Review The Office: Welcome Party

He de reconocer que mi relación con The Office no pasa por su mejor momento, llevo unos meses en los que mi amor por la serie se ha sumido en un estado un tanto apático. Todos los rumores de spin-off, renovación o no renovación, negociaciones con personajes clave y, en definitiva, ‘estiramientos de chicle’ varios me están cansando mucho. Soy el primero que quiere que esta relación acabe con un final feliz (la primera oportunidad para eso pasó hace ya tiempo) y voy a darle margen a esta gran serie que tan buenos momentos me ha brindado en los últimos años. Y lo voy a hacer con este Welcome Party, un episodio que llega tras un parón de unas pocas semanas y que marca el pistoletazo de salida para la recta final de la temporada y que visto lo visto ha intentado solidarizarnos con algunos de los personajes más criticados durante los últimos episodios primando al drama sobre la comedia. Si has visto ya Welcome Party te animo a que pases y lo comentes, quiero saber que te ha parecido.

Puede parecer un poco exagerado tildar de drama algunas de las cosas que pasan en el episodio de esta semana, pero si que es cierto que las dosis de comedia han estado muy justitas y cuando eso pasa la serie tiende a volverse muy sentimentaloide. Y eso que el cold opening sigue estando a la altura de los demás de la temporada y todo el misterio por recordar si Stanley tiene bigote o no ha sido una buena forma de abir boca. Lo más sorprendente ha sido ver que Jim no se acuerde, que Phyllis dude tanto y ese toque de sinceridad de Dwight al ver los dibujos de Pam. Ah, y Gabe… que hace una de las apariciones más breves de un personaje secundario que recuerdo en la serie.

El episodio en si esta claramente dividido en dos tramas, por un lado la adaptación de Nellie a su nuevo puesto de trabajo y por otro el viaje de vuelta de Andy y Erin, los cuales tendrán que hacer una breve parada para que él termine su relación con la que de momento sigue siendo su novia. No es por ser aguafiestas ni negativo pero creo que ninguna de las tramas ha estado a la altura de la temporada por sus carencias de originalidad y atrevimiento, vamos a empezar con Nellie y el puesto que le ha usurpado a Andy. Si algo esta claro sobre Nellie es que nadie salvo Robert entiende su presencia en Scranton, y encima el día que Robert decide visitar la oficina ella llega casi una hora tarde al trabajo poniendo excusas de lo más dudosas. Pero el caso es que ni con esas Robert es capaz de ver que Nellie es un fraude y no solo la intenta consolar sino que envía a Dwight y Jim a que la ayuden con su mudanza y encarga al Comité de Festividades que le organicen una fiesta de bienvenida a la nueva Regional Manager, un cúmulo de despropósitos importante.

Creo que es la primera vez que el Comité de Festividades está de acuerdo a la hora de organizar una fiesta, al menos de primeras. Angela, Phyllis, Pam y un Oscar un tanto acoplado al equipo deciden que lo mejor para dar la bienvenida a Nellie es organizar una mala fiesta a propósito en la sala de descanso y con comida poco apetecible. Por un momento he llegado a pensar que por fin Pam estaba consiguiendo llevarse del todo bien con Angela, pero eso era solo un espejismo ya que justo mientras están organizando la fiesta Jim y Dwight van a enterarse de algo que va a cambiar el destino del episodio. Al parecer Nellie es como es por una situación personal un tanto extrema, y es que antes de mudarse a Florida estaba sumida en una relación que no acabó de buena forma.

Pero el principal problema viene cuando Jim, antes de saber que el ex novio de Nellie era mago le dice a Pam que contraten a uno para su fiesta, intentando retractarse al ver que Nellie no soporta a los magos debido al trauma que supuso la ruptura con su ex novio. Pero el comité de Festividades ya lo tiene todo cerrado y no dejan que Pam cambien nada. Me ha gustado la visita de Jim y Dwight a la casa de Nellie de hecho creo que ha sido lo mejor del episodio. La frase de Dwight diciendo que necesita abrirse una cuenta de Twitter ha sido genial y creo que en el fondo él y Jim se llevan mejor de lo que ambos quieren aparentar. La resolución de toda esta trama me parece correcta pero excesivamente buenrollista, que Jim y Pam acaparen toda la atención y todos los golpes para defender a Nellie de lo que hubiese sido un trauma más ha sido demasiado empalagoso y ha conseguido intentado que no le tengamos manía. Un movimiento un poco sucio a mi parecer ya que Nellie estaba destinada a ser la mala de la temporada.

Por otra parte tenemos la relación entre Andy y Erin que está a punto de caramelo a falta de que Andy rompa con Jessica, que de momento sigue siendo su novia. Me gusta ver a Andy y Erin juntos, tienen química y eso se agradece pero en cuanto se rodean de personas pierden parte de la gracia, como cuando visitan a Jessica en la casa de campo de sus padres y se encuentran con la despedida de soltera de su hermana. Esta claro que Andy no soporta la presión ni el escrutinio público (¿porqué es él el Manager entonces?) y sus ganas de agradar a todo el mundo le juegan una mala pasada, tan mala que con la que queda mal es con Erin con tal de justificarse ante Jessica. Si que ha tenido gracia el momento en el que confiesa que es gay y el amigo de Jessica dice ‘I Knew it!’ y es que desde hace muchas temporadas se ha jugado con la orientación sexual de Andy.

Tal vez lo peor de toda la ruptura entre Andy y Jessica sea su resolución, no podíamos cerrar un episodio tan empalagoso sin que Erin y Andy acabasen bien y para eso tenemos el retorno de Andy a la casa de los padres de Jessica para dejar claro que Erin es con la que quiere estar. De esta forma ponemos punto (¿final?) a el culebrón Andy-Erin, esperando que de ahora en adelante la serie (le queden 4 episodios o le quede una temporada más) se centre en otros menesteres y nos deje a estos dos como la “nueva pareja” de la oficina, felices y contentos. Como Secundario de Oro me quedaría con Creed, hace mucho que no se le veía más de unos segundos y hoy al menos ha tenido un par de lineas bastante buenas. Del resto solo puedo destacar a Hank y esa escena final, donde nos deja claro una vez más su pasotísmo.

En definitiva, episodio flojete, que no convierte el regreso del mini parón en un evento especialmente importante sobre todo por los rumores que van surgiendo sobre la posible novena temporada, las renovaciones de actores, spin offs y demás historias. La última noticia en salir fue la posibilidad de no renovar la serie por una novena temporada (ya que actores como Ed Helms, BJ Novak, John Krasinski o Jenna Fischer acaban contrato y no hay acuerdo para renovarlo) y hacer un reboot, un The Office 2.0 con algunos actores secundarios repetidos pero haciendo borrón y cuenta nueva… lo siento pero no compro.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »