Review The Pillars of the Earth: Legacy

Review The Pillars of the Earth: Legacy

Ya hemos traspasado el ecuador de The Pillars of the Earth. Sólo nos quedan tres episodios para despedirnos definitivamente de esta miniserie, que personalmente estoy disfrutando muchísimo, si bien creo que la trama daba para algunos episodios más. Quizás han querido condensar demasiados acontecimientos en sólo ocho episodios, cuando hubiera podido hacerse algo mejor con doce o diez. En todo caso el resultado esta siendo excelente.

En el último episodio dejamos a Philip en una situación bastante desagradable, estaba magullado, torturado y en el patíbulo con la soga al cuello, esperando el momento de su ejecución. Pero Philip es un tipo con mucha suerte y justo en el peor momento de su vida, que casi se convierte en el último, Philip se encuentra con su hermano, el cual por supuesto le salva. Es curioso que habiendo sido su hermano quien metió a Philip en este lío contándole lo de la traición de Bartholomew, sea precisamente él quien lo libere.

Así que nos reencontremos con Francis en el bando de Maud, supongo que si Philip llegó a guardarle algún rencor a su hermano por hacerle partícipe de una información que le llevó a sufrir torturas y una condena a muerte, Francis se ha ganado con creces el perdón salvándole la vida. Imagino que algunos de vosotros habréis temido por la suerte de Philip y estaréis agradecidos de que todo ese asunto se haya resuelto en los primeros minutos del episodio.

Parece que Francis es tan inteligente como Philip e igualmente ambicioso, y mientras uno ha depositado sus sueños en una catedral o en un priorato el otro prefiere una carrera más política, en la que le debe ser muy útil esa facilidad que ha demostrado para variar sus lealtades, aunque lo suyo no es nada comparado con los Hamleigh o con el obispo Waleran que a estas alturas ni ellos mismos saben a quien sirven, o quizás si lo saben, ellos son leales al bando vencedor, sea este cual sea.

La bienvenida a Philip y JackLa bienvenida a Philip y Jack

Hablando de Weleran, supongo que el odio que siente hacia el prior posiblemente no hace más que crecer, sobre todo después de comprobar que no ha conseguido deshacerse de Philip a pesar de haberle hecho confesar una traición a la reina y haber pagado para asegurarse que lo ahorcarían. Pero Philip no sólo esta vivo si no que continúa luchando para conseguir el mercado y la cantera. Si mirásemos el mundo desde los ojos de Waleran veríamos a Philip como un incordio insoportable que se resiste a desaparecer, pero en esta serie, al igual que en el libro en el que se basa, no nos ayudan a ver el mundo desde los ojos de Waleran. Los villanos son simplemente eso, los villanos y nosotros no tenemos constancia de que nunca hayan sido otra cosa.

Una característica, o incluso problema, que tienen tanto los Hamleigh como el obispo Waleran es que carecen de matices, son absolutamente rastreros siempre y en toda circunstancia. Pero hoy hemos visto casi una quiebra en la conciencia del obispo, ha sido cuando Maud ha ordenado el asesinato del pequeño Charlie. Este niño es el hijo de un granjero, un pobre crío que viviendo en un palacio extrañaba a los animales de la granja. También es parte de una muy astuta jugada nacida en la mente del obispo. En el proceso de negociación del intercambio de prisioneros surge la idea de dar al hijo de Stephen como garantía de la paz, pero una vez que los términos son aceptados por ambas partes Waleran se acerca a Richard y le sugiere la idea de colocar a cualquier niño sustituyendo al hijo de Stephen, lo cual parece en principio una artimaña excelente, ya que el niño no les es útil como rehén y así Stephen puede continuar la guerra. Pero esto sentencia a muerte al pobre Charlie y Waleran, que sorprendentemente, resulta ser capaz de sentir culpa, decide autocastigarse físicamente y puede que él se sienta en paz con Dios y consigo mismo y aunque quizás el dolor físico le ayude a creer que mantiene la conciencia menos sucia, no evita que el pobre crío sea asesinado.

Esta falta de luces y sombras que percibo en los villanos no la veo de igual modo en los que podríamos llamar buenos. Hemos visto a Tom abandonar a su bebe recién nacido, hemos visto a Jack quemar una iglesia o incluso hemos visto a Philip ayudar a Waleran a ser obispo. Parece como si los personajes buenos fueran capaces de hacer cosas de moralidad dudosa, mientras que los villanos no son capaces de hacer nada bueno. Esto no es una crítica negativa a la serie, pues en el libro ocurre exactamente igual y es posible que incluso sea parte del encanto de la historia.

Por otro lado en Kingsbridge, Alfred, quién sigue siendo insoportable, arremete contra la obra de Jack y destruye sus estatuas debido a un ataque de celos, lo cual además de ser mal intencionado es muy absurdo, pues con su rabieta daña a la misma catedral. Es más, teniendo que en cuenta que no les sobra la piedra no es sensato ir por ahí destruyendo las estatuas a golpes. Como es obvio Jack se enfurece y agrede a Alfred, la pelea entre ambos es enorme, llegando incluso a derribar el andamiaje y parte de la construcción. Ante esto Philip no tiene más remedio que pedir a Tom que eche a uno de los dos. Tom no puede renunciar a su hijo, al hijo de la difunta Agnes, sencillamente siente que no puede hacerlo.

Jack con la túnicaJack con la túnica

En parte como consecuencia de la elección de Tom, Jack decide convertirse en monje. Es posible que haya tomado esa decisión movido por el temor a alejarse de la construcción de la catedral de Kingsbridge, que se ha convertido en parte importante de su vida o quizás pensaba que ese era el único modo de continuar cerca de esas esculturas a las que tanto ama o quizás no haya sido el amor a las piedras, si no el amor a una mujer. Hoy hemos tenido una buena ración de la relación de Jack y Aliena, creo que resultan una pareja encantadora y que los actores desprenden muy buena química. Desgraciadamente uno de los encuentros termina con Aliena huyendo de Jack cuando este intenta tocarla. De este rechazo Jack no conoce la causa, pero nosotros sabemos que Aliena aún esta herida por la experiencia terrible que sufrió a manos del malvado William.

Ellen no esta contenta con el papel que ha jugado Tom en la decisión de Jack y est provoca malestar en la pareja. Es una pena que la relación de Tom y Ellen estuviera sufriendo altibajos en este preciso momento porque llegó el día de la feria de la lana y sucedió una tragedia. Kingsbridge se llenó de gente, y parecía que la suerte sonreía a los nuestros. Tanto Aliena como el priorato iban a llenar sus arcas con bastante dinero y la feria podría consolidarse y repetirse otros años… Pero llegó William, y la fiesta se convirtió en masacre. Vemos varios asesinatos, las mercancías y los puestos incendiados y casi vemos arder a la propia Aliena en una angustiosa escena en la que William la rodea y amenaza en su caballo.

TomTom

Y vemos como William golpea a Tom, y lo deja mal herido y sangrando en el suelo para luego atravesarlo con la espada. No sé muy bien como sentirme con esa escena. Me hubiera gustado que fuese de otra forma, pero lo cierto es que no me ha dejado indiferente. Ha sido bonito ver a Tom mirar su sueño, la catedral, por última vez; ha sido emotivo ver a Jack agarrando las manos del hombre al que ha querido como a un padre y ha sido triste ver a Ellen llorando por el hombre que deseaba casarse con ella. Pero aún así, me hubiera gustado que fuera de otra manera.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review The Pillars of the Earth: Legacy
4 (80%) 1 vote

Categorías: Reviews Series The Pillars of the Earth Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »