Review The Office: Pam’s replacement

Pam's replacement

Como bien reza el refranero popular: “Los experimentos, con gaseosa”. The Office llevaba una octava temporada con muchos cambios frente a sus siete temporadas anteriores y aun estaba buscando su seña de identidad, pues bien creo que tras unos cuantos episodios quedó reflejado que la serie necesita a sus pesos pesados para poder mantener el nivel. Tras Doomsday pudimos ver como Dwight, Jim y Pam estaban llamados a ser los pilares de la serie y con este Pam’s replacement lo hemos confirmado, los tres se han marcado un gran episodio y el resto de personajes han acompañado a la perfección. No se vosotros pero para mi la temporada esta empezando a coger el nivel que se esperaba de ella ¿lo comentamos?

He de reconocer que el cold opening de esta semana no me ha parecido tan bueno como los anteriores, el tema de la llamada falsa para aparentar delante de un cliente es algo muy viejo y ya le vimos a Michael hacer lo mismo con Ryan cuando era su jefe con un resultado similar. Si que es cierto que Erin y Dwight cumplen con su cometido de ‘tocapelotas’ pero no es suficiente para salvar la escena, me ha parecido un quiero y no puedo innecesario aunque no ha sido del todo malo… Vamos, que con los grandes cold openings que hemos tenido esta temporada me ha extrañado, solo eso.

Entrando de lleno en el episodio, se puede dividir en dos tramas principales. Por una parte tenemos a Pam, su embarazo y el hecho de que la becaria que va a suplirla mientras esta de baja sea atractiva, toda una papeleta para una Pam que tiene la impresión de que todos intentan agradarle solo porque pese unos cuantos kilos de más; y por otra parte tenemos a Andy y la banda músical improvisada que tiene con Darryll y Kevin, que se ven eclipsados por Robert y sus colegas. Comencemos con la embarazada y su peculiar situación.

Pam's replacment

No es agradable ver como todo el mundo piensa que la que va a ser tu recambio es más atractiva que tu, y peor aun es que tu marido muestre los mismos síntomas pero no lo acepte. La pobre Pam tiene que lidiar con esa situación mientras un gran sector de la oficina pretende consolarla admitiendo que hay pocas cosas tan atractivas como una mujer embarazada, aunque al final la conversación acabe derivando en la imagen de Helen Mirren embarazada y en bikini… Esta primera fase de su preocupación no me ha parecido gran cosa, tal vez lo mejor de todo haya sido ver como Dwight le lleva la contraria a sus compañeros y no duda en criticar el estado físico de Pam mientras ella parece agradecerle la sinceridad. Por fin vemos como Pam saca a relucir su personalidad tras un inicio de temporada un poco titubeante, me gusta muchísimo su relación con Dwight.

La segunda fase de su preocupación durante el episodio me ha gustado más aunque no termine de entender su fijación con que Jim admita que la nueva becaria le parece atractiva. El caso es que Jim, como bien explica él mismo con grandes argumentos, no quiere admitir delante de su mujer embarazada de 9 meses que otra mujer más joven y delgada le parece atractiva, simplemente no aporta nada a nadie. Pero Pam no parece convencida y acepta toda la ayuda que Dwight le pueda prestar para demostrar que Jim miente. Si en el episodio pasado vimos la cara más maligna de Dwight seguida de su cara más benévola, en este caso hemos visto su cara más persistente, y cuando se trata de desenmascarar la verdad no hay nada ni nadie que le pare. Todo el proceso para comprobar si Jim se siente o no atraído hacia la nueva becaria ha sido genial, desde los tocamientos impuros hasta la máquina de la verdad improvisada y todo para que los resultados sean inconcluyentes. La alta tensión arterial de Jim termina acaparando la atención de Pam, que prefiere centrarse en cuidar de su marido que saber lo que piensa de otras mujeres, al fin y al cabo ha sido ella la que se ha casado con él y Jim ha demostrado más de una vez que para él no hay nada más importante que su familia.

Pam`s replacement

En cuanto a Andy, Darryll y Kevin descubrimos que siguen desarrollando sus pasiones musicales y no dudan en bajar al almacén para improvisar algunos temas cuando su tiempo libre se lo permite. De hecho suenan bastante bien y parece que los tres están cómodos sin la presión de ser un grupo, tocando de forma casual y echandose unas risas. Pero todo cambia cuando Robert se deja caer por la oficina sin previo aviso y decide unirse a la sesión. Ya hemos visto como Robert es capaz de acaparar el protagonismo y no pasa mucho tiempo antes de que decida llamar a sus amiguetes para que se unan también, echando poco a poco a Andy, Darryll y Kevin de sus puestos en el grupo.

La verdad es que ese momento en el que Darryll, Kevin y Andy se quedan sin tocar ningún instrumento principal me ha parecido un pelín forzada, y de hecho es Val quien les hace ver lo ridículo de la situación. Pensaba que Darryll y sobre todo Andy intentarían recuperar sus puestos en la banda, pero me ha gustado ver como han preferido montarse su concierto acústico particular dejando de lado a la banda improvisada de Robert. Es de las pocas ocasiones en las que nadie ha intentado sorprender al CEO o ganarse su respeto, simplemente han preferido pasar de él y ha sido una decisión acertada. Hay que reconocer que esta trama, más que intentar sacarnos una carcajada, ha preferido dejarnos ese sabor a buen rollo que últimamente abunda en la serie, aunque hay que reconocer que esa escena final con el duelo de batería entre Kevin y el amigo de Robert ha sido buenísima.

Pam's replacement

Lo cierto es que este Pam’s replacement esta cerca de ser elmejor episodio en lo que llevamos de temporada, dejando el listón muy alto. Como bien he dicho antes, Dwight, Jim y Pam van cogiendo las riendas de la serie poco a poco y espero que sigan así, aunque mucho me temo que la baja de Pam esta al caer. Habrá que ver si Kathy (la becaria) aguanta o no unos cuantos episodios, después de la marcha tan repentina de Jordan hace falta sangre nueva. Creo que no me dejo ningún punto destacable del episodio, tan soloapuntar la breve participación de la casi totalidad de secundarios, que se ha limitado a esa escena tan bizarra con Helen Mirren como protagonista y a la vergonzosa ausencia de Creed, con tan solo una línea en todo el episodio. No entiendo como no le dan más cuerda a este personaje, con lo grande que ha sido siempre. El secundario de Oro, por participación, minutos en pantalla y esa escena final, es para Kevin que regresa a la senda del éxito tras un par de episodios en segundo plano. En definitiva, un gran episodio que sigue la estela de Doomsday y que nos deja como principal regalo el regreso del trío Jim-Pam-Dwight.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »