Review The Office: Work Bus

work bus, la oficina del futuro

Había muchas ganas por ver este Work Bus, no solo porque la descripción en sí ya prometía mucho sino por quien ha dirigido el episodio. Si estuvisteis atentos al post de pretemporada sobre The Office ya sabíais que el gran Bryan Cranston iba a ser el encargado de dirigir este episodio. No, no esperaba Blue Meth en Scranton, ni capos de la droga, ni siquiera un restaurante de pollo para saciar a Kevin, tan solo quería comprobar la mano del señor Cranston a la hora de ponerse detrás de las cámaras y no me ha defraudado en absoluto. De nuevo nos plantamos ante uno de esos episodios que mezcla comedia con momentos realmente serios de una forma magistral, aun quedan 20 episodios para que se despidan definitivamente y ya les estoy echando de menos…

Todas las series tiran de cultura popular en algún punto, sobre todo las comedias. A mi me gusta como The Office hace mucho uso de las tendencias en internet, hemos visto como hacían vídeos de Parkour, Lipdubs y el uso de Youtube, Facebook y hasta Second Life han estado presentes en la serie. Esta semana le ha tocado el turno a los Epic Fails de la mano de Andy y su vídeo sobre el equipo de Dunder Mifflin, que ha dado por finalizada la temporada de Baseball. Por lo general me suelen gustar este tipo de referencias, pero creo que esta vez se han pasado, si la intención era hacer del vídeo de Epic Fails un Epic Fail en si, lo han conseguido, aunque sin apenas sacarme una sonrisa. Momento flashback: Andy es cada día más Michael, tener a todos los empleados vitoreando su Epic Fail ha sido un viaje a la segunda o tercera temporada, no diré más.

Bueno, si diré que volvemos a ver una vez más el nuevo odio de Andy hacia Toby al más puro estilo Michael Scott. No es necesario crear un nuevo Michael, tan solo intentar que nos olvidemos de él, no recordárnoslo episodio tras episodio. Pero lo importante es que Toby no está inspeccionando la oficina con un medidor de Campos Electromagnéticos por nada, por lo visto Dwight no se gasta todo lo que debería en mantener la oficina en un buen estado y eso puede convertirse en una riesgo para los empleados. Oportunidad que aprovecha Jim para intentar ofrecerle a Pam unas merecidas vacaciones después de haber sido tan comprensiva con su otro trabajo en Philadelphia. La estrategia de esta semana para engañar a Dwight no es otra que atacar su virilidad haciéndole creer que puede llegar a perder su esterilidad si no cambia los cables del edificio, todo eso con una bolsa de palomitas a medio hacer. Si la semana pasada me quejaba de la broma de Jim a Dwight, esta semana me quito el sombrero.

Jim's best prank

Pero Dwight, que nos tenía un poco defraudados últimamente, saca a relucir de nuevo su espíritu calculador y maquiavélico y consigue meter a toda la oficina a trabajar dentro de un autobús durante el tiempo que tardan en arreglar los cables, todo un órdago hacia Jim, que ya se veía toda una semana en el lago con su familia. No quería atar cabos, pero ha sido curioso ver a todos los empleados de Dunder Mifflin ‘cocinando’ su motín hacia Dwight dentro de un vehículo, no es Meth, pero al menos Bryan Cranston no se habrá sentido fuera de su habitat. Me ha gustado ver a los ‘gordos de la oficina’ (palabras de Andy, no mías) unidos y luchando en una causa común: conseguir que Dwight les lleve al puesto de pasteles ‘Laverne’s Pies, tires fixed also’, impulsados por un Jim completamente obsesionado con brindarle a su mujer este pequeño gesto. Uno de los mejores momentos del episodio nos lo ha brindado Kevin, que ha demostrado que solo se le dan bien las matemáticas cuando hay pasteles de por medio. Es curioso, porque la educación estadounidense enseña las matemáticas usando comida, todavía recuerdo como mi profesora de matemáticas (americana y adicta al Sprite Light) usaba pasteles, pizzas, tartas o cualquier comida que se pudiese partir en porciones par explicar las fracciones… Al menos a Kevin le ha servido para algo.

Pero si tuviese que quedarme con un momento del episodio este es, sin duda, la discusión y posterior reconciliación entre Jim y Dwight. Todavía no habíamos visto a Diwght lidiar con el hecho de que el hijo de Angela no fuese suyo y hoy hemos podido verle preocupado por su fertilidad y un tanto deprimido. Todo el motín liderado por Jim ha terminado por hacerle explotar y por fin hemos visto a Dwight realmente dolido, creo que no le veíamos reaccionar así desde la segunda temporada cuando le puso a Michael el ultimátum de despedirle a él o a Jim. Lo peor de todo es que Dwight está convencido de que Jim lo hace para que se gaste dinero en reparaciones y gasolina cuando lo que quiere es tener un gesto con su esposa. Creo que la reacción de Dwight es más que correcta, Jim no hace bien creyendo que es indestructible y por lo visto no tener un hijo le ha afectado mucho más de lo que todos esperábamos. Por eso la charla que tienen a continuación tiene tanto valor, recuerda a aquellas conversaciones entre Michael y Jim (si, soy el primero que recuerda a Michael en cuanto puede, sorry) en las que sin ser íntimos amigos se notaba un respeto mutuo ¿habrán llegado a ese nivel Dwight y Jim? Habrá que ver, por el momento han conseguido salvar esta crisis y conseguir que todos puedan comer un poco de pastel. Me ha encantado ver a Dwight admitiéndole a Jim que esta había sido su mejor broma, pensando que había llenado la oficina de fuentes de electromagnetismo aposta.

Pete moviendo ficha en el fondo...

La otra trama del episodio, aunque poco relacionada con el autobús, los pasteles y los efectos del electromagnetismo nos da una pequeña muestra de lo que podemos ver en un futuro no muy lejano. Ya sabíamos que Nellie quería adoptar un bebé, si no recuerdo mal lo dejó caer la temporada pasada. El caso es que necesita la firma de Andy y no va a ser fácil conseguirla, para ello le pide a Erin que le eche una mano con la carta de recomendación. Por un momento he pensado que Nellie iba a dar el paso que casi da Phyllis en su día (tomar a Erin como su hija), pero al final no ha llegado hasta ese punto.  Eso si, Andy se ha mantenido firme desde el primer momento y no ha querido firmar la carta, no se porque nos quieren mostrar a Andy como un tipo vengativo cuando en el fondo sabe que ese es demasiado castigo para Nellie y tienen que ser Erin y su disgusto el que le hagan cambiar de opinión. Todo esto bajo la atenta mirada de Pete, al que podemos ver conversando con Erin al final del episodio mientras Kevin intenta que Oscar le tire su pastel a la cara. No creo que tardemos mucho en ver como Pete intenta algo con Erin, lo peor de todo es que me apetece ver hacia dónde va esa trama, creo que Andy no está a la altura de Erin, al menos no en lo que llevamos de temporada. También tengo curiosidad por saber si le darán a Nellie el bebé, he ido cogiéndole cierto cariño al personaje, aunque creo que tenía más potencial cuando hacía de mala.

Como personajes descolgados tenemos a Darryll y Clark, que si ya nos dejaban un poco despistados con su discusión sobre si uno debe enseñarle Power Point al otro o no encima se quedan en tierra cuando el autobús se marcha en dirección Laverne’s Pies. También tenemos a Creed, que nos ha vuelto a demostrar lo random que puede llegar a ser su personaje, siempre grande pase lo que pase. A mi parecer este ha sido un buen episodio, con momentos cómicos, dramáticos, románticos y hasta heroicos. Es de esos episodios que te dejan buen sabor de boca a pesar de no avanzar mucho en las tramas principales de la serie. No se hasta que punto se habrá podido notar la influencia de Bryan Cranston en la dirección, pero una cosa es cierta, yo no he visto el episodio con los mismos ojos… Para esta semana tenemos otro invitado especial en la serie, pero esta vez delante de las cámaras ¿algún fan de The Daily Show en la sala?

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review The Office: Work Bus
5 (100%) 1 vote

Categorías: Reviews The Office Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »