; quiere hacer un mercado, quiere vender lana, quiere una catedral…Un gran político, un gran administrador, un buen sacerdote. Philip es bueno en todas sus facetas, todas las alabanzas son pocas para este gran personaje del libro tan magistralmente llevado a la pantalla, gracias a un buen equipo de guionistas y la magnífica labor interpretativa de Matthew Macfadyen.

Por su parte el rey Stephen lo esta pasando mal y tiene pesadillas. Es una desventaja de ser un individuo vil y rastrero, la culpabilidad y los remordimientos no suelen ser una agradable compañía, y los fantasmas de la culpa visitan al rey en sus sueños. El rey hace participe a Waleran de sus inquietudes sobre cierto barco ¿lo recuerdan? El famoso barco que transportaba al heredero al trono y que parece que no se hundió accidentalmente. Además entre pesadillas se le aparece su tío Henry que a modo profético le habla de sangre sobre la cabeza de un santo, le habla de una flecha en el corazón de Maud y le habla de un artista de pelo rojo, al final del episodio comprobamos la importancia de este extraño sueño cuando las pesadillas del rey comienzan a hacerse realidad.

Los monjes en la canteraLos monjes en la cantera

Y el mejor momento del episodio lo vuelve a protagonizar Philip, esta vez en la cantera. El asunto comienza cuando Tom va a por piedras a la cantera y se vuelve a casa con Jack magullado y sin piedras. Lógicamente Philip no esta dispuesto a permitir que les arrebaten los materiales para construir la catedral, así que decide obrar un milagro. Me ha parecido maravilloso este momento: los trabajadores y los monjes en la cantera, los monjes cantando, el amanecer acercándose y el malvado William amenazando al bondadoso Philip, William sostiene una espada y el prior sostiene la cruz. Los monjes cantando, los obreros golpeando al son de los rezos y se obra el milagro cuando el sol se refleja en la cruz que Philip alza al cielo ante los ojos de los hombres de William, que no tienen más remedio que ceder ante Philip y el priorato de Kingsbridge.

Waleran planeaba ir contra Philip en dos frentes, por un lado impidiéndole llevarse las piedras, plan que ya sabemos porque fracasó y por otro lado organizando una peregrinación a Kingsbridge, en la que supuestamente el rey comprobaría el poco avance de la catedral, lo cual le llevaría a inclinarse por el proyecto de hacer una catedral en Shiring y no en Kingsbridge. Pero este plan de Waleran también fracasa, Philip se entera de la visita del rey ya que Jack oye a Percy Hamleigh comentarlo y tras mucho esfuerzo Philip consigue que la apariencia de Kingsbridge ante el rey sea excelente, con muchos trabajadores y gran actividad.

Las pesadillas se hacen realidadLas pesadillas se hacen realidad

Por cierto, la escultura me pareció espantosa, no lo digo porque lleve la cabeza entre las manos en vez de sobre los hombros; eso es lo lógico si recordamos la anterior escultura del santo que vimos antes de que ardiera la iglesia, además de la historia de San Adolphus que le contó Philip a Alfred en el segundo episodio, donde le explica que tras ser decapitado el mártir anduvo un largo camino con su propia cabeza entre las manos. Tampoco lo digo por los colores chillones, si no porque el resultado me ha parecido sencillamente feo y esperaba más de las manos de Jack.

Aunque peor le pareció al pobre rey, y aunque a mi no me han gustado los colores chillones, a Stephen le ha dado una terrible crisis nerviosa cuando la pintura roja ha empezado a gotear sobre el cráneo del monje anónimo que finge pertenecer al santo. Además en ese preciso instante se acerca un mensajero con noticias para el rey que le confirman que sus peores pesadillas se están haciendo realidad.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Pillars of the Earth: Redemption
Valoración

Categorías: Reviews Series The Pillars of the Earth Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »