Review The Office: Livin’ The Dream

Andy y el mojón

Ahora ya si que si amigos, The Office entra en sus últimos tres episodios. El momento ha llegado y a pesar de haber ido con un ritmo lento en los últimos episodios ahora llega el momento de poner todas las cartas sobre la mesa. Livin’ The Dream es el primero de los tres episodios de doble duración que cerrarán la serie y que dejarán a todos los personajes donde se merecen, tal y como hemos podido empezar a comprobar. Yo personalmente he tenido por primera vez la sensación de que la serie se termina de verdad, parecía mentira pero el momento ha llegado, vayamos despidiendo a The Office. Por lo demás, el episodio me ha parecido perfecto, incluso se le perdonan las prisas por querer avanzar demasiado en algunas tramas ¿Tu también vas a echar de menos a The Office? Pues pasa y lloremos juntos…

A pesar de que este Livin’ The Dream haya tenido momentos y situaciones algo atropelladas creo que ha conseguido posicionar de una vez a los principales personajes de la serie. Vamos a repasar esas tres grandes tramas que han conseguido que la situación en la oficina de Scranton de un giro de 180º. Empezamos con Andy y su ‘sueño’ de convertirse en actor, del cual no sabíamos nada hasta hace relativamente poco y que parece que ha calado fuerte en él. Si, Andy siempre fue muy ‘artista’, tocando la guitarra, el banjo, haciendo teatro y cantando a capella pero de ahí a querer dedicarse al mundo del espectáculo hay un trecho muy grande pero ‘hey, esto es américa tío’ y aquí el que no cumple su sueño es porque no quiere. Así que Andy, ni corto ni perezoso decide que ha llegado el momento de abandonar Dunder Mifflin minutos antes de que David Wallace le vaya a despedir, ahorrándole a la empresa un problema. Sinceramente esperaba algo más de Wallace, esa no es la forma de tratar a la persona que te ha ayudado a recuperar la compañía, pero bueno ya sabemos como funcionan estos ‘hombres de negocios’.

Como una decisión así de arriesgada (dejar el trabajo para dedicarte al mundo del espectáculo con unas condiciones musicales algo dudosas) no es algo muy normal, los compañeros de Andy intentan disuadirle y le hacen dudar por un momento. La situación económica ‘global’ no está como para tirar cohetes y lanzarse al vacío de esa forma es algo que no le dejarías hacer a un amigo/conocido/compañero siempre que le tengas un mínimo de aprecio. Tras darle una vuelta a su situación y hablar con Jim, Andy decide que es imposible compaginar el trabajo de Manager y el de Artista, pero no sería tan difícil si vuelve a dedicarse solo a ventas, ofreciéndole a David la posibilidad de regresar a su antiguo puesto. En un último giro, que termina con la paciencia de todos, Andy decide dedicarse al cien por cien a su carrera como actor/músico/intérprete, cerrando así un ciclo que le llevó de ser uno de los personajes más odiados a uno de los más queridos, aunque últimamente estaba muy venido a menos. Es cierto que el baile de Andy con su ahora si, ahora no, ahora otra vez si y al final no ha resultado algo atropellado, pero ha servido para desatascar la situación de Jim y Dwight que ven como se queda libre el puesto de Manager. Como colofón, y después de que nadie confiase en él, Andy se marca una interpretación de ‘I will remember you’ que deja a todo el mundo boquiabierto (y a mi con los pelos de punta, oiga), demostrando que cualidades no le faltan para intentar adentrarse en el mundo del espectáculo. Lo del mojón en el capó del coche de Wallace lo comentamos otro día…

El artista

La marcha de Andy abre la puerta al puesto de Manager, sobre todo para Dwight, aunque Jim también está al acecho. Dwight lleva años intentando conseguir el puesto y cuando lo hizo no duró mucho al cargo de la oficina, pero su demostración de lealtad, perseverancia y su esfuerzo diario abren los ojos de David Wallace que se plantea la opción de ascenderle, aunque es verdad que el sensei de Dwight le ayuda un poco. Como vimos en la segunda temporada, Dwight practica Karate en un Dojo local y por fin ha llegado la hora de conseguir su cinturón negro tras muchos años y mucho dinero invertido. Su nuevo sensei (recordemos que el anterior estaba en ese grupo de amigos de Dwight que terminan odiándole por no contratarles) acude a la oficina, donde celebran la entrega del cinturón con una demostración de las habilidades de Dwight. Su conversación con David Wallace describe a la perfección el tipo de persona que es Dwight, puede ser muy exagerado y actuar como un psicopata en algunas situaciones, pero no hay nadie que ponga más esfuerzo en lo que hace que él.

Por otra parte tenemos a Jim, que ha decidido pasar más tiempo en Scranton con Pam y sus hijos, volviendo de forma semi-permanente a su trabajo en Dunder Mifflin. Parece que la reconciliación que vimos en Paper Airplane ha dado sus frutos y la cosa va viento en popa hasta el punto de convertir en todo un suplicio el tener que trabajar en el annex, tan alejado de su esposa. Por eso cuando David Wallace le llama para hablar sobre el puesto de Manager y la opción de ascender a Dwight tuve la sensación de que Jim intentaría ir a por el puesto que le hubiese correspondido por naturaleza antes de lanzarse al proyecto de Athlead. Su respuesta a David apoyando incondicionalmente la candidatura de Dwight es una de las mayores demostraciones de respeto y amistad que hemos visto entre estos dos personajes. Jim podría haberse llevado el puesto de Manager si se lo pide a David, estoy convencido, pero sabe lo importante que es para Dwight y además sus preferencias han cambiado en los últimos días, el trabajo ya no es lo más importante.

Dwight black belt

Así que, finalmente y tras tantos años luchando por conseguirlo, Dwight se convierte en Regional Manager de Dunder Mifflin Scranton y lo primero que hace para devolverle el favor a Jim es devolverle su mesa de trabajo mandando a Clark al annex con Pete y Toby. Creo que el primer escarmiento que tuvo Dwight cuando fue Manager le habrá venido bien y en lo que queda de serie podremos ver como es capaz de llevar la oficina sin ningún problema, con mucha más seriedad que Andy y con mejores resultados (incluso) que Michael Scott. Con esto conseguimos dejar a Dwight en una situación privilegiada para los últimos episodios de la serie, él ya tiene su premio y todo lo bueno que le pueda quedar en la serie serán un premio extra, no nos olvidemos de Angela, de la que hablaré más adelante.

Por su parte Jim demuestra tener sus prioridades bien claras y a pesar del enfado de sus socios de Athlead, su vuelta a Scranton es un hecho. Siempre pensé que Jim alcanzaría el éxito profesional en Dunder Mifflin, pero parece ser que a él le han dejado el éxito familiar. Ver como deja pasar la oportunidad de ser Manager me ha dolido en el alma, sobre todo porque siempre dije que él terminaría como jefe al final de la serie, pero me equivocaba. Al menos al final del episodio vemos como su participación en Athlead todavía no ha terminado, por mucho que el se empeñe en que sí, quedando pendiente una última oportunidad para alcanzar la plenitud profesional. Como bien le comunica Darryll, Athlead tiene una oferta de compra  que implica la expansión de la marca a la costa oeste durante tres meses antes de su venta definitiva, un movimiento que puede suponer muchísimo dinero para los socios. Pero Jim está muy concentrado en sacar adelante su matrimonio y le dice a Darryll que no tiene intención de dedicarle tanto tiempo y esfuerzo a Athlead a pesar de los beneficios que puedan reportarle. El hecho de que Pam escuche toda la conversación escondida en el cuarto de baño es la excusa perfecta para animarle a terminar el proyecto que inició unos meses atrás y olvidarse para siempre de Philadelphia. Los que hayáis indagado un poco y hayáis leído las descripciones de los dos últimos episodios podréis haberos hecho una idea de como pueden solventar toda esta situación.

Jim no quiere más Athlead

La trama con menos peso del episodio, pero no por eso menos importante en el devenir de la serie, ha tenido como protagonista a una Angela muy venida a menos, completamente desaliñada y con su vida hecha un desastre. Está claro que su divorcio y situación personal están pasando factura, con el peso añadido de ver como a Dwight le va todo tan bien. Como comentaba antes, a estos dos les queda todavía una bala por quemar y la confesión de Angela a Oscar tendrá consecuencias en los dos últimos episodios, no termino de tener muy claro como pero estos dos tendrán mucho protagonismo, consiguiendo así Dwight su pedazo del ‘pastel romántico’ de la serie.

Lo llegué a comentar en Twitter y lo repito aquí, este episodio ya desprende aroma a final de serie. Por primera vez tenemos la sensación de que están atando cabos y lo normal es que A.A.R.M. (título del próximo episodio) siga por esta línea. De cara a la finale comentar que finalmente tendrá una duración extendida y contará con 15 minutos más de episodio, sin duda una gran noticia que sumada a esta otra no hace más que aumentar el hype sobre el final de la serie. En conclusión, episodio excelente para un final de serie que se antoja épico.

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review The Office: Livin’ The Dream
5 (99.05%) 21 votes

Categorías: Reviews The Office Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »