Review The Office: The Whale

Despedidas, esto es lo primero que piensa uno cuando habla del final de una serie. En The Office no van a salirse de las pautas habituales y tras la visita de Roy al principio de temporada esta vez le ha tocado a otro personaje que fue determinante para el devenir de la serie en sus primeras cinco temporadas. Un regreso que puede dar un soplo de aire fresco a lo que le queda de temporada pero que no debería de robarle demasiado protagonismo a las historias que aun tenemos pendientes por cerrar. Por lo demás un episodio muy completo pero no excelente en el que encima no hemos echado de menos a Andy, ¿es eso una mala señal?

Como ya vimos en el episodio anterior Andy decide irse con su hermano y su barco a las bermudas dejando en tierra a Erin, y para recordarnos que al fin y al cabo sigue siendo el jefe nos dejan este desafortunado cold opening. Me da la sensación de que los que mandan no tienen muy claro lo que quieren hacer con su personaje, un día es serio, maduro y responsable y al siguiente es capaz de perder la mayoría de sus opciones de supervivencia en alta mar en cuestión de pocos minutos. Desde luego el Andy que hemos visto no se parece al marinero frustrado que vimos en The Boat, todavía me pregunto que hace Erin con él. Muy grande, por cierto, su interpretación del título de la canción ‘No woman, no cry’…

Dejando atrás la única aportación de Andy en todo el episodio se podría decir que el principal protagonista del episodio es Dwight, que se ve arrastrado hacia una situación un tanto incomoda para él. Nadie confía en sus capacidades de venta frente a un cliente femenino, y es que tienen razones para dudar de él. Me ha parecido extraño que ningún otro ventas haya intentado robarle la oportunidad a Dwight, al fin y al cabo como bien dice Phyllis, conseguir la cuenta de las Páginas Blancas de Scranton podría aumentar considerablemente sus retribuciones al final del año. Parece un recurso fácil, pero al final son las mujeres de la oficina las que intentan entrenar a Dwight para que trate con este misterioso cliente del cual solo sabemos que es una mujer. Poca participación de Erin, Phyllis, Meredith y Nellie, pero suficiente para comprobar la ineptitud de Dwight. Menos mal que Pam se ofrece a acompañarle en caso de que la cosa se ponga fea.

La sorpresa del episodio la pone el famoso cliente, que no es otra persona que Jan Levinson, nueva responsable de las Páginas Blancas de Scranton y que esperaba verse las caras con David Wallace en vez de Dwight y Pam. Un reencuentro algo agridulce, sobre todo al ver esos flashbacks de momentos clave de Jan en la serie y darse cuenta de que su personaje está muy venido a menos, solo tenía sentido mientras Michael estaba presente. Pero el caso es que tenemos una oportunidad más de verla en plena acción, completamente desequilibrada y emocionalmente inestable. Me ha dado pena ver a Pam tan desbordada por la situación, es una pena que se achante tanto ante Jan. Me hubiese gustado ver como le plantaba cara, pero eso era tarea de Dwight. Si algo ha quedado claro es que Dwight no sabe tratar con las mujeres, pero Jan no es una mujer normal y frente a eso si que sabe reaccionar. Ha sido sorprendente la forma en la que ha afrontado la negociación y creo que recurrir a Clark ha sido todo un acierto, no es Hunter pero parece que a Jan le ha parecido premio suficiente.

Creo que una de las cosas que más me ha sorprendido ha sido ver como Jim se ha desentendido por completo de la negociación con Jan, mostrándose más interesado en una conference call con sus nuevos socios. Trama corta, con muy poca chicha y que nos deja claro que Jim va a tener que tomar una difícil decisión, Scranton y Dunder Mifflin o Philadelphia y su nuevo proyecto de Marketing Deportivo. Lo único destacable de la fallida conference call ha sido ver como Kevin está apunto de destapar abiertamente el proyecto paralelo de Jim. Nadie de la oficina (salvo Pam) sabe lo que está pasando con Jim y no creo que les haga mucha gracia saber que pueden perder a uno de los trabajadores más importantes de la empresa.

Una de las tramas que más me ha gustado de todo el episodio ha sido la de Toby y su empeño por que sus compañeros se sumen al movimiento ‘Movember’ (dejarse bigote durante el mes de noviembre como apoyo a la lucha contra el cáncer de próstata). Me gusta ver a Toby emocionado con algo, sobre todo con algo tan friki como esto, cuando algo le apasiona puede ser el tío más animado del mundo. Pero lo mejor ha sido ver al equipo que ha unido, con Kevin, Darryll, Clark y Pete. Me está gustando mucho la integración de estos dos últimos con el resto de sus compañeros, creo que han encajado muy bien en la serie y es una pena que no podamos ver mucho más de ellos. Como no podía ser de otra forma, hemos vuelto a ver algo de movimiento en la más que inminente relación entre Pete y Erin, viendo como él se afeita el bigote cuando ella le dice que no le queda bien. Quiero movimiento en este frente y lo quiero ya

Y por último tenemos a Angela, Oscar y el Senador en la trama menos cómica y con el futuro más difícil de todo el episodio. Estaba claro que Angela terminaría por sospechar del Senador, lo que no esperaba era que acudiese a Oscar en busca de ayuda. No me ha terminado de convencer su visita al gimnasio para espiar al senador ni que Oscar intentase convencer a Angela de que el Senador es gay ya que, como se ha visto al final, ha terminado por volverse en su contra. Estaba claro que de todo este asunto no podía salir nada bueno y creo que estamos cerca de ver el final del matrimonio entre Angela y el Senador, dejando vía libre para que Dwight y Angela puedan terminar juntos al final de la temporada como (casi) todos esperamos. Aunque visto lo ocurrido con Molly, la asistente de Jan, podemos esperar alguna novedad en el ámbito amoroso para Dwight, que lleva mucho tiempo sin tener pareja (¿qué fue de Isabel?).

Lo dicho, episodio muy normal, dentro de la media de la temporada que nos deja con la intriga de saber si veremos más de Jan o no y, sobre todo, si el descubrimiento de Angela tiene consecuencias mayores. En cuanto a los puntos cómicos, creo que el episodio ha estado flojete en ese aspecto, tan solo salvaría a Toby. Creo que, como ha pasado ya en alguna otra ocasión esta temporada, estamos ante un episodio coral, que tendrá mucho más sentido cuando podamos verlo como parte de un todo y no como un episodio suelto con tramas independientes. Antes de despedirme comentaros lo que ya sabéis, que esta semana pasada no hubo episodio debido al día de Acción de Gracias y que el siguiente episodio se emitirá esta semana y tiene como título The Target, lo comentamos en unos días ¡hasta la próxima!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »