Review The Office: Training Day

The Office regresa tras tres semanas de descanso para ofrecernos la recta final de la temporada, seis episodios (dos de ellos dobles) que nos aseguran un desenlace de lo más tenso tras el -ya oficial- anuncio de la marcha de Michael. Esta semana toca toma de contacto con el que se supone va a ser el recambio de Michael, un amante del suroeste de los Estados Unidos llamado Deangelo Vickers e interpretado nada más y nada menos que por Will Ferrell, todo un peso pesado de la comedia ¿Cómo se llevará Michael con su sustituto? ¿Y los empleados, intentarán ganarse al nuevo jefe a cualquier precio? No estamos ante el mejor episodio de la serie, pero si que estamos ante uno de los episodios más extraños en cuanto a sensaciones se refiere.

Llegó el momento esperado por todos, esta semana se ha oficializado la marcha de Michael de Dunder Mifflin con la presentación del que será su sustituto –al menos de momento- al frente de la oficina. Habrá quienes digan que Will Ferrel les pone nervioso, habrá quienes vean en él el recambio perfecto, yo sin embargo he preferido mantenerme cauto ante su presencia y creo que ha sido una decisión “adecuada”, y eso que la escena de su presentación ha sido, a mi parecer, acertadísima. Un encuentro tan informal con Michael ha propiciado que su relación comenzase con muy buen pie. Su escena en el bar del hotel, a pesar de ser algo fácil y simple nos muestra que en este mundo existen personas similares (iguales no hay) a Michael Scott.

Pero una vez que hemos conocido a Deangelo Vickers la situación cambia de forma dramática. Nunca he vivido un cambio de jefe, por lo tanto no se como reaccionaría ante tal situación, lo que si que es verdad es que no sería tan cantoso como los empleados de Dunder Mifflin Scranton a la hora de intentar gustarle al jefe. Jim y Pam usando –una vez más- a su hija como arma de peloteo ha sido de lo más antinatural, al igual que Angela, Stanley o Meredith haciéndose los simpáticos cuando siempre están de morros.

No hay una descripción disponibleHaaaaave you met Kelly?

Casos aparte son los de Kelly, Kevin, Darryll o Andy. La primera sigue intentando trepar hasta la cima por méritos (no profesionales) propios, me encanta que sus objetivos varíen pero sus formas no. Kevin viene demostrando desde hace mucho tiempo que esta en una forma espectacular y hoy, aunque la peluca no sea su mejor arma, lo ha vuelto a demostrar. Otro que parece va a luchar por ser el ojo derecho del nuevo jefe es Darryll, que no duda en “disfrazarse” de cowboy para llamar la atención de Deangelo. Una situación descaradamente irónica teniendo en cuenta que Darryll nunca había intentado caerle bien a nadie y menos a su jefe Michael.

Pero sin duda el que más va a sufrir la personalidad del nuevo jefe es Andy, que tras un comentario sin ninguna trascendencia pasa a ser el “funny guy”. El problema viene cuando el humor de Andy (cualidad por la que nunca ha destacado) no es del agrado de Deangelo y éste tiene que acabar por rebajarse hasta el punto de echarse café por encima o beber jabón para que su nuevo superior se eche unas risas. Aquí es donde destacaría la versatilidad de Ferrell para interpretar a un tipo de jefe que no habíamos visto nunca por Scranton, serio cuando la situación lo requiere pero con un semblante aparentemente relajado en todo momento.

No hay una descripción disponible¿Significa el puesto de secretaria total lealtad hacia Michael?

Digo que Deangelo esta aparentemente relajado y de buen humor en todo momento porque realmente parece haber entrado con buen pie en la oficina a juzgar por las reacciones de sus nuevos trabajadores, pero no a juzgar por la reacción de Michael. Todo lo bueno que parecía Deangelo al principio se convierte en pegas según se va viendo el estilo de mando que gasta el 'new boss'. La escena más tensa y a la vez más divertida de todo el episodio es cuando pide a Erin que conteste al teléfono sin usar su nombre mientras que Michael intenta que se mantenga el toque personal. La impotencia que muestra la pobre Erin refleja perfectamente el grado de tensión y de rareza vivido durante todo el episodio. Lo peor (o mejor) de todo es que es Erin la que parece mantenerse más fiel a Michael, sin intentar caer bien a Deangelo y siguiendo las ordenes de Michael.

Lo que nos lleva a Dwight. El eterno pelota, la mano derecha de Michael en estos siete años y la persona que más “méritos” ha hecho para ganarse un puesto privilegiado a la hora de luchar por el puesto de Manager acaba por darle la espalda a su mentor tras comprobar que no le había recomendado para el puesto. Un golpe muy bajo por parte de Michael y que creo que Dwight no se merecía, cuando le da la espalda para entrar en la reunión convocada por Deangelo asistimos al momento en el que Michael comienza su despedida de Dunder Mifflin.

No hay una descripción disponible'Office Funny Guy' en plena acción

No es que el episodio haya tenido una trama secundaria a la de la presentación de Deangelo, pero si tuviese que elegir a los otros protagonistas del episodio esos serían sin duda Jim y Pam. No es la primera vez que vemos como utilizan a su hija para beneficio propio, lo que no esperábamos (¿o si?) era que les saliese el tiro por la culata. Si algo ha dejado claro Deangelo es que en el trabajo hay ciertas cosas que no se hacen, entre ellas no hablar de política o utilizar a los bebes como arma de peloteo masivo. No esperaba que Jim y Pam cayesen en el juego del peloteo al jefe. Lo que si es cierto es lo que le dice Jim a Michael, Deangelo es el jefe ahora y hay que acatar sus normas. Lo mejor de todo, que Cece no ha conseguido encandilar a Deangelo y eso es algo que dará bastante juego en el futuro.

Lo que me lleva a la siguiente reflexión. Hemos visto como Andy y Erin tenían dificultades para adaptarse a las peticiones del nuevo jefe y Jim y Pam no tardarán en darse cuenta que Deangelo no ha caído en sus redes, por lo que no dudo que haya varios empleados de la oficina que acaben uniéndose y confabulando para propiciar la salida del nuevo jefe. Pero para que eso pase creo que antes tendremos que ver como Dwight reniega de Deangelo y se une a la causa. Ale, ya tenemos algo sobre lo que teorizar…

No hay una descripción disponibleI'm adecuate…

Para terminar voy a centrarme en los auténticos protagonistas del episodio, que no son otros que Michael y Deangelo. Hemos visto como los inicios de su relación han sido muy buenos pero poco a poco la cosa se ha ido deteriorando hasta llegar al punto en el que Michael intenta intoxicar a su sustituto con Mantequilla de Cacahuete. Estaba claro que Michael no cedería su trono tan fácilmente y que algún tipo de resistencia pondría, pero al fin y al cabo la decisión de irse ha sido suya y tendrá que aceptar lo que impongan desde Tallahassee. De hecho creo que uno de los mejores momentos de todo el episodio ha sido cuando Michael se ha dado cuenta de que tiene que dejar a Deangelo hacer su trabajo, ese extraño abrazo entre los dos ha sido la firma de la paz y el momento en el que Michael traspasaba todo su poder al nuevo jefe.

Como bien se ha apuntado en el foro, el episodio de esta semana ha sido raro. Creo que no hay otra palabra que lo defina mejor, por un lado tenemos a un gran actor como Will Ferrell encarnando a un “enemigo” que en el fondo no es tal. A todos nos vienen a la cabeza Charles Miner, David Wallace o Jan Levinson y las eternas luchas de Michael con todos ellos, pero en este caso es distinto, Deangelo “es” el nuevo Michael lo quiera éste o no y hoy por lo pronto ha aprendido a aceptar esa situación, ahora toca disfrutar del tiempo que le queda en Scranton. Por cierto, el 'secundario de oro' va para Kelly, no creo que ninguno haya resaltado sobre el resto pero llevabamos tiempo sin verla en acción.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »