Review The Office: Pool Party

Pool Party

Extraño, bizarro, siniestro o simplemente ‘raro de co***es’ son algunos de los adjetivos que utilizaría un ‘no habitual’ de The Office para describir este episodio si lo viese sin saber nada de la serie. Afortunadamente por aquí somos todos fans acérrimos de la serie, aunque algún despistado seguro que se cuela por aquí de vez en cuando, y estamos acostumbrados a digerir este tipo de episodios con facilidad. Pool Party es un episodio especial, de esos que marcan un antes y un después en la temporada, ahora queda esperar las consecuencias de un episodio de este calibre ¿Listos para recordar una de las fiestas más extrañas que hemos visto en esta serie (y eso es mucho decir)?

Para no romper la tradición, esta semana hemos vuelto a tener un gran cold opening, de nuevo de la mano de Jim y Dwight pero con un invitado de lujo como Stanley. Es cierto que se echa mucho de menos  Pam, sobre todo Jim que tenía en ella a su mejor público a la hora de hacerle la vida imposible a Dwight. Para suplir esta ausencia Jim recurre a Stanley, que parece tener cierto sentido del humor por ahí escondido, aunque hagan falta muchos intentos para dar con la tecla. Ha sido genial ver como Jim le gastaba bromas super curradas a Dwight sin que Stanley cambiase el gesto (sobre todo con la del perro), hasta que unas simples albóndigas han conseguido dejarle casi sin aliento. Pero lo mejor sin duda ha sido ver como Stanley y Dwight estaban compinchados para poder embolsarse una buena cantidad de albóndigas todos los días y así comer gratis. Este ha sido una de las pocas veces que hemos visto a Jim siendo la ‘víctima’ y creo que podían haberlo hecho un pelín más humillante, que una cura de humildad de vez en cuando no viene nada mal.

Pero este episodio no se ha quedado en un buen cold opening y un par de tramas repetitivas, para variar un poco nos ha traído una de las fiestas más peculiares que he visto en mucho tiempo, pero vayamos por partes. Robert, que tiene que afrontar su reciente divorcio se pasa más tiempo en la sucursal de Scranton que en su propia casa, una mansión de lujo que tiene que vender para agradar a su ex esposa. Se supone que al día siguiente van a ir los abogados a tasar todo lo que hay dentro para poder valorar la vivienda y Kevin, que no se le escapa ni una aprovecha para proponerle a Robert que haga una fiesta para despedir a la casa. Lo mejor de todo es ver como Robert, guiado por su estado semi depresivo y su pasotísmo absoluto decide hacerle caso e invita a toda la oficina a tomar algo a su casa, no es una ‘Fiesta’, es una ‘Quedada’.

Pool Party

Uno de los grandes puntos a favor de este episodio ha sido la variedad de tramas, todas muy distintas y sin que haya un protagonista bien definido. Una de las tramas que nos ha ofrecido el episodio ha tenido como protagonistas a Andy, su novia Jessica, Erin y Dwight. Al parecer la relación entre Andy y Jessica va viento en popa, de hecho Andy ya la ha presentado a sus padres y estos han dado su aprobación regalándole el anillo de compromiso familiar (sin diamante, claro), un movimiento muy arriesgado por parte de Andy que pretende dar esa misma noche el mismo paso que dio hace cuatro temporadas con Angela, y todos sabemos como acabó esa historia… Y con eso pasamos directamente a la ‘Fiesta’ en casa de Robert. Si amigos, tan solo unos pocos minutos en la oficina, mira que me gustan los episodios que cambian de escenario pero no me gusta que se abuse de ello y en las últimas temporadas es un recurso muy corriente.

Toda la trama de la casa de Robert se puede dividir en dos partes, por un lado todo lo que ocurre en la piscina y sus alrededores y por otro en el tour de visita que ofrece Robert a algunos de sus empleados. Vamos con la piscina, porque todo lo que ocurre con Robert y su tour guiado tiene que quedar para el final si o si. Muchísimas cosas que destacar de la piscina. Primero, que Erin quiere recuperar a Andy como sea tras enterarse que en la fiesta de Navidad la siguió a casa par comprobar que no pasaba nada con Robert, ¿y que mejor forma para intentar recuperar a tu ex pareja que dándole celos con otro hombre? Lo mejor de todo ha sido ver que el elegido no es otro que Dwight. Dwight puede ser intenso, picajoso, sibilino, pelota y muy cansino, pero de vez en cuando se desmarca y nos muestra su cara más humana. Me encanta verle así, ayudando a una amiga aunque casi le cueste la vida. A todo esto Andy no se entera de lo que están intentando Erin y Dwight, está más pendiente de pedirle matrimonio a Jessica y cuando descubre que ha perdido el anillo todo lo demás deja de importarle.

Creo que Andy va muy deprisa en su relación con Jessica, no es la primera vez que lo hace y no será la primera vez que le salga bien la jugada, de eso no tengo ninguna duda. Hoy hemos vuelto a ver como Erin intenta recuperar la relación que terminaron de forma tan abrupta y Dwight se encarga de resaltar más aun el error que está cometiendo Andy, será cuestión de tiempo que le veamos reccionar. Me han gustado mucho estas dos tramas por los aportes del resto de secundarios, por fin hemos podido ver a Kathy soltando alguna que otra frase (todas dejando claro que le gusta Jim, veremos que le parece esto a Pam cuando vuelva), a Kelly y Phyllis liándola con el anillo y hemos vuelto a ver a Darryll y Val flirteando. La verdad es que este puede ser un episodio del que salgan muchas futuras tramas sentimentales. Lo que más me ha gustado de esta trama ha sido sin duda la ayuda de Dwight a Erin, la forma en la que Darryll se quita los complejos sobre su físico (tiene motivos para estar acomplejado, si no poneros la segunda o tercera temporada) ganándose un poco más a Val y, sobre todo ese final aunque para eso hay que hablar antes del tour guiado en ‘Chez California’.

No se todavía si me ha gustado la forma en la que ha afrontado Jim su visita a la casa de Robert. Últimamente Jim esta demasiado antisocial cuando se trata de sus compañeros de oficina. Si, esta claro que tiene en casa a su mujer y sus dos hijos, pero ha llegado un punto en el que parecen una excusa para salir de ahí más que una razón real. Menos mal que Robert no se deja engatusar por Jim y sus trucos y le lía para que se una al tour junto con Oscar, Toby, Gabe y Ryan. Aparte de Jim, que se ve arrastrado irremediablente a esa situación, me ha gustado ver a Ryan y Gabe en una batalla de pelotas, pero sobre todo me ha gustado ver a Oscar y Toby interactuando tanto. Ha sido muy grande cuando Robert les regala una botella de vino a cada uno y Toby finge saber mucho de vino delante de Oscar, su frase “You are playing a dangerous game, Toby” nos demuestra una vez más lo triste que debe de ser la vida de este individuo. Pero sin duda el protagonista absoluto de esta trama ha sido Robert y la relación tan especial que tenía con su casa antes de casarse.

Pool Party

Cada estancia, cada esquina, cada mueble iba destinado a convertir esa casa en su templo de soltería y vicio, todo estaba diseñado para ser disfrutado como un hombre soltero y desinhibido. Casi hasta daba pena verle hablar sobre como su ex mujer fue cambiándolo todo y adaptándolo a la vida conyugal. Los que si que han dado pena han sido Ryan y Gabe, que se han enzarzado en una lucha de peloteo que les ha llevado a cometer auténticas locuras a lo largo de la noche. Y como colofón al tour, la visita a la piscina, una piscina que ya estaba de por si animada y que Robert no ha dudado en terminar de animar al ver que lo que el había definido como una simple ‘quedada’ se estaba convirtiendo en una fiesta ‘Robert California Approved’. ¿Y como decide Robert animar más aun su fiesta? Dándose un baño en bolas en la piscina, para asco de los que estaban dentro y asombro del resto de asistentes. La mejor reacción ha sido sin duda la de Jim, huyendo despavorido de la casa al más puro estilo Grand Theft Auto, seguida de la reacción de Ryan y Gabe, que no dudan en seguir a su nuevo ídolo. La escenade cierre del episodio con Ryan y Gabe bailando y Robert dormido en el sofá ha sido de lo más humillante, ninguno quería irse con tal de no darle la oportunidad al otro de ganar puntos con Robert.

Pool Party

Tal y como he dicho al inicio de la review me ha parecido un episodio ‘raruno’ y extraño, más propio de otras comedias, no de The Office. Esta bien que de vez en cuando salgan de la oficina pero cada vez es algo más frecuente, pero bueno 8 temporadas no dan para mucha más trama dentro de la oficina. En cuanto a Robert, su casa y sus extrañas costumbres creo que podremos superarlo y esto se quedará en una anecdota, estoy deseando que Pam vuelva de una vez, a ver si pone algo de cordura. Pero fuera de rarezas, este episodio nos deja con ganas de ver mucho más de Erin y el desenlace final de su extraña relación con Andy (no creo que lo puedan alargar mucho más, que si no cansa), de Darryll y su conquista de Val y de Kathy y ese súbito interés por Jim. Es difícil nombrar al secundario de oro del episodio, yo personalmente se lo daría a Toby, ha aportado poco pero me ha gustado muchísimo, en su defecto se lo daría a Erin, pero sería muy obvio.

La semana pasada, como habéis podido comprobar, no hubo episodio, así que nos vemos esta semana. De nuevo, perdón por el restraso en la review. Ah, y estad atentos, en breve llega un post comentando la noticia sobre un posible spin-off de The Office en la midseason 2012-2013.

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review The Office: Pool Party
Valoración

Categorías: Reviews The Office Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »