Review The Office: Trivia

Trivia

¡Feliz 2012! Si, ya se que llevamos más de medio mes de enero consumido, pero The Office ha decidido que ‘para que volver tan pronto de vacaciones, con lo bien que se está sin currar’. Han tenido que pasar casi dos semanas del nuevo año para que Andy, Jim, Dwight y el resto de Dunder Mifflinites vuelvan a las andadas de cara a la segunda parte de la temporada. No es que hayamos tenido un regreso apoteósico pero tampoco nos hemos quedado cortos con los puntazos y el avance en alguna que otra trama secundaria. En definitiva un regreso facilón y cómodo para que la cuesta de enero no se nos haga tan hacia arriba.

La verdad es que el episodio ha comenzado demasiado fuerte, con un cold opening digno de los mejores, sobre todo el inicio con Jim explicando la situación con su libreta. Imaginaos cual debe de ser el nivel de ruido y distracción en esa oficina que 15 simples minutos de silencio son todo un hito. Ha sido muy agradable ver a todos coordinados para conseguir un mismo objetivo, aunque he de reconocer que Andy con sus gestos y Kevin con su tan evidente ‘OH, YEAH!’ han roto parte del encanto del cold opening. Aun así, enorme comienzo y buen sprint de Jim, que sigue demostrando que cuando quiere puede llevar el timón de la serie sin problemas.

El episodio en si nos trae por una parte una trama que ya hemos explorado demasiadas veces esta temporada (aunque en este caso nos lleve por un camino bastante agradable) y otra que hacía tiempo que no veíamos y que he agradecido muchísimo. Vamos primero con la que nos ha traído a Andy y sus ‘problemas’ para alcanzar los objetivos de ventas impuestos por Robert California. No se ya cuantas veces hemos visto a Andy preocupado por lo que Robert piensa de él. Si, es cierto que esta tal vez sea la vez en la que más razones tiene para estar preocupado, pero ya hemos visto tantas veces este tipo de tramas que no sorprende. Pero esto es 2012, ya no tenemos tramas repetitivas en las que Andy se humilla públicamente con tal de satisfacer a su jefe, ahora vemos como Andy intenta coger el toro por los cuernos antes de que el problema llegue a oídos de Robert. Si no llega a ser porque el título del episodio es tan sumamente descriptivo nunca hubiese imaginado que el episodio nos fuese a llevar a un concurso de Trivial, en un bar gay de Philadelphia.

Trivia

La verdad es que hace tiempo que no explotan la homosexualidad de Oscar lo suficiente, hubo un pequeño amago en la sexta temporada pero no paso de un simple flirteo con uno de los empleados del almacén. No creo que deban aprovecharse de este hecho, pero si que podían darle un poco más de protagonismo. En este caso es el propio Oscar el que le da a Andy la idea de participar en el concurso de Trivial. Andy necesita $800 para poder alcanzar el objetivo fijado por Robert e intenta venderles papel a sus propios empleados, pero al ver que ninguno (salvo él) esta dispuesto a ceder decide que lo mejor es intentar ganar entre todos el premio del concurso de Trivial.

Me ha sorprendido, y hasta desconcertado, el apoyo de Darryll y Jim a la iniciativa de Andy, no se si era mofa o si realmente piensan que la idea es buena, sea como fuere ha sido una escena tan buena como bizarra. También me ha gustado ver buen rollo entre todos, incluso cuando se dividían para formar los equipos aue iban a participar en el concurso. Por un lado el equipo A con Darryll, Ryan, Jim y Andy; por otro el equipo B con Phyllis, Stanley, Creed y Kathy; y por último el equipo ‘Just for fun’ (o ‘Einsteins’) con Kelly, Erin, Meredith y Kevin. Ha sido especialmente divertido ver a Jim rechazado por Stanley y a Kevin rechazado por Andy. Pero lo mejor, sin duda, ha sido ver como el único equipo que ha dado el callo ha sido aquel por el que nadie apostaba un duro. Entre Erin, Kelly, Kevin y Meredith han conseguido ir dejando atrás a todos los equipos hasta enfrentarse en la final al de Oscar. Genial la resolución de las últimas preguntas con Kevin como protagonista, haciendo alarde de sus conocimientos en obesidad y escenas de desnudos en el cine francés. Gran detalle al mostrarnos como Kelly responde una pregunta claramente relacionada con el famoseo y como Meredith responde una relacionada con los problemas de la educación infantil, cada uno tiene sus problemas y especialidades…

Trivia

La escena final del episodio, aunque obvia, ha sido muy buena, aunque esperaba ver como el equipo ganador le entragaba a Andy el premio. Me imagino que se da por sentado que todos estaban participando con esa idea en la cabeza (menos Oscar, esta claro). La trama, aunque toca al principio el tema de los objetivos fijados por Robert, no aporta mucho más aunque nos deja algún que otro gran momento como Ryan y su imposibilidad para vivir sin su teléfono móvil o esa miradita entre Erin y Andy cuando esta acierta una pregunta clave. También han tenido gracia algunos de los chistes claramente gays que le hacía a Andy el presentador del concurso.

La otra trama, completamente opuesta al Trivial nos trae a Dwight en su camino hacia lo más alto de Dunder Mifflin Sabre, visitando las oficinas centrales en Talahassee para una entrevista personal con Robert California. Hacía ya tiempo que no veíamos la faceta más competitiva de Dwight, aunque hay que reconocer que al final no hemos podido verle en todo su esplendor. Su llegada a Tallahasse es toda una sorpresa para Robert, que no duda en despacharle rápidamente pasándole el problema a Gabe. Si amigos, Gabe trabaja en Tallahassee y en Scranton a la vez. Los guionistas se han sacado ese as de la manga para poder justificar su presencia en Scranton después de que la temporada pasada nos jurasen y perjurasen que se volvía a Florida. No ha sido un movimiento muy de mi agrado aunqe hay que reconocer que han salido al paso con estilo, y es que no hay nadie mejor que Gabe para ejercer de ‘retrete’ en las oficinas centrales de la compañía.

Trivia

Es una pena, porque Gabe podía haber dado mucho más de si en este episodio, de hecho lo hace todo bien hasta el momento en el que intenta mofarse de Dwight. No se si seré yo, pero me ha parecido que Dwight ha sido poco ‘tocapelotas’ durante su breve paso por las oficinas centrales. Tampoco me ha parecido muy acertada su visita a la casa de Robert California. Si, teníamos que ver su condo en  Florida y su peculiar forma de hacer ejercicio, pero creo que ha menospreciado a Dwight de una forma excesiva, dejando en un simple chiste toda su visita a Tallahassee. El intento de agasajarle con una medalla vieja y sucia ha sido cruel, menos mal que Dwight ha conseguido sacar el poco orgullo que le quedaba. Espero que vuelva a intentar ascender en la compañía y espero que lo consiga, de hecho por un momento parecía que Robert le animaba a esperar pacientemente al puesto que realmente quiere, que no es otro que el de Regional Manager de la sucursal de Scranton… ¡tiembra Andy!

Tal y como he dicho en la entradilla que encabeza esta review, creo que el regreso de The Office ha sido facilón. No han querido pasarse (por arriba o por abajo) con el episodio y la verdad es que han conseguido un resultado muy decente. No quedará grabado en la cabeza de ninguno como el mejor episodio de la serie pero tampoco nos da razones suficientes como para tacharlo de mal episodio, en definitiva, 20 minutos amenos y divertidos y que, al menos a mí, me dejan con ganas de más. A ver que tal se da esta segunda mitad de la temporada, de momento la serie no ha sido renovada aun para una novena temporada (se habló de ello antes de comenzar la octava) y si quieren darle un final decente deberían de empezar a sentar las bases ¿no creéis? Yo de momento seguiré intentando disfrutar al máximo la serie semana a semana ¡Hasta la próxima review!

Bonus Track: ¿Alguien se ha fijado en los libros de Jo Bennet que están detrás de Dwight mientras espera a que le atienda Robert California? A ver cuando hacen ese tipo de detalles con Michael Scott…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »