Review The Office: Michael’s Last Dundies

The Office no es una comedia que se caracterice por acercarse de vez en cuando al drama, de hecho la mayoría de las lágrimas que consigue que algunos derramen suelen ser provocadas por momentos felices. Pues bien, esta semana aunque hayamos tenido un episodio eminentemente cómico ha sido imposible dejar de escapar alguna lágrima, esta vez con sabor a despedida. Creo que no hay mejor forma de homenajear a Michael Scott en sus últimos episodios que como lo han hecho esta semana, un episodio lleno de recuerdos, con muchísimos guiños a temporadas pasadas y que nos dejan tocados (pero no hundidos) para la recta final de la temporada.

No es la primera vez que confieso que me ha costado escribir la review, esta semana esta siendo por el momento (y a falta de los próximos episodios) la peor de todas. El episodio ha sido enorme pero ese final me ha dejado muy tocado. La vuelta de los Dundies era algo que se antojaba muy necesario a estas alturas de la serie, solo habíamos visto una edición de los famosos premios creados por Michael Scott una vez, y eso que son un premio anual. El cold opening nos ha dejado bien clara la importancia que tienen estos premios para Michael, que pretende que Deangelo siga con su legado una vez haya abandonad Dunder Mifflin, la mejor visita sin duda la que le hacen a Toby.

Lo que más llama la atención a bote pronto es que Michael se digne a cederle a Deangelo su creación en vez de hacer una última gala por todo lo alto, también extraña que escoja a Deangelo como sucesor. Si, es cierto que es el jefe el que tiene que llevar la batuta, pero Dwight podría haber tenido un poco más de reconocimiento, ya es la segunda vez que Michael ofende al que haya sido su mano derecha durante tantos años y sabemos que no es una persona que perdone con facilidad. Pero su plan para presentar los premios con Deangelo parece tener un pequeño problema, y es que el nuevo jefe no es muy bueno a la hora de montar el show.

No hay una descripción disponibleIgualitos que Colin Firth y Geoffrey Rush

Como bien han resaltado en el foro, las técnicas de preparación para el speech de Deangelo han recordado –y mucho- a la famosa película El Discurso del Rey, con los cascos para no oírse y con Michael sentado encima de su pecho para perfeccionar la respiración, un guiño más a la cultura Pop por parte de la serie (junto con la pulla a Gervais sobre los globos de Oro). Aparte de todo el jaleo con los últimos Dundies de Michael, tenemos a Erin y su –cada vez más cansina- relación con Gabe, Jim y Pam viven en primera persona el sufrimiento de la recepcionista, que no aguanta ni un segundo más en compañía de su novio y parece dispuesta a cortar por lo sano, sin duda buenísimas noticias para los fans de la pareja Andy-Erin.

Y de ahí directos al gran evento, esta vez en un restaurante mucho más 'classy' que el Chili's donde vimos la otra gala, y es que la ocasión lo merece. Hay grandes ausencias como Jo Bennet o Danny Cordray, pero podemos ver al resto de la oficina al completo, algunos con pareja incluida como es el caso de Angela. Pero el gran protagonista, al menos de forma secundaria, es Deangelo y su miedo escénico. Si en Training Day el trabajo de Will Ferrell me pareció más que correcto creo que hoy hay que darle una nota mucho más alta, su compenetración con Steve Carell ha estado mucho mejor y se ha visto al personaje más relajado e incluso vulnerable. La escena del baño ha sido muy buena y demuestra que, pese a todo, Michael Scott sabe enseñar como mínimo a vencer el miedo escénico.

No hay una descripción disponible¿Billy Crystal? ¿Neil Patrick Harris? ¡No, Michael Scott!

En cuanto a la gala, que decir, uno de los mejores momentos de toda la temporada, con Dwight a cargo de los efectos de sonido y con ese video de presentación que ha sido increíble. Ya vimos a Dwight imitar a algunos de sus compañeros con su juego de pelucas, pero ver a Michael hacer de Jo, Angela, Jim y Phyllis ha sido brutal. Primero metiéndose con el novio de la contable, presente en la sala; luego exagerando hasta el extremo su imitación de Jim y burlándose de Phyllis para regocijo de Stanley. Y los premios, menos “originales” que la gala de la segunda temporada pero aun así geniales, la pareja de Best Dad y Best Mom formada por Jim y Meredith, Hottest in the office para el olvidado Danny Cordray, Diabetes Award para Stanley, Cutest Redhead para Erin y Promising Assistant Manager para Dwight, que no duda en despreciar su título. Creo que nunca había visto a Dwight tan enfadado con su mentor, lo más parecido fue aquella batalla en el vertedero la pasada temporada (New Leads). Hasta Toby tiene su propio premio el Extreme Repulsiveness Award.

Todo parecía ir como la seda hasta que le llega el turno al discurso de Erin, que decide aprovechar la entrega de su premio para romper con Gabe delante de todo el mundo, duro golpe para el estirado representante de Corporate que tiene que aguantar el mal trago delante de todos sus compañeros. Y es el discurso de Deangelo la gota que colma la paciencia del metre del restaurante, que no duda en echarlos a todos. Un final amargo para el último gran momento de gloria de Michael Scott. Una vez más parecía que todo se iba a ir al traste, algo muy habitual en la vida de Michael, pero ahí están sus empleados para animarle a seguir con la fiesta en la oficina, y es que le tienen preparado algo muy especial.

No hay una descripción disponibleCutest (and Meaniest) Redhead in the office

Tras el berrinche de Dwight, que decide abandonar su puesto al teclado, siguen con la entrega de premios y es Andy (Doobie Doobie Pot Head Stoner of the Year) el encargado de dar inicio a uno de los momentos más emotivos de toda la serie. No soy muy dado a los musicales (Dr Horrible es la excepción que confirma la regla) pero hay que reconocer que la canción va con ganas de tocar la fibra sensible. Todos agradeciéndole a Michael sus años de dedicación a la empresa y todos los momentos personales y profesionales que han pasado juntos ha sido realmente genial. Incluso ha habido hueco para recordar grandes éxitos de pasadas temporadas como el beso con Oscar y la rehabilitación de Ryan, incluso Deangelo se ha lucido con la voz. No dudo ni lo más mínimo que las lágrimas de Michael Scott eran realmente de Steve Carell, de hecho no me extrañaría que la escena fuese completamente sorpresa para el actor, ya sabemos que muchas escenas de la serie son improvisadas.

Por último tenemos una frase que creo que define a la perfección lo que nos espera en el próximo episodio 'This is going to hurt like a m***er f****er'. A nadie le gustan las despedidas, ya hemos visto alguna que otra en la serie y no son agradables, pero esta supera a todas por goleada. Creo que el episodio ha sido un gran homenaje a Michael, ese que tanto se pedía desde hace tiempo y creo que es una gran forma de prepararnos para su adiós definitivo, solo espero que la petición que le hacen sus empleados –y amigos- en la canción (Remember to call) se cumpla y podamos al menos escucharle durante la próxima temporada.

No hay una descripción disponibleNine million nine hundred eighty six thousand minutes…

Esta semana hemos tenido participación por parte de casi todos los personajes pero resaltaría sobre todo la escasa aportación de Kevin y al regreso de Toby, que tras participar como miembro del jurado popular en el juicio del Scranton Strangler confiesa que cree que se equivocaron en el veredicto y que va a ser ejecutada una persona inocente. Eso sumado a su Dundie y a los huevazos que le lanza Michael a su casa hacen que se merezca el premio Secundario de Oro aunque Erin se ha quedado cerquita de llevárselo, auguramos un buen futuro para Nard-Dog ahora que tiene el camino libre. En fin, un episodio duro pero a la vez alegre que deja claro –una vez más- que el alma de la serie es sin duda Steve Carell, pues creo que Michael no sería el mismo de haber sido interpretado por otro actor.

Para despedirme os dejo el vídeo de la canción que le dedican a Michael sus empleados; sí, la imagen esta en “modo espejo” pero es la única forma de que Youtube no censure…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »