Review The Office: The Incentive

The Incentive

Ahora que ya sabemos quien es el nuevo jefe de la oficina, que ya tenemos un poco más calado al nuevo CEO y que hemos visto como el resto de personajes se han acoplado perfectamente a su estatus de co-protagonistas toca ganarse al público. No quiero decir que todos los seguidores de The Office necesiten nuevas razones para seguir la serie, pero sí que creo que hace falta un pequeño empujoncito para que poco a poco Michael Scott sea el recuerdo de un tiempo pasado no necesariamente mejor. Pues bien, creo que los guionistas y actores de la serie están consiguiendo episodio a episodio, despacio y con buena letra que la nueva temporada empiece con el mejor pie posible para el personaje que más difícil lo tiene, Andy Bernard. No será recordado como uno de los mejores episodios de toda la serie, pero tras ver The Incentive se te queda una sensación de buen rollo difícilmente igualable con otras series, esta semana toca episodio sentimentalón… ¡Dentro review!

Empecemos por el cold opening para asi poder pasar página rápidamente… Creo que es uno de los comienzos de episodio más flojos de las últimas temporadas. Esto no quiere decir que no haya tenido su puntillo y que Kevin no lo haga bien, pero el juego de hablar comiendose palabras es un recurso viejo y fácil, la verdad es que podrían haberle sacado un poco más de jugo. Lo mejor de todo ha sido Andy hablando igual que Kevin y Jim sin entender lo de “see world” o “Sea World”. Menos mal que Kevin se redime de sus actos a lo largo del episodio como enorme (literal y figurado) secundario que es.

Pasados el trago del cold opening pasamos a la acción principal, que sigue siendo la aclimatación de Andy a su nuevo puesto de trabajo y sus esfuerzos por generar una buena impresión en Robert California. Ha tenido gracia la parodia sobre las tabletas portátiles con el Pyramid de Sabre, sus exageradas formas y características así como lo absurdo de su reclamo comercial (Unleash the power of the pyramid!) solo podían venir de la mano de Dwight. Afortunadamente la gracia de la tableta no ha dado para mucho, el episodio de hoy es para Andy y Dwight tiene que hacerse a un lado. Sinceramente, no me gusta el nuevo Dwight, si en el primer episodio aun conservaba algo de orgullo propio y pagaba los platos rotos con Jim, en este se le ve claramente vencido, sin ganas de luchar contra su jefe y sus compañeros. Eso si, su guiño a Neil Patrick Harris ha sido buenísimo.

The Incentive

Es curioso como en este episodio, a diferencia con todo lo que hemos visto en The Office hasta el momento, no hemos tenido nada más que una trama principal donde todos los personajes han aportado su parte y unas pocas escenas esporádicas que no se pueden ni considerar tramas donde hemos podido ver un poco más de ciertos personajes. Vamos con Andy, Robert y toda la oficina con la trama que da nombre al episodio, el incentivo. Si Andy quería crear una buena impresión sobre Robert con una bonita corbata lo llevaba claro, el nuevo CEO tiene claro lo que quiere y no pierde el tiempo con pequeñeces, Andy tiene que aumentar un 50% el volumen de ventas si quiere ganarse a su jefe.

Situación difícil que nos hace pensar en como habría actuado Michael en esos momentos. Pero Andy no es Michael, no se apoya en solo uno de sus empleados para que le ayude con sus tareas (aunque Jim se va posicionando como su principal apoyo poco a poco) y decide enfocar el problema desde un angulo distinto, con un programa de incentivos tan cutre que se vuelve en su contra a las primeras de cambio. No soy ningún gurú de los negocios, pero no hay que ser muy listo para saber que a la gente no le motivan pequeños regalos que pueden comprar en cualquier momento, si quieres que alguien haga algo dale un gran premio que no se pueda comprar con dinero, dales días de vacaciones, mejoras en sus puestos de trabajo, cosas intangibles pero muy valiosas. Andy no parece caer en la cuenta, pero Jim si, que no tarda en liar a su jefe para que ofrezca premios ridículos por una cantidad de puntos indecente. Y esos premios que tan alegremente ofrece Andy pensando que nadie va a conseguir tantos puntos le van a traer más de un dolor de cabeza.

The Incentive

Basta que les digas a tus empleados que vas a correr desnudo con un donut en tu “cosita” o que te tatúas en el culo lo que quieran si consiguen 5.000 puntos (algo supuestamente imposible) para que se motiven de verdad. Pocas veces hemos visto a la sucursal de Scranton trabajando tan duro como en este episodio, y todo por ver como su jefe se baja literalmente los pantalones. Hemos visto a Meredith ayudando con el material de oficina, a Creed -muy desaparecido esta temporada- trabajando como un loco y hasta Stanley gritaba por teléfono “Unleash the power of the Pyramid!”, es triste ver como solo una cosa así es capaz de motivarles, aunque al final veremos que lo último que quieren es degradar a Andy. Su mirada a través del cristal de su despacho cuando han conseguido llegar a los 5.000 puntos ha sido Michael Scott al 100%.

Me ha chocado bastante ver que el episodio no subiese realmente el nivel hasta los últimos minutos, pero hay que reconocer que ha merecido la pena esperar. La visita a la tienda de tatuajes lo ha tenido todo. Para empezar el miedo de Andy, sabe que no puede echarse atrás, sería perder credibilidad frente a sus empleados, pero sabe que si sigue adelante puede acabar con un bebé tatuado en el culo. Por otra parte hemos tenido a Jim sirviendo de apoyo, confesándole que nadie confía en que vaya a hacerlo, que puede rajarse y no pasaría nada porque es lo que esperan que haga. Después tenemos el arranque de valentía de Andy, que sabe que es la mejor oportunidad que tiene para ganarse la confianza plena de todos sus trabajadores. Hasta tenemos hueco para Dwight, admitiendo que no le importa ser el numero dos si implica ver más situaciones como esta, y Robert, que confiesa porqué eligió a Andy como Regional Manager, alegando que es todo superficie, lo que ves es lo que tienes y eso inspira a las personas. Y por último tenemos el grandioso gesto de los empleados al cambiar el diseño original del tatuaje de Andy por un Nard-Dog.

The IncentiveHay que reconocer que es un movimiento fácil y extremadamente sentimentaloide, pero a mi me ha ganado. La serie necesita que todos confiemos en Andy y estos dos episodios han sido una clara muestra de apoyo por parte de los guionistas y demás personajes para que Ed Helms salga victorioso. Como bien decía anteriormente, no ha sido el mejor capitulo de la serie, pero te deja con una sonrisa en la cara y una sensación de buen rollo que pocas series pueden igualar.

Para terminar la review quiero repasar esas pequeñas escenas, que no llegan a ser subtramas del episodio pero que nos dejan ver algo más del resto de personajes. Como por ejemplo la visita de la ex mujer de Darryll a la oficina. Sabíamos que Darryll estaba separado y que tiene una hija, pero no sabíamos nada de su ex mujer. Pues bien hoy la vemos y sabemos que últimamente se lleva mejor de lo normal con su ex marido. Nada muy especial la verdad, Darryll no ha empezado con buen pie la temporada y lo mejor de todo ha sido ver como atendía Kevin a Justine en la recepción. También tenemos a Pam y Angela, que siguen con sus embarazos paralelos y todo lo que eso supone. Me ha sorprendido ver a Angela haciendo un intento por mejorar su “amistad” con Pam, aunque al final ha quedado claro que no son lo suficientemente compatibles como para compartir un embarazo. En definitiva, dos pequeñas escenas que no nos han aportado mucho y que apenas han tenido chicha. Espero que volvamos al esquema donde hay una trama principal y dos o tres subtramas por episodio.

The IncentiveY con esto llegamos al final de la review, ha sido un buen episodio, con pocos puntos pero casi todos buenos y con un desenlace redondo. Creo que ya podemos dejar atrás la adaptación de Andy a su nuevo puesto y entrar un poco más en materia en los siguientes episodios. Estoy deseando ver mucho más a Dwight y a Jim en acción, los dos personajes llamados a soportar el peso de la serie. En cuanto a Pam, creo que su embarazo no le está haciendo mucho bien, a ver si mejora un poco, y en cuanto al secundario de Oro, creo que podemos dárselo a Kevin sin problemas, su cold opening (sin ser brillante) y sus aportes a las escenas de Darryll con su ex mujer han sido más que suficientes. Por últimísimo comentar los motes que les ha puesto Andy a sus trabajadores, no se si será algo que veremos durante toda la temporada, pero ha tenido gracia, todos con la letra de su nombre seguido de -Dog o diminutivos caninos como el C-Span (Cocker Spaniel) de Oscar.

Ahora ya sabes lo que toca, dejanos un comentario con tu opinión sobre el episodio y/o la review ¡Queremos saber que piensas!

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review The Office: The Incentive
Valoración

Categorías: Reviews The Office Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »